GRACIAS POR TU VISITA

TETA NEWS

Disculpen las molestias. Se me hace imposible seguir
actualizando el blog de La Teta Feliz por problemas de tiempo, por mi trabajo. Yo sigo en mi blog personal, y tratando de actualizar La Teta Historia. Pero no La Teta Feliz. Sepan Disculpar.

Atte Jjaxxel



30 mar. 2014

La vida es un paso a la vez - Sankh - 41 Fin

Capítulo 41:
Algunos días, algunas noches, algunas semanas, algunos meses en los que Amanda y Cristina compartían la misma cama, disfrutaban de ricos besos, de tiernas caricias, de profundas y pícaras miradas, de apasionados momentos, de vivir su historia de amor. A Cristina aun le parecía un sueño ser la mujer que despertara cada mañana y la que durmiese cada noche al regazo de Amanda, le parecía el mejor regalo que la vida le había obsequiado, ¿lo merecía?, no lo sabía, pero sin duda cada día hacía lo impensable para merecer y cuidar ese amor que la hacía vivir.

No había nada que le hubiese hecho imaginar que la vida sería así, que se podía sin dudas encontrar a la persona que complementara sus días y aunque siempre estuvo perdida por Amanda, nunca pensó que sus sueños y fantasías se convertirían en esta hermosa realidad.
Habían pasado dos años desde que se atrevieron a hacerse responsables de sus sentimientos y sentía que han sido los mejores dos años de toda su existencia y mientras permaneciera al lado de Amanda, estaba segura que su vida estaría llena de inolvidables momentos, de grandes sorpresas, de únicas vivencias, de perfectos sentimientos, claro, sabía y estaba segura que la vida no era color rosa, pero reconocía que era feliz junto a esa mujer que le ofrecía todo lo que ella necesitaba.
Cristina había apostado un día aplazar la oportunidad profesional de su vida por permanecer al lado de la mujer que amaba, jamás le pesó ni un solo día, sabía que en ese momento era lo mejor y ahora estaba segura de ello; estaba junto a la mujer que amaba y desde unos dos meses atrás estaba dirigiendo uno de los proyectos más importantes y exclusivos del área y lo mejor de todo era que aunque debía viajar unas horas cada noche regresaba a casa, eso la hacía estar completa. Amanda en cambio había comenzado, además de sus proyectos arquitectónicos, a ofrecer talleres y conferencias sobre Arquitectura en Universidades y en reuniones del gremio, era algo que siempre había deseado y le fascinaba hacer. Habían llegado al punto que se sentían realizadas en cada aspecto de sus vidas.
Esa mañana en específico Cristina abrió sus ojos y sonrió al ver aun dormida a Amanda a su lado, había algo de sus facciones tan relajadas que siempre la llenaban de un sentimiento único, acercó su mano con sumo cuidado para no despertarla y acarició lentamente su rostro. Amaba mirarla dormida, porque no importaba cuanto tiempo pasara podía permanecer observando detalladamente toda su belleza dormida. Unos minutos más tarde se levantó de la cama, se dirigió a la ducha, dejó que el agua caliente acariciara su cuerpo, se alistó y se detuvo un momento frente a la cama para observar nuevamente a Amanda, sonrió con ternura y salió de la habitación.
Caminó haciendo todo el silencio del mundo porque no quería despertar a nadie, entró a la cocina a tomar una fruta y entonces escuchó tras de ella a Kathy que balbuceaba. – Qu…ces…pierta...pranooooo. – dijo rascando su cabeza y en medio de un interminable bostezo.
-      ¿Qué? – sonrió Cristina no entendiéndole palabra alguna.
-      ¿Qué… qué demonios haces despierta tan temprano?
-      Tengo cosas que hacer mi querida.
-      Ahhh bueno. – dijo rascando sus ojos aun dormidos. – Te ves linda Cris y hasta sexy, de casualidad no iras a ver a tu amante, ¿no?
-      ¿Cuál amante? – preguntó entrecerrando sus ojos en señal de incredulidad.
-      Diablos, ¿cuál? O sea que tienes más de una, eres una fiera.
Cristina puso sus manos en la cintura manteniendo la vista en Kathy. – Eres tan idiota, ¿cómo crees que puedo tener una amante?, no sé ni cómo se te ocurre decir semejante burrada.
-      Ya sé, ya sé, es con Amanda y no das abasto, imagínate con otras, no es que serías mi heroína. – le sonrió y luego le dijo. – Bueno la verdad es que sé que estás loca por esa mujer y sé que ella te llena totalmente y no necesitas de nadie más para saciar tus enfermos, pervertidos, sexosos, sucios y pasionales deseos.
Cristina no pudo evitar sonreír con una mirada de niña traviesa y sabiendo que Kathy tenía razón en sus enfermas palabras.
Kathy la miró por unos minutos y pudo recocer un brillo particular en los ojos de Cristina. - ¿Es hoy, no?
-      Sí. – le sonrió con una gran sonrisa intensificando más el brillo en sus ojos.
-      ¿Emocionada?
-      Muerta de miedo…
-      Todo saldrá bien Crisita; y ya lárgate que se te hace tarde.
-      Cierto. - caminó hasta Kathy y besó su frente. – No te atrevas a decir nada, porque te mato.
-      Oye que la asesina aquí soy yo. Ahora anda, que yo seguiré durmiendo, deben ser aun como las 6 de la madrugada.
-      No, son las 9 de la mañana. – ripostó rápidamente Cristina.
-      Bueno es lo mismo pero al revés, igual iré a dormir. ¿Puedo ir a dormir con tu mujer?, la camita debe estar calientita…
Cristina se volteó hacia ella con una mirada atravesada.
-      Ya pues era solo broma, iré a mi sola y fría cama.
Cristina sonrió por la carita de fingida tristeza que había puesto Kathy y salió de la casa con un propósito en mente.
Una hora más tarde Amanda despertó mirando a un lado de la cama y no encontrando a Cristina, pensó por un momento si le había comentado que despertaría temprano para hacer alguna cosa, pero no recordó que le dijera nada. Estiró su cuerpo y se levantó de su cama, caminó al baño y en el espejo encontró una nota que leía “Amor, en la página 53 encontrarás la llama de mi amor ”. Amanda leyó la nota reconociendo la letra de Cristina en ella, pero se sentía confundida al no entender de qué se trataba, sonrió pensando en que locura estuviese tramando Cristina esta vez y se metió en la ducha para disfrutar que el agua caliente masajeara su cuerpo. Una vez fuera caminó hasta su cama y fijó su vista en la mesita de noche donde había un libro desconocido para ella y a su lado una cajita, se acercó, tomó el libro y recordando la nota en el espejo fue directo a la página 53.
Podrá nublarse el sol eternamente;
podrá secarse en un instante el mar;
podrá romperse el eje de la tierra
         como un débil cristal.

