GRACIAS POR TU VISITA

TETA NEWS

Disculpen las molestias. Se me hace imposible seguir
actualizando el blog de La Teta Feliz por problemas de tiempo, por mi trabajo. Yo sigo en mi blog personal, y tratando de actualizar La Teta Historia. Pero no La Teta Feliz. Sepan Disculpar.

Atte Jjaxxel



22 feb. 2014

La vida es un paso a la vez - Sankh - 5

Capítulo 5:
Los días habían pasado rápido esa semana y la mañana del cumpleaños de Cristina, ella y Kathy permanecieron en casa, Cristina no había acompañado a Amanda al trabajo porque debía ir a revisar unos proyectos; así que saldría de casa directo al lugar. Kathy la había sorprendido con una especialidad culinaria; panqueques con unas velitas de cumpleaños sobre ellos y de paso la deleitó con un éxito ideal para el día con guitarra en mano.

Estas son las mañanitas
Que canto con pancakes
Para ti querida amiga
Que cumples ya 106
Despierta floja despierta
Mira que ya amaneció
Ya los tecolotes cantan
El burro ya rebuznó
El día en que tu naciste
Nacieron los dinosaurios
Las vacas no dieron leche
Y lloraron los cavernarios
Perdona lo mal cantado
Y también lo mal habido
Sino te trajimos nada
Es que estamos bien jodidos
Hay viene el chupa cabras
Y el hombre lobo también
Ya se despertó la momia
Que te va a jalar los pies…”
Cristina solo reía a carcajadas con esa canción tan especial para ella, Kathy era la asesina de las canciones bonitas; siempre había pensado que como cantante era una buena diseñadora. Con esos detalles era más que suficiente para hacer su día de cumple uno único y especial. Eran sin dudas sus amigas las que hacían sus días una obra de arte personal e inigualable, eran su familia ahora. Cristina había perdido a su madre cuando era muy chica, apenas la recuerda y le dolía mucho que fuese de esa manera; solo un puñado de fotos y algunas pertenencias que ha guardado como un tesoro; hacían que su madre viviera en ella. Jamás conoció a su padre, sino fuese porque la biología dice que debe tener uno, pensaría que había nacido de una planta de plátanos. No tenía hermanos, desde que era una niña su tía se hizo cargo de ella; tuvo una linda infancia, no se quejaba, pero siempre deseaba en cada momento de su vida que su mamá estuviese con ella. Gracias a su tía le debe quien es el día de hoy y no se refería al dinero que en vida le había heredado, sino en el ser humano y en la mujer que se había convertido. Aun en la distancia siempre su tía permanecía, había sido la primera llamada en la mañana para felicitarla en su día y decirle como siempre lo orgullosa que se sentía de ella. Fuera de ella, sus amigas eran su familia más cercana y como siempre hacían de su día uno hermoso.
Kathy se quedó quieta observando a Cristina por unos segundos, ya no era la niña aquella que había conocido años atrás, era una mujer y no una mujer cualquiera; sino una muy hermosa. Su cabello era café muy claro, aun Kathy no decidía si era café o rojo, pero estaba segura que era café, porque Cristina no tenía cara de pelirroja, era lacio, sus ojos del mismo color le combinaba con su piel y un cuerpo que el gimnasio había esculpido con perfección. En alguna ocasión Kathy había tenido la loca idea que Cristina podía ser modelo y ella su manejadora y así hacerse rica y famosa, pero los sueños sueños son, porque Cristina le tronchó ese en particular.
El teléfono de Cristina sonó con un mensaje que decía: “Para tener 50 años, estás entera y no te duele nada…ya quisiera yo llegar a los 50 y verme tan ligeramente usada como tú. Feliz Cumpleaños hermosa <3”
Cristina sonrió y comenzó a escribir un mensaje de vuelta: “Recuerda que solo eres 1 año menor que yo…” y envió el mensaje. En unos segundos recibió otro de vuelta: “Mierda u.u”. Cristina se quedó observando su celular y escribió: “Espero verte en un rato, te extrañé en la mañana”, y Amanda respondió: “También te extrañé horrores”.
Kathy interrumpió la concentración de Cristina. - ¿Te puedo preguntar algo?
-      Claro.
-      ¿Karina te hace sentir incomoda?
Cristina se puso algo nerviosa con la pregunta, porque no la esperaba. – No pasa nada.
-      Si pasa, el hecho que no digas o lo compartas no significa que no pase.
Cristina respiró profundo y miró con tristeza a Kathy. – Solo no me cae bien, solo eso.
-      Bueno a mí me cae como patada en el trasero y me encantaría no verla jamás en mi perra vida, pero en ti noto otro tipo de incomodad. Entiendo que no quieras decirlo porque Amanda es nuestra amiga, pero aquí no solo se trata de Mandi, si no de todas cuando algo nos pasa. Además, pierdes el tiempo en ocultar las cosas, yo me doy cuenta, Amanda se da cuenta…
-      ¿Mandi?, ¿te ha dicho algo? – le preguntó sorprendida.
-      Nnnnnnno, pero ¿crees que me tiene que comentar algo? A simple vista está de que tu incomodidad va más allá de mis ganas de torturarla.
-      Ayy Kat. – se puso las manos en la cara – es que quizás debo estar equivocada con lo que ocurre, quizás solo sean cosas mías.
-      ¿Cosas tuyas?, no creo que tú seas de las que se crean una película de Disney en la mente. A ver dime qué pasa. – se sentó a su lado tomando sus manos.
-      Es que la presencia de Karina me incomoda.
