GRACIAS POR TU VISITA

TETA NEWS

Disculpen las molestias. Se me hace imposible seguir
actualizando el blog de La Teta Feliz por problemas de tiempo, por mi trabajo. Yo sigo en mi blog personal, y tratando de actualizar La Teta Historia. Pero no La Teta Feliz. Sepan Disculpar.

Atte Jjaxxel



27 oct. 2013

No Me Olvides - Sombra234 - 37

Capítulo 37

Alegría y tristeza…

Solo viven aquellos que luchan…
Victor Hugo.
Los ojos verdes de Herendira delimitaban el rostro que descansaba a su lado envuelto por aquellos cabellos negros que adoraba, ese mismo que la sujetaba con posesividad de la cintura se irguió con algo de dificultad debido a su brazo inmovilizado porque juraba haber escuchado un ronquido y era obvio que su Diosa viviente no roncaba… elevo la vista para ver a Cañón durmiendo en una esquina de una manera tan inapropiada que de ser humano seria un espectáculo bastante censurable, río al ver los cachetes colgando al vacío para negar recostándose de nueva cuenta.

-¿Te duele?- escucho la voz enfocando el rostro con los ojos aun cerrados.
-No- respondió con tranquilidad- esos analgésicos deberían estar prohibidos, son como una droga fuerte.
-La única droga fuerte en esta casa para ti soy yo- rió por lo bajo al escuchar aquello antes que los ojos negros la enfocaran con cariño- No quiero pensar que pudo pasar sino llego en el momento en que lo hice.
-Por suerte no debemos pensar en eso- respondió con calma- ¿Me dirás que paso ayer exactamente con Víctor?- vio la sonrisa altanera de Vanessa aparecer mientras estiraba una mano al buro y le enseñaba la fotografía- Tengo que enmarcarla- afirmó riendo con fuerza.
-Hice cuanto me dijiste y sus reacciones fueron las esperadas… -noto la mirada sensual que le dirigían- No sabía que mi sexy mujer era una estratega tan temible- sintió el beso en el cuello que la hizo suspirar.
-No me gusta que amenacen a mis seres amados- dejo escapar intentando acomodar la férula para que no le estorbara en sus intenciones- Y mucho menos a mi mujer- enfoco los ojos negros que le miraban algo perturbados.
-Viole el plan- se separo de ella al escuchar aquello - me van a dar de baja…
-No puedes hacer eso- se separo enfocando el rostro- es la pasión de tu vida… es lo que siempre deseaste ser y yo_ sintió como la besaban con profundidad antes de separarse dejándola sin aliento.
-Tú eres apasionada, aguerrida, deseable, hermosa, paciente y encantadora - percibió sus mejillas arder de golpe -  eres todo cuanto deseo en este momento…. Todo cuanto anhelo y necesito, mi vida antes de ti y mi vida después de ti son diferentes… así que cambiar de trabajo seria el curso natural, el siguiente paso - enfoco los ojos negros que le regalaban una intensa mirada - ¿Esto es lo que se supone se debe sentir?- la miro extrañada unos instantes - te amo - abrió los ojos desproporcionadamente al escuchar aquello_ te amo_ le repitieron con dulzura.
-Vanessa- la llamo suavemente enredando los dedos de su mano sana en aquellos delicados mechones negros - No quiero dudar de tus sentimientos, pero no hace falta que digas algo que no sientes - noto como la mandíbula se tenso por lo que acaricio el rostro llamando a la calma.
-Me he saltado pasos contigo siempre - la vio erguirse en la cama - pero nunca en estos meses te he dicho te amo - trago grueso ante la seriedad de la mirada - porque hablar de amor es hablar de algo muy serio…Yo una única vez hable de amor - abrió los ojos con sorpresa al escuchar aquello - pero de eso hace mucho tiempo ya y digamos que hasta se puede decir que era una persona diferente.
-¿Quién?- la pregunta quizás era irrelevante pero rara vez su amante hablaba del pasado y mucho menos de otras mujer.
-Se llamaba Cris- noto la sonrisa envolver el rostro por completo - a veces cuando la veía creí que podía volar - le afirmaron con total tranquilidad - Virginia decía que estaba tan idiotizada que ni lo  notaba siquiera, Cris era especial… muy especial - noto los ojos embargarse de tristeza - murió cuando tenía quince años. Cáncer - la miro sorprendida -  ella… le encantaba ver las estrellas y las noches frías de invierno, se enfermo muchísimo de golpe, de la nada y yo no lo comprendía bien… ¿Porque la vida era tan cruel?, pero Cris ella tenía una explicación para todo - observo como Vanessa giraba enfocando el techo -  ella decía que su tiempo era el justo y debido, que simplemente estaba para enseñarme algo importante…. Amor… la muy idiota se le ocurre hablarme de amor cuando estaba en terminales- escucho un bufido de la joven - y la ame más por eso… me quede con ella hasta el final, no fue difícil sabes… Cris era de verdad demasiado maravillosa para estar mucho tiempo aquí… “Dilo cuando lo sientas nunca sino lo sientes”- la vio erguirse enfocándola-  he tenido varias mujeres en mi vida, intente construir mi vida con algunas pero a ninguna le dije que la amaba, solo se lo dije a Cris porque la amaba y ahora…. Ahora te lo digo a ti porque también te amo.
