GRACIAS POR TU VISITA

TETA NEWS

Disculpen las molestias. Se me hace imposible seguir
actualizando el blog de La Teta Feliz por problemas de tiempo, por mi trabajo. Yo sigo en mi blog personal, y tratando de actualizar La Teta Historia. Pero no La Teta Feliz. Sepan Disculpar.

Atte Jjaxxel



27 mar. 2014

La vida es un paso a la vez - Sankh - 38

Capítulo 38
Amanda había regresado al trabajo, un par de meses transcurrieron desde el accidente y su rehabilitación había sido satisfactoria, prácticamente regresó a la normalidad en todo; aunque su ritmo de vida fuese despacio y pausado, pero prefería que fuese así a que simplemente no tuviese vida.

Estaba completamente estresada ese día con un trabajo en el que debió hacerle unos cambios de último minuto y muy a pesar de saber que estaba correcta debió ceder en parte a los reclamos para asegurar su paz mental. Se encontraba en su oficina de pie frente a su mesa de dibujo teniendo alguna discusión en el teléfono con alguna persona, mientras Cristina entraba sin ser escuchada.
-      Por Dios, ¿tú crees que se puede cambiar todo el techo solo por la necesidad de colocar una columna que no hace ningún efecto aparente y por el deseo de ahorrar unos dólares?, además el diseño será horrendo…lo sé…si…claro…mira Andrés yo puedo ceder a eso, pero no al cambio de la estructura…perfecto…eso me parece más razonable…listo…chao…- recitó Amanda bastante molesta. Al regresar el teléfono a su lugar, dobló un poco su cuerpo, puso ambas manos en la mesa y movió su cabeza de un lado a otro sin cesar en señal de frustración.
Cristina sonrió con la seguridad de que no era un buen día para Amanda, se acercó más hasta ella y suavemente preguntó. - ¿Mal día cariño?
Amanda se mantuvo en la misma posición anterior, pero sorprendida de la presencia de Cristina. – Estoy que ni me soporto yo misma, estoy terriblemente estresada amor.
Cristina la abrazó por la cintura y colocó su cabeza en su hombro para poder observar lo que hacía Amanda. – ¿Que pasó linda?
-      Estoy enojada, ¿sabes el proyecto del museo que realizo con Alfonsi? He diseñado estos entre cielos con 50 cm de ancho, para poder acomodar la ductería hidráulica. – señalando sus planos sobre la mesa. - aun así lo hice tomando en cuenta la estética del edificio, pero ahora los quieren de 30 cm
en alguna loca idea de economizar, pero eso vuelve poco funcional el asunto, porque…
-      Porque se deberá reacomodar todo bajo las vigas pues chocarán las ducterías, no entrarían en un espacio tan reducido. – interrumpió Cristina segura de conocer el problema en cuestión.
-      Exacto, entonces tanto estética como funcionalmente será un desastre y ¿solo por qué?, por ahorrar un dinero que después tendrán que gastar doblemente resolviendo problemas por causa de una mala planificación.
-      ¿Y qué harás? – preguntó Cristina con gran interés en la situación de Amanda.
-      Pues situaré esta columna aquí y esta otra acá y solo llegaré a 40 cm no a los absurdos 30 cm que quieren ellos, es imposible.
-      Me parece la mejor solución.
-      Sí, pero me ha costado muchos enojos…
-      Sí, estás tensa amor. – comentó Cristina acariciando la espalda de Amanda. – Te haré un masaje y verás cómo te sentirás mejor.
-      Tienes ese poder en mí.
-      ¿Cuál?
-      El de hacerme sentir mejor.
-      Eso me encanta. – y comenzó a masajear la espalda de Amanda con movimientos pausados y delicados, pasaba sus manos desde los hombros hasta su cintura.
Amanda rápidamente comenzó a aflojar su cuerpo y sentirse relajada. – Delicioso.
Cristina apartó el cabello de Amanda a un lado y comenzó a besar su espalda, sus hombros, hasta llegar a su cuello, aprovechó para pegar su cuerpo al trasero de Amanda y posar sus manos en sus caderas. Continuó sus besos en su cuello y movió sus manos a la pelvis de Amanda, haciendo que esta llevara su cuerpo más cerca del cuerpo de Cristina, luego subió sus manos al pecho de Amanda y comenzó a acariciar delicadamente sus senos sin detener los besos en su cuello.
