GRACIAS POR TU VISITA

TETA NEWS

Disculpen las molestias. Se me hace imposible seguir
actualizando el blog de La Teta Feliz por problemas de tiempo, por mi trabajo. Yo sigo en mi blog personal, y tratando de actualizar La Teta Historia. Pero no La Teta Feliz. Sepan Disculpar.

Atte Jjaxxel



3 mar. 2014

La vida es un paso a la vez - Sankh - 14

Capítulo 14:
Cristina había prometido matar a Kathy con toda la tortura china que sabía, Kathy la escucharía muy bien, ¿cómo era posible?, ¿cómo era posible que le hubiese hecho eso?, era inconcebible, era su amiga, lo que necesitaba era que la ayudara, no que la sumergiera más. Dormir en la misma cama con Amanda seria su perdición, sería la manera perfecta de cometer un error imperdonable. No era justo, era una locura…dormir con Amanda…sería tan increíble…

-      Últimamente estás más distraída de lo normal.
-      ¿Tú crees?- respondió rápidamente luego de apartar sus pensamientos.
-      Si lo creo, pero cuando estás como fuera de aquí, es hermoso observarte de esa manera. – afirmó Jason.
-      No creo, que vergüenza, que cara de idiota pondré.
Jason rio de su comentario. – No me parece de idiota, pero se dibujan en tu rostro unas facciones perfectas.
-      Disculpa, no debo ser tan mal educada contigo, es solo que…
-      Ven vamos a fuera. – le extendió la mano para que lo acompañara mientras pagaba la cuenta del restaurante y la llevaba fuera por la parte posterior. El restaurante se encontraba a la orilla de la playa y poseía un ambiente de paraíso perdido en la oscuridad de la noche. Se quitaron sus zapatos y los llevaron en las manos mientras caminaron; cuando llegaron a la orilla Jason la invitó a sentarse en la arena y él se sentó a su lado.
Era una noche hermosa, la luna iluminaba el espacio y su bello reflejo se dibujaba en el mar. Había un puñado de personas a su alrededor, pero existía un silencio compartido que solo permitía escuchar la olas del mar cuando rompían en la costa. Cristina estaba maravillada por la perfección de esa noche, por lo hermoso de ese momento; si tan solo…
-      Es hermosa la vista. – murmuró Cristina mientras observaba el reflejo.
-      Siempre es hermosa la vista. – dijo Jason observando a Cristina al rostro. Le tomó la mano, la acarició y la entrelazó con la de él. – Eres tan hermosa Cristina, me atraes mucho; creo que no es un secreto. Me gustaría que tú y yo pudiésemos ir un nivel más…
-      ¿De Candy Crush? Si por favor estoy en el nivel 145 hace como dos meses. – dijo con una sonrisa volteando su rostro a él.
Jason no pudo evitar reír con el comentario. – Eres perfecta.
-      No, perfecta es lo menos que soy, solo soy una mujer; y por cierto la mujer más defectuosa del universo.
-      Eres la mujer perfecta para mí, ¿acaso no te has dado cuenta que estoy loco por ti? No solo eres una mujer hermosa y atractiva físicamente, sino que eres una mujer llena de unos sentimientos genuinos y especiales. – puso su mano en su rostro y apartó unos mechones qué caían frente a sus ojos. – Quiero ser ese hombre que llene tu corazón y te pinte en el rostro esa hermosa sonrisa que me encanta mirar, que sea yo a quien mires con amor y pasión el resto de tus días, que pueda hacerte suspirar cuando llego y me extrañes cuando ya me he ido, que sientas la necesidad de permanecer a mi lado y hacer muchas cosas o simplemente no hacer nada, que logre ser el dueño de tu corazón y el merecedor de tu amor…
Cristina miraba su rostro en la penumbra, solo el resplandor de la luna dejaba ver un poco de claridad en sus ojos, sus palabras eran tan dulces y su caricia tan tierna, era fácil rendirse a él y sucumbir a sus encantos; incluso ella podría tratar de hacerlo, realmente quería hacerlo. ¿Qué más podía pedir? Era guapo, romántico, detallista, encantador, sexy y le agradaba mucho.
Jason soltó la mano de Cristina y las posó a ambas en el rostro de Cristina, se acercó mucho más hacia ella hasta que sus labios rosaran y sintieran uno la respiración del otro.
Cristina miró los ojos de Jason y luego los cerró mientras sentía el contacto de sus labios en los de ella. Mientras la besaba bajó una de sus manos a su cuello y la otra permanecía en su rostro acariciando sus mejillas. Jason rosó los labios de Cristina con su lengua e intentó introducirla dentro de su boca, pero Cristina se apartó rápidamente del contacto.
-      Jason…yo…no puedo, lo siento.
-      Cristina puedo ser bueno para ti. – se apresuró a asegurar.
Cristina lo miró a los ojos y acarició su rostro con su mano. – Lo eres, tú eres bueno para mí, pero yo no para ti.
-      Que dices, eres la perfecta, podemos intentarlo. Un paso a la vez, puedo esperar lo que sea necesario solo para estar junto a ti. – dijo con desesperación.
-      Ohhh, no tienes idea como quiero intentarlo.
-      Entonces…hagámoslo.
-      No puedo, simplemente no puedo sentir por ti lo que sientes tu por mí. – Cristina guardó silencio, no quería entrar en detalles, no quería hacerle daño a Jason con sus palabras, él era el menos que merecía sufrir.
-      ¿Estás enamorada de alguien más?
Cristina suspiró y no respondió su pregunta, no era saludable hacerlo.
-      ¿Te corresponde? – preguntó nuevamente con la seguridad de que el silencio de Cristina había sido un sí.