-Vanessa- la llamo suavemente.
-Para mi hablar de amor es hablar de algo tan grande y especial un milagro, casi un evento extraordinario que pocas personas ven como tal- noto los ojos negros enfocarla con profundidad- valoro el amor como si fuera el más caro metal, porque he perdido muchos a lo largo de mi vida, perdí a mis padres, a mi hermano, a Cris… los tipos de amor que la vida te regala los he perdido, y he aprendido por tanto a valorar cuando lo tengo conmigo y a aceptar cuando se van- escucho el tono suave y envolvente de la voz- nunca me veras hablar de amor a menos que realmente lo sienta… Te amo.
Se llevo las manos a la cara el tono que emplearon al expresar aquellas simples palabras fue tan profundo y conmovedor que podría jurar que el universo entero se estremeció en el momento justo que sintió el beso cariñoso y profundo que le regalaban- Yo soy solo tuya- alcanzo a decir ahogada en aquella suave respiración sobre sus labios- Te amo desde el primer día en que te vi….
-Te amo- la profundidad de los ojos de Vanessa le llamo profundamente la atención- eres tú quien me reconstruye, tu quien me edifica y me hace querer mejorar… mi amor no fue como el tuyo,  porque quizás a diferencia tuya deje de observar esas señales como el hecho de que pensaba con hastío que en la avenida nunca pasaba nada y lo más interesante que había vivido era el vuelo de unos papeles, no comprendía porque aquella imagen regresaba siempre a mi mente- el cuerpo que adoraba giro posicionándose con delicadeza sobre ella del todo- mi corazón se negaba a que olvidara aquello que tan vehementemente el destino ponía ante mis ojos y yo me negaba a ver- escucho el tinte de desesperación en su voz- ¡y entonces llámalo Dios, Mahoma, Buda, inteligencia superior, creador universal como quieras… decidió darte a ti, toda la claridad que me faltaba a mí!- observo los ojos negros sintiéndose sobrecogida ante aquella pasión conmovedora que le revelaba la voz, los ojos y el lenguaje corporal en pleno de su amante.
-Me dio valor- murmuró suavemente apartando un mechón negro para sujetarlo detrás de la oreja con delicadeza- valor para caminar con firmeza en tu dirección, para dejar de tener miedo, que mi observación en la distancia se convirtiera en más…- rió quedamente unos instantes - tienes razón me dio la claridad para comprender que si te amaba…. debía tener el valor de hacer el intento y dar el primer paso- regalo un beso fugaz a aquellos labios que adoraba- y qué bonito…. ¡QUE HERMOSO!- grito escuchando la risa suave a centímetros de su rostro- decir que soy solo tuya- dejo escapar en un quedo susurro sobre el oído.
-Yo… soy solo tuya también- Vanessa sonrió al decir aquello notando los ojos verdes mirándola como desde el primer día con adoración, si alguien le preguntara podría afirmar que conocía perfectamente la textura de las manos de Herendira, la sensación de los labios sobre las palmas de sus manos, el calor que desprendía su cuerpo cuando se emocionaba, la pasión que despedía su piel cuando ardía en deseo, las suaves inflexiones de su voz cuando algo le incomodaba y no lo deseaba expresar, cuando algo le alegraba pero callaba por no incomodar…. Los cambios en el verde de aquellas dos esmeraldas que se clavaban en su alma, los destellos fugaces de decisión y duda que podían pasar en ellos durante instantes fugaces.
Ella conocía el ruido exacto de sus pies descalzos cuando recorría alguna habitación de la casa, podía ubicar donde se encontraba solo por el sonido de su risa, definir el sonido de su silencio y detestar su ausencia… la amaba no debía ser un genio para comprenderlo, mientras retiraba la pijama que cubría el cuerpo que adoraba no podía dejar de pensar en la primera noche que Herendira paso en su casa… sus manos recorrieron con suavidad la clavícula notando los ojos verdes cerrarse y el suave suspiro escapar de los labios, antes que los suyos depositaran un beso en aquel sitio…. Esa noche ella buscaba una palabra a la mañana siguiente razono que la palabra era gustar… a veces era tan lenta, por eso era que no la convencía…. La palabra que deseaba encontrar era amor.
-Te amo- sonrió al escucharla decir aquello, mientras sus manos se perdían entre el valle de los senos y sus ojos enfocaban con un dejo de enfado el brazo inmovilizado que Herendira mantenía a un costado de su cuerpo- No pienses en eso- percibió la mano acunando su rostro, los ojos cargados de deseo, la voz entrecortada por la respiración agitada- Amor…- y ella maravillosa como siempre comprendiendo hasta el último de sus sentimientos- Cuando estamos tu y yo  no pensamos en él- rió suavemente al escuchar aquello, era la promesa que nació después de la primera noche de Herendira en su casa-  aquí y ahora solo somos tu y yo…
-Te amo- noto las pupilas temblar levemente mientras ella reiniciaba su recorrido por aquel cuerpo que veneraba, sus dedos recorrieron la piel haciéndole recordar su calor, su olor, el sabor que adoraba porque para Vanessa Savedra hacer el amor con Herendira Villafiel era un acto de fe, un milagro que le había recordar que estaba viva y que tenia a alguien que la amaba y  amaba, ¿Y eso acaso no era en si un milagro?