Amanda instintivamente dejó caer su cabeza hacia atrás para hacerle más fácil el trabajo que realizaba Cristina en su cuello, definitivamente ya ni recordaba que había estado estresada.
Cristina continuó sus caricias en los senos de Amanda, dejó una de sus manos en la acción y la otra se aventuró a acariciar su vientre, su cintura, su pelvis…su entre pierna, lo que hizo que Amanda dejara salir un gemido desde sus profundidades. Cristina sintió el cuerpo de Amanda estremecerse en sus brazos, podía sentir el calor que emanaba de cada parte de su ser, buscó desesperadamente la boca de Amanda y la besó con una unas ansias locas, con la necesidad que aumentaba día con día desde la última vez que habían hecho el amor.
La puerta de la oficina se abrió suavemente. – Ustedes dos son tan descaradas, pervertidas y sexosas Get a room please! – gritó Kathy con cara de fingido disgusto.
Cristina se separó rápidamente mirando a Kathy con cara de espanto y Amanda simplemente se volteó con cara de disgusto
-      Kathy. – gritó Cristina con nerviosismo.
Con una expresión de total burla Kathy respondió. – Si Kathy, agradece a Zeus que soy yo y no es nadie más porque ya estuviesen en “youtube” par de degeneradas.
Amanda estaba tan relajada que evitó el impulso de matar a Kathy y tener alguna confrontación, no pudo más que reír de la situación, era tan normal que la sorprendieran haciendo lo indebido que ya estaba acostumbrada
Cristina la miró sorprendida de su reacción y devolvió su mirada a Kathy que ya estaba riendo a carcajadas. – Es que vivo con ustedes y solo aquí me topo con esto, por Dios, pídanme que me vaya de casa un día y así las dejo solas. Ya poseo la sensación que sintió Doña Petunia cuando las encontró, es que son dos calenturientas de mierda.
Cristina ya no pudo evitar mantener su compostura y comenzó a reírse sonrojada, aún estaba nerviosa y desencajada, pero que más ya no había nada que decir, ni dar excusas estúpidas para tratar de arreglar la situación; tenía que aceptar que la habían encontrado con las manos en la masa.
-      Adelante, pueden continuar, yo haré como si no existo. - balbuceó Kathy en medio de su risa.
-      Estás loca Kathy. – la miró Cristina con cara de asesina a sueldo.
-      No querida, las que están locas son ustedes, que si entro unos minutos después ya hubieses tenido a Mandi sobre el escritorio.
-      Exagerada. – le ripostó Cristina.
-      Maldita fisgona. – reprochó Amanda pensando que si no hubiese entrado, en efecto estuviese ahora mismo en la gloria divina.
-      Están enfermas y se van a morir e irán al infierno, pero lo bueno es que yo estaré ahí, les hare compañía, haremos fiestas depravadas; definitivamente seremos una linda familia. – le sonrió y continuó con una expresión de seriedad. – Lo cierto es que amo verlas juntas aunque estén haciendo fresquerías, no se imaginan la enorme felicidad que siento dentro de mí al verlas enamoradas, felices; como jamás las había visto y me encanta la idea que sea una con la otra. Que al fin después de mucho tiempo hayan tomado la decisión de ser felices, quizás si lo hubiesen hecho desde el primero día que se percataron de sus sentimientos tal vez esta no sería la hermosa historia que es hoy. Al fin sé que eres feliz Mandi, al fin sé que encontraste esa persona con la que siempre soñabas, a la que siempre esperabas. Muchas veces dudé de que pudieses encontrar lo que deseabas, me parecía tan ilógico y tan irreal ese amor que esperabas, pero aun así jamás dije lo contrario porque no quería que te decepcionaras y ya no creyeras que ese amor llegaría. Es increíble que diga esto – arqueando sus cejas - pero hasta me enseñaste a creer en el amor bonito y aunque te pensé una loca romántica de la era medieval deseaba cada día que llegara a tu vida y cuando vi el amor de Cris por ti en sus ojos estaba