-      No. – solo alcanzó a responder. – y quizás jamás lo haga.
-      Entonces puedes darte la oportunidad con alguien que si te corresponda y ese alguien puedo ser yo…soy yo.
-      Esto es más difícil de lo que parece Jason, juro que no quiero lastimarte, pero no puedo, no puedo hacer esto. Eres un hombre fabuloso y me encantaría decirte que siento igual que tú, pero con dolor en el corazón debo decirte que no es así y aunque quizás nunca jamás sea correspondida como quiero por esa persona, debo ser fiel a este sentimiento que llevo dentro, por ti y por mí. No puedo traicionarme a mí, no puedo traicionar este sentimiento y la verdad de él y no puedo utilizarte a ti para poder olvidar a alguien más; así que no es justo para ninguno de los dos. No puedo decirte, quizás Jason, algún día yo pueda darme la oportunidad y responderte como mereces ese amor que me brindas hoy, pero sería egoísta de mi parte hacerte esperar, cuando no sé cuánto tiempo me tome arrancarme este sentimiento de mis profundidades. No es justo, lo sé, tener un hombre como tu ofreciéndome un amor puro y sincero y yo enamorada de alguien que quizás jamás sepa mis sentimientos o que jamás me pueda ver de la manera que yo anhelo, pero que triste es Jason que este corazón, que aunque mío, no lo puedo gobernar y obligarlo a amar a quien yo quiera. Perdóname, yo desearía con toda mi alma poder corresponderte, pero… - calló mientras se ponía de pie. – Quizás mañana me arrepienta de lo tonta que estoy siendo, pero hoy no puedo traicionar mis sentimientos. Gracias por esta noche tan increíble.
Jason se incorporó, la miró con gran tristeza, besó su mejilla y le susurró al oído. - No tienes que pedir perdón por tus sentimientos.
Cristina acarició su rostro con el dorso de su mano y comenzó a alejarse de él sin decir ninguna otra palabra, ya había dicho suficiente. La vida era una ironía de mierda pensó, Jason vivía enamorado de ella, ella se moría de amor por Amanda y Amanda…Amanda quien sabe por quién estaba, pero aun así no es tan fácil decir ya no siento, ya no quiero, ya no necesito, ya no deseo…ya no amo. Era una tontería seguir negando lo inevitable, estaba enamorada de Amanda y mientras Jason la besaba, aquel beso solo quería que fuese la repetición eterna del que antes había experimentado con ella. No había un segundo en el que pudiese apartar de ella lo que aquel beso le había hecho sentir y cuanto deseaba repetirlo una y mil veces, aunque sabía que eso no era posible porque ya había decidido que no permitiría que sus sentimientos se apoderaran de ella.
Jason era increíble y sabía muy bien que era bueno para ella, pero no era justo que cada vez que la acariciara, la besara y compartiera tiempo con él, estuviese solo pensando en Amanda. Tendría primero que resolver sus sentimientos y la confusión que la ahogaba, para luego poder apaciguar todo lo que sentía y hacer lo correcto.
Ya había llegado a casa entre pensamientos, tristezas y preguntas, entró haciendo todo el silencio del mundo y para no despertar a nadie; fue a su habitación encendió una pequeña lamparilla que solo iluminaba lo suficiente para que no tropezara, quitó su camisa por encima de su cabeza y de espaldas a la cama se inmutó. Tomó su camisa, la llevó a su pecho y volteó espantada al recordar que Amanda dormiría en su cama esta noche. La vio de un lado de la cama dormida y comenzó a sentirse mareada y nerviosa con todo el asunto, caminó hasta el baño, se cambió de ropa y se miró al espejo; inhaló y exhaló, cerró sus ojos y trató de respirar siguiendo los latidos de su corazón, pero era imposible, alguno de los dos iba muy deprisa. Abrió sus ojos e hizo una anotación mental; “Matar a Kathy mañana a primera hora” y comenzó a caminar hasta su cama, apagó la lamparilla y se recostó en su lado de la cama. Tenía miedo, estaba aterrada, miró a Amanda de frente a ella y ella tomó la misma posición del lado opuesto ofreciéndole la espalda, se quedó muy quieta, pretendía ni siquiera respirar.
Sabía que sería una noche larga y que a duras penas podría conciliar el sueño, pasaron unos minutos, se volteó y quedó justamente frente a Amanda. Podía ver su rostro gracias a la poca luz de la luna que entraba por la ventana, era increíble tenerla tan cerca, tan dormida, tan tranquila, tan indefensa, tan hermosa…tan apetecible; y estaba en su cama a unos centímetros de poder acariciarla, besarla, sentirla. Cristina comprendía que cada día que pasaba crecía más su amor, ya era imposible hacer algo para evitarlo. Sintió que el frío entraba por la ventana, se levantó, se detuvo frente a ella observando la luna por última vez y cerró la ventana.
De vuelta en su cama, se sentó y observó que Amanda estaba toda desarropada y casi toda desnuda; su camisón se había subido y dejaba ver su diminuto bikini, Cristina golpeó su frente con su mano y dijo por lo bajo, - Esto debe ser una maldita broma -, respiró profundo, tomó la frazada y la comenzó a tender sobre Amanda. La acción fue con delicadeza, lentamente y mientras subía la tela por el cuerpo de Amanda su mano casi rosaba su cuerpo en el viaje hasta que la cubrió completa y se acostó nuevamente a su lado.