Acariciaba la piel desnuda abrigándose como tantas veces en ella, llenándose de la paz que cada gemido entregado le regalaba a su corazón, de la pasión que aquellas manos acariciando su cuerpo despertaban en su interior, con Herendira no tenia limites, no conocía imposibles, nunca se sentía cohibida de expresar su deseo más oscuro porque siempre era complacida en cualquiera de sus locuras incluso en aquella de hacerlo en pleno jardín de la Casa De Playa.
-¿Qué piensa mi pervertida favorita?- se mordió el labio conteniendo un gemido para enfocar la sonrisa en el rostro frente a ella.
-En lo sexy que te ves cuando gimes-respondió notando como a pesar de todo las veces que había dicho aquella frase las mejillas de Herendira se teñían de rojo- y en que ese brazo puede ser un impedimento.
-No querida eso nunca-el tono oscuro le hizo sonreír al notar como Herendira maniobraba con dificultad dejándola a ella bajo su peso e irguiéndose sobre su cuerpo- yo mando- rió con fuerza al ver el gesto de infantil travesura envolviendo el rostro mientras una mano se encargaba de recorrer su torso ya desnudo- me gusta quitarte la ropa yo… además es solo un brazo quebrado no es que no me vaya a mover nunca más en mi vida- acaricio el rostro con tranquilidad- podría bañarte en miel y lamerte toda- levanto la ceja divertida - pero no quiero ir a la cocina…- noto el gesto de extrema concentración- ¿Y si te vendo los ojos?- le negó suavemente notando el enorme puchero delante de ella - Pero Vanessa… - el tono consentido la hizo voltear los ojos en blanco.
-Sigues drogada- escucho el bufido de molestia divertida - le diré a Ro que te cambie ese analgésico - se quejo ante el golpe de la férula del brazo - ¿Y si hacemos algo clásico? - vio el leve parpadeo delante de ella.
-¿Clásico?-le cuestionaron con calidez - Tú solo hiciste algo clásico si así se le puede llamar la noche de nuestra primera vez - la miro divertida - después de eso descubrí que eras una pervertida.
-Y yo que tú eras una pervertida mayor - vio las pupilas verde abrirse con enfado - te estabas metiendo mano cuando hablamos por teléfono en vacaciones - vio el sonrojo aumentar - nunca has tenido problemas para seguirme el juego en nada - irguió su cuerpo con suavidad - en nada - repitió suavemente - ni siquiera cuando te puse las esposas - escucho el gritito y como la joven se cubría el rostro avergonzada.
-Ese día fue una locura -  le escucho decir quedamente_ te amo tanto, amo todo lo que me haces- percibió los dedos pasearse de nuevo por su pecho - ¿Clásico? - asintió incorporándose del todo para besarla con cariño.
Dudaba mucho que cualquier forma de hacer el amor con Herendira fuera clásica u ordinaria paseo las manos por la delicada espalda delineándola antes de besarla de nuevo, le parecía fascinante como al enredarse en aquel cuerpo perdía la noción de sí misma como si de una refinada adicción se tratara, Herendira era dócil y tendía a moldearse con facilidad a sus caricias.
Recorrió la piel con calma y precisión sintiendo como el ritmo de su corazón aumentaba en intensidad era tan sencillo pasar de acariciar a ser acariciada, adoraba la sensación húmeda y cálida de aquellos labios marcando su piel con calma embargándola de un calor que parecía ser incapaz de controlar, ella sabía el momento exacto en que la mujer pasional que dormía en Herendira se desataba esa misma que la recorría con furia en ese instante olvidándose de sus lastimaduras, la que lamía su piel haciéndola jadear con fuerza mientras intentaba enredar sus piernas sobre la cadera en un vano intento de controlar lo inevitable.
De refrenar el firme avance de aquella mano sobre su pierna, de abstraerse de la sensación de los labios en sus pechos, esa misma que generaba que su cuerpo empezara a bañarse en sudor y su mente se pusiera en blanco que entrara en una extraña dimensión donde solo existían aquellos ojos verdes y esas manos que la recorrían con ansiedad, se arqueo sin poder contenerse dejándose envolver del todo por el calor que bien conocía, por su piel pegada a la de Herendira a la necesidad de fundirse con ella mientras el desquiciante vaivén la llamaba a unírsele en un baile sensual y desesperado, en un coro de gemidos que hablaban de éxtasis mientras se entregaba por completo… si porque en esos momentos entregaba su cuerpo por completo mientras gemía con más fuerza dejándose llevar a lo inevitable a esa sensación que solo ella y nadie más le era capaz de generar…. Una de absoluta felicidad.
La carretera estaba desierta a esas horas en las montañas a pesar de que la media mañana estaba avanzada, su cabeza estaba pegada al cristal mientras se abrazaba a ella misma escuchando aquella vieja canción en la radio miro el rostro a su lado, ese que aparentaba una falsa tranquilidad.
Karina era de todo menos una persona callada y ella lo sabia ¿Qué le preocupaba? Ese era el misterio real…  algo le preocupaba pero no lo decía, eso que provocaba que apretara el volante con fuerza, eso que creaba aquel gesto apretado en su rostro generalmente relajado y aquel brillo de infinita tristeza en sus ojos - ¿Qué paso?- cuestiono con suavidad sin retirar la mirada del cristal.