segura que era ella; me tuviste mareada tantos años hablándome de tu princesa verde que fue fácil reconocer en Cris todas las características del amor que añorabas. Y aunque han sido tan cobardes, tontas, idiotas y hasta estúpidas estos años, estoy segura que todo este tiempo solo estaban perfeccionando este hermoso amor, aunque el 75% de las veces odie tanta cursilería y me dé nauseas tanta muestras de cariño y me encantaría lincharlas; soy feliz de poder compartir con ustedes este amor…más que nada es un honor ser parte de su historia. – caminó hasta donde se encontraban Cristina y Amanda visiblemente emocionadas y se abrazó a ellas con gran ternura.
-      Te quiero. – se apresuró Amanda a murmurarle en su oído.
-      Y yo las quiero a ustedes par de perras. – le sonrió irónicamente. – Y bueno, ¿piensan seguir teniendo sexo con la ropa puesto o nos vamos ya?
-      Imbécil. – le pegó en el hombro Cristina con mucha violencia.
-      Sí, ya nos vamos, voy a entregar estos documentos y las encuentro en el estacionamiento, ¿sí?  - respondió Amanda mientras tomaba sus planos y salía rápidamente de su oficina.
El día siguiente era el cumpleaños de Amanda y las amigas habían decidido viajar a la casa de la familia de ella y celebrar su día junto a los suyos, desde su accidente Amanda simplemente decidió que en cada oportunidad que tuviese compartiría con las personas que amaba porque nunca sabría cuando los perdería, la vida era tan corta y tan poco predecible que quería disfrutar cada día como si fuese el último que viviese.
-      ¿Y ya tienes todo listo para el cumple de Mandi? – preguntó Kathy a Cristina mientras llegaban al estacionamiento.
-      Definitivamente. – dijo con picardía.
-      Por Dios santo te escuchaste tan lujuriosa.
Cristina rio un poco cohibida. – Es solo que quiero que sea un día especial para ella, que se sienta completa, que tenga la oportunidad de compartir con su familia, pero también…
-      Comértela tu… te comprendo Cris. – interrumpió Kathy con tono dramático – esa Mandi te ha tenido en ayunas meses largos, así que está bien que seas su pastel, pero que sea de chocolate, sabes que le fascina y si quieres hacerlo más grrr – poniendo sus manos como garras –adórnate con fresitas tus miserias, estoy segura que será todo un evento “Pay Per View” y como tú estás más salada que el salar de Uyuni; eso lo aprendí en “Discovery Channel”. – interrumpió para especificar – sería lindo que las hermanas de Mandi y su mamá se la encontraran comiéndose tus fresas, así que hija por todos los cielos…
-      ¿Quién se comerá las fresas de quién? - preguntó Amanda confundida aproximándose a ellas.
-      Nada, que las fresas tienen un efecto antienvejeciente, así que le estoy diciendo a Crisita que las comience a comer para que no se arrugue a tan temprana edad.
-      Si me imagino. – comentó Amanda con cara de incredulidad.
-      No tu ni te las comas Mandi, a ti no te harán efecto ya con esos 69 años que estás por cumplir ya no hay médico chino que retrase el efecto de tu envejecimiento.
-      Maldita, ¿porque tienen que ser 69?
-      Porque es la única edad que puedes cambiar de posición y siempre será un 69. – respondió Kathy subiendo y bajando sus cejas sin cesar.
Cristina no paraba de reír por los estúpidos comentarios de Kathy y la cómica reacción de Amanda, eran únicas estas dos y ella amaba poder compartir su vida con ellas, especialmente con su amor Amanda.
Emprendieron esa tarde el viaje de regreso a casa, Amanda se sentía completamente plena y viva, por primera vez en mucho tiempo podía respirar sin sentir algún vacío dentro que por más que tratara de llenar con alguna excusa, con algún método, con una que otra mentira solo hacía que acrecentara esa necesidad de ese algo que aún no encontraba. Amanda miró a Cristina que conducía a su lado con la atención puesta en el camino y ahí observando cada una de sus hermosas facciones y llenándose de su presencia entendía sin lugar a dudas que ya no debía caminar en busca de algún espejismo que la alimentara momentáneamente, porque Cristina la nutria totalmente en cuerpo, alma y espíritu. Era ese alguien capaz de sacar lo mejor de ella, la que le recordaba en cada instante quien era incluso cuando ella lo había olvidado.