-      Ya se la presencia del mal, ¿tu viste esa película “The devil inside”? es nefasta, deberíamos llamar al tipo de la película del “Rito”, que es también el que hizo “Hannibal”…- miró a Cristina, hizo una mueca en señal de desaprobación y le dijo – no, ¿verdad?, perdón, ok hablemos en serio.
-      No se…me incomoda su mirada, la forma tan descarada que a veces se dirige a mí, su comportamiento tan falto de respeto…
-      Mirala ella, la hija de la mala sangre, mierda, sabía que era una imbécil, idiota, arrogante, prepotente, pero además es una degenerada, enferma, sexosa, depravada, pervertida de mierda…
-      Quizás no es nada.
-      ¿Nada?
-      Quizás es que en realidad no me gusta ella.
-      No cariño una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa, no mezcles la gimnasia con la magnesia, si te sientes incomoda es por algo, ¿alguna vez se a propasado contigo? O sea lo ha hecho, pero a lo que me refiero es que si se ha acercado a ti…
Cristina se puso de pie y caminó hasta la terraza y se quedó ahí observando todo alrededor, todo aquello tan conocido y tan irreconocible ahora mismo, se sentía tan fuera de sí, había tanto, tanto que no sabía o que no alcanzaba a reconocer. Kathy llegó hasta su lado y se paró junto a ella mirando el mismo paisaje. – No quiero que le digas a Mandi.
-      Creo que debería saber que su novia es una…a ver que palabra podría utilizar… ¿maldita perra? – dijo con fuerza.
-      Toda la situación no es cómoda para mí, pero imagínate decirle eso a Mandi…no me lo perdonaría.
-      Mira Crisita, sé que quieres a Mandi, pero tampoco te debes sacrificar y aguantar que esa se propase contigo por tu amiga.
-      Es que no es solo eso.
-      ¿No?, entonces…
-      Es que me da rabia verla con Amanda – se sorprendió diciendo.
-      Si, a mí también.
-      Sí, pero no de una manera…
-      ¿De una manera…?
Cristina miró a Kathy con gran tristeza, le sonrió como una obligación, la miró a los ojos, la besó en la mejilla y le dijo. – No me hagas caso, creo que quizás he sacado todo esto de proporción y ni yo misma lo entiendo. Te adoro, lo sabes, ¿no? Gracias por mi mañana de cumpleaños. Te veo en la noche. – y salió caminando por la puerta hacia sus compromisos; más que caminar parecía que huía de todo el momento.
Kathy quedó anonadada, petrificada, embrutecida, hipopotamizada…no entendía en lo más mínimo lo que había ocurrido ahí, ahora estaba más confundida que antes, pero al menos había confirmado lo que sospechaba de Karina. Varias veces la había sorprendido mirando a Cristina de manera indiscreta e inadecuada, pero dentro de todo sabía que había algo más que no sabía y que Cristina quizás le ocultaba; ahora no sabía que era, pero haría lo posible por averiguarlo, no por nada se apellidaba Bond, Katherine Bond.
Luego que pasara por su proyecto y solucionara algunos problemas, Cristina llegó más tarde a la oficina y lo primero que hizo al llegar fue pasar a la oficina de Amanda, para encontrar que no estaba, preguntó a la secretaria, quien le respondió que la señorita había salido a solucionar algunos trámites. Entonces se dirigió un poco desilusionada a su oficina, al abrir la puerta encontró todo lleno de globos, un cartelito pegado a la pared que leía, “ Feliz Natalicio” y un hermoso arreglo florar sobre su escritorio. Cristina estaba sorprendida y totalmente sonrojada con el detalle; encontró una tarjeta sobre el escritorio y comenzó a leer…
“Cris:
Hoy es un día muy importante, no solo porque sea un día en el que tengamos vida, sino también porque es el día en que naciste, que hermosa bendición para todos aquellos que tenemos el privilegio de conocerte. Quizás no lo digo frecuentemente y tal vez no lo demuestro siempre, pero eres una mujer muy importante en mi existencia. Eres sin duda esa persona que de alguna manera extraña me hace sentir mejor con alguna palabra, con alguna mirada o tan solo permaneciendo a mi lado y sosteniéndome. Todos y cada uno de estos años que has compartido junto a mi he agradecido el regalo, este regalo, tu regalo…mi regalo. Podría regalarte el día de hoy los regalos materiales que más añoras, pero mi deseo más genuino es que sean los regalos del corazón los que tengas en tu vida, los detalles que prevalecen y trascienden eternidades. Tú, sin lugar a dudas mereces las grandes cosas de la vida, no solo este día de tu cumpleaños sino cada uno de tus días.
Te quiero con alma y corazón,
Mandi.
PD. Recuerda no estás vieja, solo ligeramente usada y maltratada…”
Cristina quedó perdida en las letras escritas en esa tarjeta, esa letra que conocía muy bien, pero que amaba leerla con tan lindo sentimiento en este día. Su vista se nubló de la emoción, siempre ha sido una tonta sentimental y le encantaban los detalles y más aún si vienen de una persona que es importante para ella. Se sentó sobre su escritorio y comenzó a pensar en la inmortalidad del cangrejo, pero más que eso comenzó a analizar su vida y sus 27años, ¿qué se sentía cumplir 27?, pues al parecer lo mismo que tener 26, pero de algo estaba segura, debía comenzar a tomar grandes decisiones en su vida, debía aceptar ciertas cosas, apartar unas cuantas y vivir la vida…pensó en el estribillo de una canción que le gustaba mucho.
“Voy a vivir el momento 
Para entender el destino 
Voy a escuchar en silencio 
Para encontrar el camino