-Eso te iba a preguntar - suspiro con pesadez ante la respuesta - Estas muy triste… ¿Por qué?.
-Vaya era demasiado bueno pensar que no preguntarías-suspiro empañando el cristal levemente - iré al lugar donde se crio mi madre,  con mi “amada tía”- escucho la risa algo apagada - odio a esa mujer… ya sé que odio es una palabra muy fuerte pero es verdad, esa mujer nació para recalcar cada error de mi madre recordármelo e intentar quitarme lo poco que me dejo - la enfoco con seriedad - verla me va a revolver el estomago porque ya me imagino su discurso.
-¿Me trajiste por que tenías miedo?- desvió el rostro incomoda ante la pregunta asintiendo levemente a modo de respuesta- ¿Le dijiste a tu rubia? - negó antes de encogerse más en el asiento - Andy…
-No quiero exponerla a ese ambiente - apretó los puños con ira - no quiero que escuche los comentarios ni vea como me miran - sintió los ojos arder -  no deseo que escuche lo que dirán de mi o de mi madre…. Ni que se dé cuenta que…
-Que eres una cobarde que no sabe poner un alto - miro a Karina sorprendida -le tienes miedo a tu tía…  estoy segura que le prometiste a tu madre nunca pelear con ella y por eso te comportas así - asintió con enfado de nueva cuenta - pues seguro tu madre no sabía que se comportaría como una maldita - le escucho afirmar - así que ponle un alto a esa maldita mujer y deja de acobardarte.
-No sabes nada - le afirmó con seriedad - no sabes nada- repitió quedamente apretándose más contra el asiento y recordando un tiempo que deseaba olvidar.
-Lo sabría si me lo dijeras- enfoco a la mujer viendo otro rostro y ojos diferentes- bien ya pensaste en ella, era lo que debías haber hecho hoy en la mañana- apretó la mandíbula con ira-  mira tú rubia tiene una forma de ser particular y yo de estar en su lugar no estaría feliz que mi novia…
-Esposa- corrigió notando como orillaban el auto y la miraban con sorpresa- ¿Joder, me vas a soltar tu también un sermón?- se giro enfocándola  nos casamos en vacaciones y estoy muy feliz…. Nadie me separara de ella y…
-Debiste decirle- se sorprendió ante aquello- un matrimonio se basa en la confianza y el respeto mutuo- noto a Karina bajarse del auto a tomar aire dando un rodeo alrededor mientras ella bajaba la ventanilla asomándose y viéndola recostada en su puerta-  debiste decirle que te acompañara porque ella te apoyaría incondicionalmente, no dudar de su amor por ti… confiar más en ella- observo la gruesa lágrima bajar por la mejilla- aunque no te diga que te ama… porque si se queda contigo a pesar de que arruinas su día, no puede salir en la noche y tus hijos la desesperan es porque te ama.. Pero no sabe…. No… se como decírselo.
Se bajo del auto abrazándola en el acto mientras escuchaba el llanto ahogado, de todas las cosas que pensó ver en su vida esa sin duda era la menos esperada, escuchaba el llanto dolorido sorprendida de que el amor tuviera su tiempo para todos, no debía ser un genio para descifrar de quien le hablaban con mencionar hijos tenía un único nombre en la mente_ Todo estará bien…
-No- la escucho decir aun pegada a ella- va a volver con su ex esposo y se olvidara de mi -  sintió la tensión en aquel cuerpo que conocía de memoria-  es la única mujer que no quiero que me olvide, la única que me hacía sentir libre cuando estaba con ella, que me hacia desear no tener otro plato fuerte… vuelve mi cabeza loca con verla sonreír, cometí un error garrafal viole con ella todas mis reglas y estoy pagando las consecuencias.
-Dile que la amas- se separo mirándola- díselo… no seas cobarde - afirmó notando la medio sonrisa adornar el rostro-  igual aunque ella luego te diga que no tu al menos te sentirás aliviada al serle sincera sobre tus sentimientos- rio suavemente - mejor busco el celular y llamo a Rocky- vio como le asentían-¿Por qué  no llamas a Evelyn?.
-Porque temo que al marcar el teléfono me responda un hombre…
Se paseo por el laboratorio estaba hiperventilando mientras enfocaba el exterior sintiendo una lágrima rodar por su mejilla, aun intentaba procesar la información que le acababan de dar sin poder creérsela era una idiota, en cuestión de veinticuatro horas su indecisión estaba volviendo su vida un caos de nuevo.
Indecisión entre lo socialmente adecuado y lo que sentía, entre lo que creyó toda su vida las imágenes que desarrollo en su entorno y el nuevo mundo que descubría… golpeo con fuerza la mesa provocando que varios tubos de ensayo vibraran lo arruino en segundos, ahora todo le parecía ridículo. Absurdo pensar siquiera en volver con su ex esposo ¿Por qué? Simplemente su maldita inseguridad le hizo creer en ir a lo seguro en vez de continuar con la persona que le hacía sonreír, con la que adoraba a sus hijos y siempre la abrazaba cuando estaba cansada en el sillón de la sala… tuvo miedo de Karina…
El miedo era el peor enemigo del ser humano, era una lección vieja de su abuelo que ahora comprendía… porque Karina renuncio aquella mañana, no respondía el celular y ella sentía que su corazón empezaba a caerse a pedazos, el miedo fraguo como su peor enemigo….  Cuando recibió la llamada de su ex esposo deseo mandarlo al demonio allí mismo y no lo hizo porque sus argumentos le parecían de lo más lógicos, se confundió un instante al recordar el pasado que tuvieron como familia, lo mucho que se esforzó en aquel matrimonio…. Pero luego de eso también recordó que en esos meses alguien ocupaba un lugar en su sillón de una manera diferente.