¡Todo sucederá! Podrá la muerte
cubrirme con su fúnebre crespón;
pero jamás en mí podrá apagarse
      la llama de tu amor.
Amanda respiró profundamente y en sus labios se dibujó una hermosa sonrisa que solo demostraba lo mucho que le encantaban los detallas de Cristina; era una mujer que la hacía estremecer con su romanticismo. En una esquina de esa página había un beso marcado con el lápiz labial de Cristina y a esa distancia Amanda pudo sentir el aroma de su perfume impregnado en aquellas páginas, se acercó el libro a su rostro para poder disfrutar más de ese rico aroma que le encantaba. En medio de esas dos páginas que contenían ese escrito, encontró una tarjeta de una floristería y a su reverso tenía escrito, “Aquí encontrarás el significado de mi amor”, Amanda no pudo evitar suspirar, aunque se encontraba confundida con todo esto, pero era totalmente fascinante sentirse tan especial en estos momentos. Alcanzó a tomar la cajita que se encontraba también en la mesa, la abrió y encontró otra notita, “Los 5 sentidos de mi amor”, ahora estaba más confundida que antes, pero entendía que tenía una misión que cumplir, así que debía ir por ella. Terminó de alistarse y caminó fuera de su habitación encontrando a Kathy en su camino.
-      Kat, ¿has visto a Cris?
-      ¿Qué, se te perdió? Si tú no la encuentras que duermes con ella, ¿cómo crees que yo lo sabré? – le dijo Kathy con cierta ironía.
-      No se me perdió es solo que…- respondió con tristeza.
-      Si se te perdió.
-      Ya olvídalo…- respondió Amanda mientras comenzaba a caminar hacia la puerta de la casa.
-      ¿A dónde vas?
-      Voy a buscar a mi mujer que se me perdió. – respondió riendo de su propio comentario porque en efecto se le había perdido su amor.
-      Lo sabía. – rio Kathy sonoramente. – Suerte con eso y diviértete.
Amanda salió de la casa y tomó rumbo al lugar dispuesto en aquella tarjeta, no era un lugar que hubiese visitado antes, pero si conocía su ubicación porque siempre debía viajar por el área. Unos 25 minutos después llegó al lugar y entró, una chica se percató de su presencia y caminó a su encuentro. Amanda no sabía ni siquiera que decir o hacer, no entendía porque se encontraba ahí. – Hola, yo…
La chica le sonrió- Si lo sé. - y le extendió la mano con una flor y una nota atada a ella.
Amanda recibió la flor y quiso decirle algo a la chica, pero ella solo sonrió amablemente, se dio la media vuelta y continuó en las labores que realizaba antes. Amanda se preguntaba como la chica sabía quién era y como rayos…y porque…decidió mejor salir del lugar y ver la nota que estaba junto a la flor; que por cierto era una hermosa flor. Abrió la nota y con la letra de Cristina leyó, “Las rosas son la perfecta demostración de amor, pero tan repetitivito y tan trillado se me ha vuelto que no me parecería nada especial para la mujer que amo; así que mejor una sencilla amapola blanca que significa ‘Eres mi sueño hecho realidad’. Ve por mi donde disfrutas de una buena comida, pero también de un buen café”
Ya en su auto Amanda sostenía su flor sintiendo un poco de su tenue aroma, entonces miró la caja y comprendió lo de los “5 sentidos”, puso su flor en la cajita y se encaminó  donde muy bien sabía era la respuesta a su nueva adivinanza. Llegó a su restaurante favorito al lado de la playa y una vez dentro encontró la cara sonriente de Steven que siempre la recibía cuando iba a disfrutar de un buen rato.
-      Hola Steven.
-      Hola linda. – respondió sin apartar su sonrisa de su rostro.
-      Vengo porque creo que…
-      Acertaste, creo que te conocen muy bien. – y le extendió una botella llena de chocolates y una papel doblado dentro de ella.
-      Sí, sin dudas que me conocen muy bien. Gracias Steven, eres muy amable.
-      Por nada, el gusto ha sido todo mío, la puerta posterior está abierta para ti. – le dijo señalando la puerta.
Amanda lo miró confundida, pero conociendo como había ido la mañana, asintió con la cabeza y se dirigió a la puerta que daba paso a la playa. Se detuvo tras la puerta y luego de deleitarse con el hermoso paisaje, se dispuso a sacar el papel de la botella, mientras lo hacía dijo por la bajo. – ¿A dónde me llevas Cris? – con el papel ya fuera de la botella, lo abrió y se percató que era un mapa de algún tesoro.
Amanda puso su mano en la frente y cerró un poco sus ojos con una sonrisa juguetona. – Siempre quise ser un pirata y encontrar el tesoro perdido.
Tomó su mapa y comenzó a hacer el camino trazado en el…dar la vuelta a la izquierda en la palma frente a la puerta, caminar 20 pasos hasta llegar a las rocas, girar a la izquierda y bordear las rocas, caminar hasta la palma tras las rocas y escavar un poco bajo ella…una vez que hizo el viaje encontró un gran cofre que tenía escrito, “En el fondo de este cofre está el verdadero tesoro de mi vida, descúbrelo”, Amanda abrió el cofre con sumo cuidado y encontró una foto suya en el fondo del mismo, no pudo siquiera evitar emocionarse por ese detalle tan increíblemente hermoso. Volteó la foto para encontrar escrito en ella, “Tú eres mi hermoso tesoro”, Amanda simplemente se estremeció y se sentó unos minutos en la arena observando a la distancia donde el cielo se unía con el mar y prácticamente desaparecía uno dentro del otro. Todo aquello la dejaba sin aliento, no solo el paisaje, sino este momento que vivía. Cristina era todo lo hermoso que la vida le podía obsequiar, justamente cuando pensaba que no podía sorprenderla más, cuando sentía que la amaba todo lo que podía, cuando imaginaba que no podía sentir más felicidad; ella siempre la hacía estar equivocada porque siempre la sorprendía más, siempre la amaba más, siempre la hacía más feliz. En estos momentos Amanda sentía latir su corazón mucho más rápido, solo por la emoción que le causaba los detalles de la mujer que amaba.
Se concentró nuevamente en su viaje y se dispuso a seguir, dentro del cofre se encontraba un reproductor de música que decía, “Play me”. Amanda se puso de pie, llevó los auriculares a su oído y pulsó el “play” en el reproductor, y se devolvió a su auto. En el reproductor se comenzó a escuchar claramente una canción que reconocía muy bien.
Tú eres como un suave rio, 
una mañana de domingo, 
un mar de diamantes 
y la estrella más brillante. 
Yo jamás soñé querer así 
hasta el día en que te conocí. 
Y en la pasión del momento 
alcanzo el cielo en un intento.