Cristina acarició el rostro de Amanda suavemente para no despertarla y susurró casi inaudible - Buenas noches amor-  cerró sus ojos para así poder descansar…entonces Amanda abrió un poco los ojos, miró a la mujer a su lado por unos segundos, suspiró y cerró nuevamente sus ojos, los cerró por ahora...
------------------------------------------------------------------------------------------------------
La Teta Feliz Historias y Relatos ® Sankh - Derechos Reservados
© Todos los derechos reservados. Esta publicación no puede ser reproducida, ni en todo ni en parte, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, en ninguna forma ni por ningún medio, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electroóptico, por fotocopia o cualquier otro, sin el permiso previo, por escrito, del autor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aviso Legal:

Esta web de entretenimiento ofrece peliculas y series gratis online tanto en castellano, subtitulado, audio latino e idioma original. Sin embargo cabe aclarar que en esta web no se alojan películas, series ni ningún tipo de archivo de streaming o descarga, todo material publicado aquí son enlaces de libre distribución que han sido recolectados de servidores de video como vk.com, vimple.ru, youtube.com, etc. Por lo tanto nosotros no nos responsabilizamos de su contenido, si se tendría que reportar alguna película por favor repórtala en el sitio donde ha sido hosteada, ya que nosotros somos ajeno a esos servidores.