Y tuvo miedo de perderla, de que ella no la amara que se fuera como se había ido él, de verse comprometida… fue cuando razono eso de volver con su ex “mejor malo conocido que bueno por conocer”, eso pensó brevemente no pensaba decir nada pero cuando Karina pregunto simplemente las palabras fluyeron sin mucho orden y sin siquiera medir las consecuencias. La llamo creyendo que se detendría, la llamo con temor porque vio el dolor en sus ojos uno profundo que ella causo, porque Karina era parte de su familia y ella estúpidamente no lo había notado.
Escucho su puerta abrirse por lo que giro esperanzada observando sorprendida a una chica rubia que bien conocía- ¿Dónde está esa mujer?- escucho el tono molesto sorprendida - Evelyn dime dónde está Karina…
-Ella renuncio- dejo escapar dolorida viendo el rostro embargarse de ira - ¿Por…?.
-Se llevo a mi esposa- parpadeo sorprendida ante aquello- ella estoy segura que se fue con mi esposa a no sé donde- vio como la joven sacudía un papel delante suyo - ¿Dónde?.
-No lo sé- dejo escapar- yo…¿Tú esposa?.
-Andrea Almeira Del Valle, mi esposa - trago grueso, porque bien conocía ese nombre claro que lo conocía porque Karina no tuvo reparos en contarle de la chica y de todas sus amantes, trago grueso, ella siempre fue honesta - se que se fue con Karina porque me lo dejo escrito - tomo la nota que le tendían leyéndola con interés - dice que necesita atender algunos asuntos familiares y que Karina le ayudaría… no me explica cuales, se supone que soy su esposa….
-¿Desde cuándo? - quizás no era una pregunta muy lógica y sin embargo a ella le parecía importante, bien sabía que Karina no se involucraba con mujeres casadas, pero esa chica la había visitado meses atrás quizás por esa razón…
-Desde el verano- la miro sorprendida - si bueno no cumplimos el mes de casadas aun, aunque ya falta poco - vio a la joven bajar la cabeza - pero ella parece que no confía del todo en mí puesto que se fue con alguien más a resolver quien sabe que.
-Si confía en ti sin duda -  regreso la nota - te informo con quien se iba y a que… la cosa es que quizás hay algo más allí que no te ha dicho tal vez no porque no confié en ti sino porque teme tu reacción - suspiro con pesadez_ a veces pensamos que hacemos lo correcto pero solo metemos mas la pata… el ser humano en ocasiones no sabe reaccionar a ciertos hechos en su vida.
-La amo- escucho el tono suave y perdido- esperare con calma a que regrese, pero de verdad hubiera preferido yo ser quien la acompañara a resolver sus asuntos familiares, estar ahí para ella, apoyarla y protegerla.
-Eso al final pudo ser lo ideal pero la vida no siempre es ideal- se retiro la bata con tranquilidad- te invito a desayunar total no quiero seguir trabajando aquí y de paso te pongo al día… tenemos mucho de no comer juntas.
-Te ves mal- escucho la afirmación medio sonriendo- metiste las de andar ¿eh?
-A veces eres demasiado intuitiva pero aunque no lo creas me alivia saber exactamente donde esta Karina… solo debo esperar a que tu esposa regrese e intentar arreglar el desastre que arme.
Cama bendita sagrada cama, la extrañaba, la añoraba…. ¿Por qué la vida era tan cruel? ¿Por qué te dejaba disfrutar de algo para privarte de otra cosa? Ella se desprendió del cuerpo que adoraba esa mañana casi de madrugada, le fue difícil separarse sin despertarla, cubrirla con cuidado, preparar un desayuno no muy decente pero que era su mejor esfuerzo y dejarlo al lado de la cama, se regreso tres veces a pesar de que le temblaban las piernas y todo le daba vueltas antes de decidir marcharse, todo para llegar a la mansión antes de que el santo sol saliera para que nadie notara que no volvió a casa esa noche, se cambio a duras penas, cerró los ojos sintiendo un frio atroz al no tener su cuerpo a su lado, pero necesitaba descansar  y tenía claro que con Arian cada que se despertaba solo deseaba hacer una cosa.