Y una vida no será 
lo suficiente quizás. 
Es tan difícil describir 
lo que me haces sentir, 
pues para amarte le pido al destino 
dos eternidades contigo.
Tú eres la fuerza que a veces pierdo, 
el calor de mis inviernos, 
la sonrisa si estoy triste, 
y el amor irresistible.
Y una vida no será 
lo suficiente quizás. 
Es tan difícil describir 
lo que me haces sentir, 
pues para amarte le pido al destino 
dos eternidades contigo.
Siento el eco de tu voz 
Y el deseo que hay entre los dos 
Es una historia sin final
Otra vida, otro lugar.
Y una vida no será 
lo suficiente quizás. 
Es tan difícil describir 
lo que me haces sentir, 
pues para amarte le pido al destino 
dos eternidades, 
dos eternidades contigo.
Ya Amanda había llegado a su auto y una vez terminada la canción escuchó la voz de Cristina en la grabación, “Búscame en el lugar que más amo, donde me relajo y me siento libre, allí donde la caricia es sublime…” Amanda tembló tan solo escuchar la voz de Cristina, era cierto que la escuchaba a diario; desde hacía muchos años, pero amaba escucharla y más en un día como ese que ya deseaba encontrarla y llenarla de besos.
Tomó la cajita puesta a su lado y comenzó a dejar en ella sus nuevos obsequios y todo el gran rompecabezas se iba completando, la flor ofrecía el rico aroma del amor, los chocolates recordaban el delicioso sabor del deseo, la foto representaba la indudable vista del ser amado y la canción sin duda expresa la hermosa melodía del sentimiento eterno…4 sentidos, solo restaba uno más.
Sabía dónde ir, así que se encaminó hasta la colina cerca de la playa, no temía equivocarse porque sabía muy bien que era el lugar preferido de Cristina desde siempre. Era ese lugar que le ofrecía la paz que necesitaba en tiempos en los que sentía la necesidad de estar alejada del mundo que giraba muy de prisa. Amanda llegó a cierto punto y bajó del auto; el resto del trayecto debía subirlo caminando, tomó su cajita y emprendió la subida. No tardó mucho tiempo en poder reconocer la silueta de Cristina a lo lejos sentada en unas rocas casi al borde de la colina. Amanda respiró profundamente por el solo hecho de verla ahí y tras ella el imponente paisaje de la playa a lo lejos, si pensaba que Cristina era hermosa, sin lugar a dudas ese paisaje frente a ella era su complemento para la perfecta belleza. Se acercó lentamente y en silencio. – La vista es hermosa. – dijo observando con detalle el rostro de Cristina.
-      Lo es. – respondió Cristina con una gran sonrisa sin apartar la vista de algún lugar en la inmensidad.
-      No me refiero específicamente a esa vista.
Cristina volteó su mirada y la fijó en los ojos de Amanda con una ternura insuperable. – Tardaste más de lo que pensé.
-      Bueno, es solo que disfruté del viaje. – respondió sentándose a su lado.
-      Es lo que deseaba cariño.
-      No sé cómo lo haces…
-      ¿El qué? – preguntó Cristina con curiosidad.
-      El enamorarme cada día más.
-      No sé, debe ser de la misma manera que tú me enamoras a mí. – se acercó lentamente y rosó los labios de Amanda, besarla siempre la hacía sentir como si fuese la primera vez que saboreaba esos labios.
Amanda devolvió el contacto con ansias locas, su mano desocupada la había descansado en el muslo de Cristina y mientras el beso se intensificaba, su mano subía por su muslo con la única necesidad de ir más allá.
-      ¿Sabes qué?
-      ¿Qué? – Cristina preguntó despegando sus labios de los de Amanda tomando un poco de aliento en la acción.
-      Que me he convertido en adicta a tus besos, a tu cuerpo, a tus caricias…hasta me he vuelto pervertida.
Cristina la miró entrecerrando los ojos dudando mucho de lo último que había dicho.
-      En serio, antes era una inocente, angelical y virginal niña, hasta que te conocí, ahora solo tengo indecentes pensamientos en mi cabeza.
-      ¿Qué tipo de pensamientos indecentes? – preguntó Cristina con una ceja alzada.
-      Siempre tratan de mis manos sobre ti en todos lados y de lo que eso provoca en mi cuerpo.
-      Ohhh, eso suena muy interesante señorita. – respondió Cristina con mucha sensualidad.
-      Sí, mucho.