Encontrar su camino era lo que quería, lo que necesitaba, lo que deseaba, pero no el camino que los demás querían para ella, no el camino que los demás ya recorrieron, no el camino que le indicaba su razón; sino el que ella escogiera, el camino que la llevara a encontrarse con la pureza de su interior, con la verdad de su corazón, con la serenidad de su alma vagabunda…simplemente con el camino de su felicidad.
------------------------------------------------------------------------------------------------------
La Teta Feliz Historias y Relatos ® Sankh - Derechos Reservados
© Todos los derechos reservados. Esta publicación no puede ser reproducida, ni en todo ni en parte, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, en ninguna forma ni por ningún medio, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electroóptico, por fotocopia o cualquier otro, sin el permiso previo, por escrito, del autor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aviso Legal:

Esta web de entretenimiento ofrece peliculas y series gratis online tanto en castellano, subtitulado, audio latino e idioma original. Sin embargo cabe aclarar que en esta web no se alojan películas, series ni ningún tipo de archivo de streaming o descarga, todo material publicado aquí son enlaces de libre distribución que han sido recolectados de servidores de video como vk.com, vimple.ru, youtube.com, etc. Por lo tanto nosotros no nos responsabilizamos de su contenido, si se tendría que reportar alguna película por favor repórtala en el sitio donde ha sido hosteada, ya que nosotros somos ajeno a esos servidores.