Odio su enfermedad cardíaca y los estrictos horarios de medicación que había seguido buena parte de su vida, esos que generaba que se despertara en tiempos marcados, se maldijo por lo bajo porque era su culpa no poder controlar su deseo, confundir el cuerpo de Arian con su medicina más preciada y la consecuencia era esa porque el sexo era la actividad física más completa, ella siempre creyó que era una maldita leyenda urbana pero no ciertamente no lo era, lo supo cuando a pesar de lo frío del colchón se quedo dormida profundamente solo tocarlo, se sentía agotada peor que cuando le hicieron su primera evaluación física después de su trasplante de corazón, fueron los cinco punto cinco minutos más gloriosos de su vida… solo cinco punto cinco minutos…
En el minuto cinco punto seis Elena entro por la puerta, diciéndole vaga, dormilona, que se echaría a perder porque las mañanas empezaban temprano para las personas que debían encargarse de una empresa multimillonaria, que no olvidara que debía hacer ejercicio ¡EJERCICIO! Intento correr, Dios que estaba en los cielos lo sabia pero fueron cinco minutos para que se hiperventilara, temblara como gelatina y callera sentada implorando compasión al universo ante la mirada extrañada de su prima que no dejaba de repetirle que no engañaba a nadie… que no habían pasado cinco minutos, que levantara el culo e hiciera su rutina de veinte minutos… ¡VEINTE DOLOROSOS MINUTOS! Casi entro arrastrándose en la mansión casi porque Stefani salió como vendaval produciendo que se fuera de espaldas sin poder moverse.
Arturo que bueno era Arturo, la cargo ante la mirada molesta de Elena que decía que era puro teatro, si tan solo hubiera podido mover sus manos la estrangulaba allí mismo agradeció con la mirada a quien tan gentilmente la dejaba en su cama antes de sentir el golpe de un almohadazo… iba a matarla, apenas pudiera moverse iba a matar a Elena Del Valle… Pero  no pudo porque se sintió como de cinco años o eso debía sentir un niño normal de preescolar al ver a su prima darle el almuerzo, acariciarle la cabeza  y dejarla en su oficina temporal en el último piso de Industrias Del Valle diciendo “Échale ganas”.
Si claro que si uso toda su energía para fundirse con la mesa de trabajo sintiendo los ojos cerrarse cada nada, pero Dios era malo o le cobraba la interminable noche de placer que había tenido porque el maldito teléfono no dejaba de sonar, su secretaria no dejaba de entrar llevándole nuevos expedientes diciéndole que debía revisarlos- ¿Tenemos fusión?- pregunto arrastrando la voz.
-La junta directiva lo está meditando fue idea de su prometido- la mujer respondió en italiano, levanto una ceja enfocándola se veía borrosa delante de ella, seguro había escuchado mal - El joven Fabrizzio es hermoso.
-Madonna mía- dejo escapar llevándose las manos a la cara, se había olvidado de Fabrizzio pero en ese instante tenía tanto sueño, escuchaba a su secretaria halagando las cualidades físicas del joven una y otra vez- no es mi prometido- dejo escapar produciendo que la enfocaran_ ¿Perché nessuno capisce.?
-Perché iere é stato annunciato dai media- el sueño se acaba de ir oficialmente mientras ella se erguía del todo ¿Cómo que lo anunciaron en los medios? Se giro hacia las pantallas encendiéndola y desplegando su tablero digital que flotaba en el aire sintonizando los canales que deseaba para ver efectivamente su foto y la de Fabrizzio se llevo la mano al pecho izquierdo escuchando la voz lejana de su secretaria que le decía algo… le iba a dar un infarto eso iba a pasar se iba a infartar del coraje, apretó el tablero notando la cara consternada de Arturo, luego de Elena, la de su padre y madre y claro la de Fabrizzio…. Los enfoco poniéndose cada vez más roja.
-Mia figlia e calmo o ti dará un attacco di coure- escucho la voz de su padre por lo que lo enfoco con ira.
-Sé ció accade será colpa tua- afirmo respirando con profundidad, debía calmarse era verdad envió la información escuchando la risa de los allí presentes menos la de Arturo que al parecer la miraba preocupado.
-E vero- miro a su padre que carraspeo antes de empezar a decir en español al parecer por cortesía hacia a Arturo- Fabrizzio nos pido tu mano ayer- vio la enorme sonrisa en el rostro del hombre- no es maravilloso.
-Espero hacerte molto feliche- enfoco al joven asesinándolo con la mirada.
-Ma que cosa- los miro asombrada- ¿Están tottis locos?... Faby eres molto amable y cariñoso cherto pero io no quiero casarme contigo… no te amo.
-Aprenderás a amarlo- se giro a la pantalla a su izquierda enfocando a su madre- se conocen desde niños y sabes que es un buen hombre, io creo que son una pareja ideal- abrió sus ojos cielo desproporcionadamente al escuchar tal sarta de tonterías juntas- además la empresa.
-No quiero-noto los ojos de todos enfocarla- io no lo amo es la mia vita… ¡MIA!- grito cortando del todo las comunicaciones, se giro con cansancio para dejar caer su cabeza sobre el escritorio agotada de nuevo, escucho su celular sonar por lo que estiro la mano buscándolo con desamparo- ¡NO ES NO!
-Entonces no desayuno, no tenias que gritar- escucho la voz perezosa de Arian al otro lado de la línea.
-Amore mío- dejo escapar quedamente- scusaio …
-¿Vienes a desayunar?- rió suavemente- total no fui a trabajar ya…. Y creo que tu mañana no empezó del todo bien, eso te pasa por salirte de mi cama sin avisar- suspiro cansada- ¿Voy por ti o vienes a casa?
-Voy a casa-  se puso de pie apagando los monitores y llevándose consigo al menos cinco carpetas que deseaba revisar, miro a su secretaria con cara de no me importa mientras tomaba el ascensor que para su desgracia se detuvo dos pisos abajo dejando a su prima pasar, apretó el botón ante la sorpresa de esta descendiendo del ascensor para dedicarle una mirada asesina y utilizar las escaleras importándole poco los malditos tacones.