-      ¿Y qué tienes en esa cajita? – desvió rápidamente su vista hasta las manos de Amanda, la abrió y Cristina rápidamente observó dentro de ella – Una flor que no se compara con tu belleza, pero con su aroma dice que eres ese sueño que alguna vez tuve y hoy eres mi perfecta realidad. Un chocolate; tus favorito, que me recuerdan el delicioso y exquisito sabor de tus besos, de tu cuerpo, de todo tu ser. La foto de una hermosa mujer; la que amo, que es sin duda la vista que envuelve todos los sentidos de mi vida. Una sublime canción que expresa la melodía del sentimiento eterno que me provocas y…cierra los ojos cariño - Cristina mantuvo silencio, llevó su mano hasta el rostro de Amanda y comenzó a acariciarlo tiernamente, la caricia continuó por su cuello,  regresó hasta su mejilla y se detuvo en sus labios acariciándolos lentamente. - ¿Sientes esto? – preguntó sin terminar la caricia.
Amada solo alcanzó a afirmar con la cabeza sin abrir sus ojos.
Cristina se acercó a sus labios y los besó suavemente sin profundizar el contacto, besó su rostro sin dejar ningún espacio sin cubrir, en el trayecto besó su cuello y lo acarició con su lengua hasta llegar a su oído. – ¿Sientes esto también? – preguntó provocativamente en el oído de Amanda.
Amanda suspiró, abrió sus ojos y encontró los ojos de Cristina observándola con una expresión perfecta de bienestar. – Oh por supuesto que lo siento. – respondió por lo bajo con un tono de excitación.
Cristina sonrió y mordió sus labios al escuchar la voz de Amanda. –Este contacto que te ofrece mi caricia significa tantas cosas... ternura, deseo, necesidad, amor, pero siempre va más allá del sentido del tacto, siempre pretende llegar a tu alma y expresarse en todo tu ser.–Cristina introdujo su mano en el bolsillo del pantalón y sacó una cajita pequeña y se la entregó a Amanda. – Me fue imposible poder meter en tu caja las caricias, los besos, las sensaciones que expresan tu último sentido, pero quizás con esto si lo pueda demostrar de la manera perfecta.
Amanda quedó sin aliento al ver esa cajita en sus manos, sintió que todo su cuerpo temblaba con una emoción completamente desconocida, miró a Cristina a los ojos con una sonrisa nerviosa y los ojos completamente desubicados, tenía terror de abrir esa cajita, no por lo que podría significar, sino porque jamás en toda su vida había sentido lo que ahora. Abrió la cajita con sumo cuidado y ahí alcanzó a ver dos anillos, Amanda sintió que el corazón se saltó algún latido y todo su cuerpo se estremeció. Tomó entre sus dedos uno de los anillos y lo sostuvo por algún tiempo, solo lo observaba entre sus manos sin siquiera saber que decir o hacer, lo volteó un poco y pudo leer una inscripción dentro del anillo, “Amanda, eres los 5 sentidos de mi vida” y luego de esas letras una fecha completaba la inscripción. Amanda pudo reconocer muy bien esos números, era la fecha precisa del día en que se conocieron ya hace muchos años, sin lugar a dudas el día que había comenzado todo.
Cristina tomó el anillo, lo llevó a su propia mano y lo puso en su dedo; luego tomó el otro anillo que tenía la misma inscripción y fecha, pero en este el nombre que se encontraba era el de ella y tomando la mano de Amanda comenzó a deslizarlo por su dedo. – Yo sé que eres de las mujeres que no creen en papeles, sino en compromisos verdaderos y sobre todo en amor, yo lo que pretendo…
Amanda rápidamente la interrumpió colocando su dedo en sus labios, no quería escucharla, no quería escuchar lo que pretendía porque ya lo sabía y amaba que fuese de esa manera. Lo único que quería ahora era besarla, así que acercó sus labios a los de Cristina con la necesidad de siempre, pero con un sentimiento nunca antes experimentado. Sus labios eran tan suaves, tan deliciosos, tan exquisitos; el contacto siempre lograba enloquecerla totalmente.
Esa mujer que tenía enfrente era la mejor parte de su vida, era todo lo que siempre esperaba encontrar del amor, ella era quien había resuelto todas las interrogantes, había llenado todos los vacíos, había iluminado toda la oscuridad, había complementado todos sus días, había conquistado su corazón, había acariciado su alma y apaciguado su espíritu; simplemente ella era el significado del amor en su vida.
Luego de varios minutos Cristina apartó el contacto de los labios de Amanda, pero no así de su cercanía. – ¿Eso es un sí?
-      Sí.
-      Ni siquiera sabes a qué respondes sí Amanda. – sonrió Cristina.
Amanda miró el anillo en su dedo, mordió su labio y respondió. – Cierto, explícame a que respondo sí, pero aun así será un sí.