Permaneció largo rato deleitándose con la belleza de Cristina, cada cosa en ella era tan extraordinaria, sus delicadas facciones, su profunda mirada, sus labios tentadores, su perfecta simetría, su esencia única…simplemente la extasiaba y la enloquecía sin remedio; estaba completamente enamorada de esa mujer, pero también estaba comprometida a hacerla eternamente feliz como ella solo merecía…
Cristina movió su cabeza a un lado y se percató de la mirada de Amanda, miró su rostro, recorriendo cada expresión de sus facciones, se encontró son sus ojos, se perdió en la intensidad de esos ojos en los que amaba verse reflejada y le sonrió con una dulzura y un amor que solo la persona amada podía provocarle. Devolvió rápidamente su vista al camino, no sin antes tomar la mano de Amanda entre su mano, llevarla a sus labios y besarla en repetidas veces, permaneció con su mano entrelazada y la colocó en su muslo como llevando entre su mano un tesoro único.
Amanda sonrió con la acción, mantuvo su vista en el rostro de Cristina y una vez que devolvió su mirada a ella entre labios susurró. – Te amo.
Kathy observaba la escena desde el asiento de atrás, sonrió con una ternura nunca antes sentida y por primera vez mantuvo silencio porque no quería romper el hermoso momento que compartían sus amigas; cerró sus ojos aun manteniendo su tonta sonrisa y durmió el resto de horas que duró el viaje; mientras se quedaba dormida alcanzó a escuchar en la radio una canción que la hizo sonreír aún más…
Siempre fui esclavo de la libertad
De esos que saben flotar y que besan el cielo.
Y hasta que apareciste por ahí
Me decidí aterrizar y quedarme en tu suelo.
Descubrí mi fe en tu ilusión
Mi alma reconoció tu voz.
Y así, se fue detrás de ti mi corazón.
Vuelo entre tus alas,
despierto entre tu calma,
Y mi paz y mi razón.
Viajo en tu mirada, me elevas
Soy mejor de lo que fui, por ti amor.
Y hasta hoy pensaba que la libertad,
Estaba en otro lugar
Y hoy la llevo por dentro.
Me asomé al laberinto de tu amor,
Aquí encontré mi verdad
Y en ti está lo que quiero.
Descubrí mi fe en tu ilusión,
Mi alma reconocí tu voz.
Y así, se fue detrás de ti mi corazón.
Vuelo entre tus alas,
Despierto entre tu calma
Y mi paz y mi razón.
Viajo en tu mirada, me elevas,
Soy mejor de lo que fui, por ti mi amor.
Viajo en tu mirada, me elevas
Soy mejor, de lo que fui, por ti, amor.

Siempre fui esclavo de la libertad,
Contigo puedo tocar, lo que soñé
Tanto tiempo
------------------------------------------------------------------------------------------------------
La Teta Feliz Historias y Relatos ® Sankh - Derechos Reservados
© Todos los derechos reservados. Esta publicación no puede ser reproducida, ni en todo ni en parte, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, en ninguna forma ni por ningún medio, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electroóptico, por fotocopia o cualquier otro, sin el permiso previo, por escrito, del autor.

1 comentario:

Aviso Legal:

Esta web de entretenimiento ofrece peliculas y series gratis online tanto en castellano, subtitulado, audio latino e idioma original. Sin embargo cabe aclarar que en esta web no se alojan películas, series ni ningún tipo de archivo de streaming o descarga, todo material publicado aquí son enlaces de libre distribución que han sido recolectados de servidores de video como vk.com, vimple.ru, youtube.com, etc. Por lo tanto nosotros no nos responsabilizamos de su contenido, si se tendría que reportar alguna película por favor repórtala en el sitio donde ha sido hosteada, ya que nosotros somos ajeno a esos servidores.