-No sabía…- le escucho decir.
Descanso necesitaba un descanso se lo decía mientras manejaba al residencial bostezando, intentando olvidar su desastrosa mañana y relajarse antes de llegar con quien deseaba porque si ella la había llamado era una buena señal quizás solo quizás la extrañaba… bostezo estacionando su automóvil para descender llevando las carpetas y una bolsa con pan que paso comprando. Suspiro tocando la puerta para ver la sonrisa amable que al parecer se esfumo del todo con solo verla –Tory- la llamaron quedamente.
-Io estoy bien- ingreso observando el desayuno humeando en la mesa para dirigirse con pesadez a una de las sillas enfocando fugazmente la repisa de fotografías, Dios sabía que necesitaba un descanso, cinco malditos minutos dejo caer la cabeza en la mesa con suavidad sin notar los ojos tormenta que la miraban fijamente mientras intentaba descansar la vista solo eso…. descansar los ojos un rato…
Se paseaba de aquí para allá con la ira acumulada en su pecho y la frustración envolviéndolo todo su padre acababa de morir, sin ver a la nieta que tanto adoraba pero claro no sabía que el principal responsable era él, ese maldito viejo se tardo más tiempo del recomendado, tardarían un par de días al menos una semana o más en dar la lectura del testamento lo que lo dejaba a él con un tiempo escaso para actuar.
Llamo a su viejo amigo, no le gustaba hacer trabajos sucios pero necesitaba en esencia quitar del medio a su principal estorbo que a su parecer tenía un nombre y rostro, la debilidad de su hija después de todo se convertiría en su gran fortaleza lo único que necesitaba era mover los hilos adecuadamente. Hacer a su adorada hijita menor firmar aquel papel en que el sería el dueño de las empresas a cambio de ver a su querida oficial a salvo.
No le gustaba jugar sucio pero las circunstancias lo orillaban a eso, su “amigo” estaba organizando todo no le era necesaria una observación minuciosa ni mucho menos la joven misma le había dado la clave de su éxito… Sasha, en algún punto debía dar una vuelta por la agencia de su ex mujer, luego de eso no regresaría a casa y el negociaría la rendición de su hija menor.
Era un plan por demás arriesgado pero poco tenía que perder ya, todo por culpa de su padre que se encapricho con el menos responsable de sus hijos dio un rodeo enfocando al forense haciendo el levantamiento de hechos debido a que su padre decidió morir en su casa debía pasar por todo aquel proceso sumado al de la autopsia, lo que le daba además de su semana esperaba dos días más al menos.
Tendría todo lo que deseo siempre y volvería a recuperar el control sobre Herendira seguramente era igual que Sasha con tal de proteger a su adorado amor… se sacrificaría por la causa, al final la casaría con algún acaudalado heredero o heredera no le importaba cual siempre que tuviera el dinero suficiente, era una lástima que la chica Savedra fuera una muerta de hambre porque sin duda era una criatura exquisita, después de todo el siempre supo apreciar la belleza.
Enfoco la puerta de madera delante de él estaba por hacer la actuación de su vida, dar el discurso que definirías sus años por venir y la paciencia que en todo ese tiempo había tenido.
Se quedo estática frente al televisor de la cocina, finalmente había salido de la recamara a media tarde dejando a su Diosa viviente envuelta entre las sabanas en un apacible sueño su abuelo había muerto y su padre daba un discurso conmovedor por televisión sobre él. Respiro profundo escuchando su celular sonar enfoco el número de su madre a sabiendas de lo que significaba contestar - Si mamá lo estoy viendo - escucho las indicaciones con atención del otro lado de la línea mientras percibía un beso cariñoso en su cuello- comprendo estaré allí a las dos a más tardar, claro que ira conmigo no me pienso separar de ella - enfoco la cara confundida mientras colgaba el teléfono - el abuelo murió.
-Lo lamento mucho- noto como la envolvían con fuerza en un cálido abrazo-  ¿Necesitas algo?.
-Que no te me separes- noto la confusión en la mirada - te amo y voy a cuidar de ti, es mi turno…. Escúchame atentamente por favor, Víctor es un hombre de cuidado pero lo que no entiende es que yo soy excelente en el ajedrez y siempre estoy un paso delante, por ejemplo sé que soy la heredera universal de mi abuelo - vio el ceño arrugarse levemente - que el testamento se leerá como mucho en una semana siempre que la autopsia no se retrase, y también que los negocios no son lo mío- rió avergonzada - menos unos como esos.
-Yo creo que podrías perfectamente- miro el rostro serio delante de ella- y tu padre debería entender que yo también soy una mujer de cuidado, no le tengo miedo pero ante todo no permitiré que me separe de ti y querida no finjas ante mí que no sabes nada de negocios- el mentón de su mujer se alzo levemente mientras esta esbozaba una sonrisa altanera y ella simplemente negaba con la cabeza mordiéndose los labios- Tecknovan.
-Nos escuchaste- vio como le asentían- es un proyecto que tengo con Stef en relación a una nueva marca de telefonía y tecnología de punta ¿No quieres saber quién me enseño?.
-Tu abuelo- levanto una ceja ladeando la cabeza- si el hombre tenía dos dedos de frente segura estoy que te educo para ser una digna heredera- rió quedamente era verdad su abuelo había hecho aquello- sabía que tu padre te subestimaba por eso creo el grupo empresarial Fénix por eso le puso ese nombre.