Cristina se maravilló de la emoción que se expresaba en el rostro de Amanda, había estado nerviosa todo el día, unos minutos antes que llegara Amanda sentía que moriría de un ataque al corazón, estaba aterrada, pero Amanda siempre lograba tranquilizar sus sentidos. – No sé cómo explicar lo que me haces sentir Mandi, me sobrepasa este sentimiento, me completa, me aniquila… tus ojos son esa puerta de entrada a ese mundo misterioso y fascinante que escondes en tu ser y que sin dudas, es una aventura delirante recorrer. Esa sonrisa que amo, es la que ilumina cada rincón del espacio vacío, del vacío de mi alma. La perfección de tus palabras son las que recorren el todo de mí ser con el sencillo y espectacular eco de lo sublime de tu voz. La sensibilidad que expresa tu corazón me ofrece cada sentimiento verdadero sin pedir nada a cambio; tan solo conforme con la máxima expresión de un alma pura. La canción que entona tu risa es la melodía que nutre mi espíritu cuando está cansado y abatido; es la tonada perfecta que mi corazón anhela para estar en paz. La ternura de tu compañía, esa increíble perfección que es compartir los días a tu lado; disfrutar las horas de alegría, conocer los minutos de tristeza, permanecer en los segundos de total y pleno silencio. Lo radiante de tu personalidad que me cautiva y enamora con tan solo el primer contacto; tan encantadora e interesante que permanece como tesoro preciado en mi corazón. La belleza de este rostro que con cada gesto, expresión, movimiento, acción; paraliza mis sentidos y me quiebra la respiración. La dulzura de tu voz que hace estremecer cada sentido dormido, como un suspiro que asoma de tus labios que me embriagan, que me envuelven, que me consumen, que me seducen, que me hechizan, que me incitan a volar, a soñar…a amar. Describir lo que me haces sentir es casi imposible porque las palabras no alcanzan para describir todo tu ser, para apreciar tu belleza, para contemplar tu serenidad, para conocer tu alma, para reconocer que eres la mujer que lo provoca todo en mi vida. No solo quiero pasar unos meses, unos años, una temporada junto a ti, quiero sin ninguna duda pasar toda una vida a tu lado y construir nuestra historia de amor. – Cristina terminó mientras sostenía las manos de Amanda entre las suyas.
Amanda no pudo evitar que sus ojos se llenaran de lágrimas y acariciando el rostro de Cristina le dijo. -  Sigue siendo un si cariño, es lo único que deseo, construir mi vida junto a ti, porque este amor que me haces sentir muy dentro, es el himno que canta mi corazón…es tan increíble e inmenso, es la flor más hermosa que adorna mi jardín…es el que me hace palpitar el corazón a prisa, es el reloj que marca el mejor de mis tiempos…es el que me envuelve el alma con ternura, es la puerta que me lleva directo a mi salvación…es  tan puro y verdadero, es la esencia que le imparte vida a mis días…es el que se adueña de mis sentidos, es el que llena cada espacio que permanecía vacío en mi…este amor que pareciera un hermoso sueño, es el que se ha convertido en mi perfecta realidad… tan sencillo, paciente y valiente, es la razón por la cual sonrió cada día…este amor es el causante de mi incesante felicidad, es el punto de partida a vivir mis dos eternidades junto a ti… es algo tan grande que no puedo describir, es tan hermoso y perfecto que día con día he aprendido a descubrir… es la fuerza creadora que me renueva y purifica, es el que me regala el aliento esencial que me guía en el camino…este amor que me haces sentir es lo mejor de mis días, es la razón de la cordura de esta mi locura eterna, es el motivo de que mi corazón aprendiese a amar, es la sensación de perfección  infinita e inagotable, es la barca que me hace navegar entre mares de papel, es el sentimiento que solo nace por y para ti, es la necesidad de continuar a pesar de la adversidad, es mi pensamiento diario, mi sueño nocturno y mi deseo eterno, es la afirmación de que eres todo lo que necesito, es la seguridad de que he llegado a puerto seguro…tu amor me ilumina, me hace sonreír, me estimula, me nutre, me complementa, me sostiene, me desarma, me conmueve, me embriaga, me enloquece, me desborda, me seduce. Cariño, tu amor es la historia de mi vida, la que siempre había soñado, pero jamás vivido… dicen que nadie es perfecto; pero creo que cuando dos personas imperfectas se encuentran, se enamoran y se aman, se convierten en la perfección del amor…y esto que siento por ti se parece mucho a esa perfección…

Y ya no necesitaban más palabras que expresaran sus sentimientos, el silencio engalanaba el justo momento, las miradas, las caricias, los besos fueron las expresiones necesarias…una historia se comenzó a escribir el día que Amanda y Cristina se encontraron y aunque ellas no lo supiesen o se negaran a reconocerlo, ese fue solo el comienzo, día con día escribieron en sus páginas, completaron capítulos y sin preveerlo siquiera el contenido cambio de tema y ya no era cualquier historia la que desarrollaban, sino que escribían su propia historia de amor.

Y la conclusión sería una coma, porque un punto marca el final y en su historia no existe el final; solo existe la eternidad. Una eternidad sin tiempos, sin límites, sin fronteras, sin el ayer, sin el hoy, sin el mañana, sin él nunca…solo existe el siempre. Su historia es una inconclusa; no porque le falten palabras, se pierda la pasión, se olvide el amor, se evapore el sentimiento, se desgaste el deseo…su historia es inconclusa porque luego de la coma no existe más que felicidad, porque luego de esa coma todos los días escriben detalles hermosos de una novela de amor, todos los días llenan cada página con el sentimiento de sus corazones, todos los días del resto de su vida harán de esta historia una digna representación de lo que es el amor genuino porque en definitiva entendieron que la vida es un paso a la vez…


Nota de la autora
Escribir es maravilloso y aunque estoy segura que no soy la gran escritora, es increíble poder juntar algunos elementos y poder crear una historia que en muchas ocasiones es la que vivimos, otras tantas la que soñamos y en otras solo la que fantaseamos; pero al final del caso una historia. Lo más maravilloso de poder escribir una historia, es que la comienzas a vivir, te corre por las venas, bombea tu corazón y oxigena tu cerebro. Es fascinante el poder vivir día con día como parte de esa historia que escribes con tus dedos, manejas con la razón, pero vives con el corazón, te hace vivirla a tal grado que te haces parte de ella. Parecerá raro, pero algunas noches me fui a la cama con Amanda, hice el viaje de regreso a casa del trabajo con Cristina, fui al parque con Kathy y hasta tuve cena romántica con Jason; la verdad del caso es que esto jamás ocurrió en esencia física porque todos esos personajes fueron creados por mi mente retorcida, pero indudablemente cada día de mi vida esos personajes convivían conmigo y de eso solo podía nacer una nueva idea o una nueva línea de la historia.
Katherina y Gabriela, Patricia y Megan, Amanda y Cristina son parte de mi vida, cada una de ellas lleva mucho de mí, no solo porque creé los personajes, sino porque en cada una de ellas hay una parte de mi misma esencia. No todo lo que se ve es realidad, Del borde al precipicio, La vida es un paso a la vez…¿que cual es mi favorita?, cuando pienso en la respuesta a esa pregunta regreso nuevamente a las historias y entonces encuentro más razones para responder que todas y cada una de ellas son mi favorita, porque las escribí con la misma pasión, con la misma entrega, con la misma necesidad, con el mismo sentimiento, con la misma emoción, con el mismo corazón amarillo; aunque las haya escrito en distintas etapas de mi vida.
Hace casi tres años que me animé a escribir algo y enviarlo al blog y fue increíble porque a pesar de lo que pensaba, mis escritos gustaron y eran comentados por ustedes…sí, por ustedes quienes son las que hacen posible que una historia trascienda, porque la hacen parte de ustedes. Sin cada una de ustedes chicas que se mantiene leyendo cada historia que es publicada y apoyan con sus comentarios, esto no sería posible. Son ustedes quienes hacen la genuina diferencia, hoy agradezco humildemente a todas y cada una de ustedes que día con día, mes tras mes, año tras año se encuentran en este sitio común, a distintas horas, de distintos países;  para tener un momento parecido y provocar un millón de sentimientos a veces imposibles de explicar. Gracias, gracias, gracias…eternamente agradecida por sus sinceras muestras de cariño, por su apoyo y por su lectura de siempre.
“No todo lo que se ve es realidad y aunque el camino sea largo, agotador y sintamos que estamos caminando flaqueando Del borde al precipicio, no desistamos jamás, porque La vida es un paso a la vez y aunque dura, en ocasiones llena de dolor y decepciones siempre podremos en algún punto, en algún lugar, en algún momento cuando menos lo esperemos disfrutar de La historia de nuestro amor…”
Sankh


------------------------------------------------------------------------------------------------------
La Teta Feliz Historias y Relatos ® Sankh - Derechos Reservados
© Todos los derechos reservados. Esta publicación no puede ser reproducida, ni en todo ni en parte, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, en ninguna forma ni por ningún medio, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electroóptico, por fotocopia o cualquier otro, sin el permiso previo, por escrito, del autor.

5 comentarios:

  1. es increíble todo los sentimientos que expresas al escribir, eres una gran autora, esta es la primera de tus historias que leo, y ya veo que tienes otras, ahorita voy es a buscarla jeje... tu manera de hacer unico cada uno de tus personajes es sorprendente, leyendo tu historia pase por miles de emociones, de momentos alegres a momentos tristes, de risa ha angustia, todo una pirámides de emociones sorprendente y que muy pocos escritores logra eso, por eso te felicito, y espero leer muchas mas de tus historias..

    ResponderEliminar
  2. super encarretadora la historia, se siente muy real...
    empezas a leer y querez parar nunca...guau

    ResponderEliminar
  3. Una historia que te llega al corazon....gracias x compartirnos esas palabras tan hermosas

    ResponderEliminar
  4. No me queda mas que felicitar a aquella escritora, que con cada palabra escrita reaccione a todos los sentimientos posibles que puedan existir,rei demasiado, hasta tristeza me daba en algunos relatos, es impresionante como hace que una simple lectora se introduzca en una historia que como dice ella no es real, pero solo con leer una la vive como si fuera cierto.

    ResponderEliminar
  5. Muy hermosa la historia q escribiste, mi escritora cada vez q la re leeo me lleno de emocion y vuvo tus personajes..gracias por tanto romanticismo..Desde Peru te leo

    ResponderEliminar

Aviso Legal:

Esta web de entretenimiento ofrece peliculas y series gratis online tanto en castellano, subtitulado, audio latino e idioma original. Sin embargo cabe aclarar que en esta web no se alojan películas, series ni ningún tipo de archivo de streaming o descarga, todo material publicado aquí son enlaces de libre distribución que han sido recolectados de servidores de video como vk.com, vimple.ru, youtube.com, etc. Por lo tanto nosotros no nos responsabilizamos de su contenido, si se tendría que reportar alguna película por favor repórtala en el sitio donde ha sido hosteada, ya que nosotros somos ajeno a esos servidores.