-Alguien hizo su tarea- afirmó enredando su brazo sano en el cuello_ mi mujer es una chica muy lista.
-Soy perfecta ya lo sabes- rió quedamente ante aquello- se bien que al parecer tu abuelo te adoraba, y supongo que esa cabeza potente tuya es la que no te ha dejado conseguir empleo hasta hoy, misma cabeza que te llevo a hacerle una propuesta de negocios a Stefani Del Valle, propuesta que seguramente tus hermanos estarán encantados en apoyar dando el impulso necesario para hacerte presente en Grupo Fénix que estoy segura no existe como tal y solo es una pantalla creada por tu abuelo para distraer a tu padre o evadir impuestos- rió con fuerza ante aquella declaración mirando a su mujer divertida.
-No existe- se dejo caer en una silla de la cocina- Grupo Empresarial Fénix está constituido por mi madre- noto la sorpresa en los ojos negros- si como lo oyes al parecer ella y al abuelo tenían una meta en común y era protegernos de la ambición desmedida de mi padre… la famosa junta directiva como tal es mi madre y dos de sus primas que simplemente hacen el teatro sin poder u opinión alguna, tampoco es que supiera algo de esto… mi madre me lo explico recién porque afirmo que entre nosotras no podían haber mentiras.
-Ya veo… vaya eres la todopoderosa Herendira Villafiel- arrugo la nariz al ver la sonrisa divertida- pobre Víctor se va a morir infartado- negó suavemente- ¿Por qué no quieres que me separe de ti?.
-Porque ira por ti- dejo escapar acariciando su férula-  es como juega… se cree listo y hábil pero cuando las cosas se descontrolan tiende a ser demasiado agresivo e intentara lastimarte para preocuparme o chantajearme quedándose con todo porque eres mi debilidad.
-Una debilidad nada débil- levanto las cejas mientras inspeccionaba las largas piernas escuchando el ruido de los pies descalzos en la cocina mientras su amante abría la puerta del refrigerador-  por mi puede mandar su ejército que no podrán conmigo.
-Engreída- rió por lo bajo siguiendo el recorrido visual hacia la enorme playera que tapaba apenas lo esencial y con la que Vanessa gustaba pasearse cuando estaban solas en casa_ debes tener en cuenta que o bien puede ir por ti o por alguien de tu familia- noto la expresión cambiar de golpe- calma amor tengo todo cubierto.
-En momentos así me doy cuenta de partes tuyas que no sabía que existían- suspiro con algo de preocupación- y las amo todas… porque pasar mi vida contigo será un gran aventura.
-¿Me estás pidiendo matrimonio?- cuestionó enfocando como la playera dejaba al descubierto la curva tentadora del hombro derecho, con solo levantarse y estirar la mano podría tocarlo…. Y de paso hacer un recorrido superficial por la piel de aquellas deliciosas piernas.
-¿Es necesario?- rió con fuerza levantándose de su asiento para finalmente pasar la yema de sus dedos por la piel del hombro antes de dejar a sus labios sustituirlos - ¿Eso quieres?- escucho el tono algo agitado mientras dirigía sus atenciones al cuello.
-Entre tú y yo, hay muchas cosas que no son necesarias- afirmo abrazándola con tranquilidad - las palabras por ejemplo… es como dices… siempre hemos sido un matrimonio.
-Yo nunca dije eso- se separo mirando curiosa los ojos negros - Pero es verdad - dio un suave empujón a su pareja que le miro con cariño - aunque el papelito ayuda por ejemplo a que tipos como tu padre no se metan en nuestras vidas o que tu madre no me interrogue sobre mis honestas intenciones.
-¿Nos casamos entonces?- cuestionó con tranquilidad.
-¿Es necesario responderte?- negó con la cabeza - entonces mejor llamo a la vaga de Amara y la pongo a trabajar… ¿Grande o pequeña?.
-Si es contigo me da igual - vio como le lanzaban el móvil por lo que la enfoco interrogante.
-Llama tu a Virginia, yo simplemente no podre tolerarlo- estallo en estruendosas carcajadas - más le vale darnos un regalo de bodas decente o me las pagara, dile que su bromita no vale- yo llamare a tu madre - la miro extrañada - quiero que mueva su lindo culo hacia acá y me diga qué demonios es eso de traje de invierno - vio el papel que le extendían - ¿Qué?... tiene lindo culo.
-¡VANESSA!
Abrió sus ojos con pesadez… El techo blanco ese techo no lo recordaba se giro enfocando una figura en un escritorio para pardear incorporándose al ver el tinte rojizo en la habitación_ ¿Arian?
-Dormilona- respondió al llamado enfocando a Victoria preocupada, la joven llevaba todo el día durmiendo como si no hubiera mañana, debía admitir que le preocupo que se quedara dormida sobre la mesa… así como la cara de cansancio con la que apareció en su casa, encamino sus pasos hacia la cama acariciando los cabellos negros con suavidad - ¿Tienes hambre?.
-Tengo sueño- noto como la cabeza se ubicaba en su regazo y la chica cerraba los ojos de nuevo, ¿Qué le generaba esa chica que era tan aterrador para ella?, no lo sabía más allá de la necesidad física había algo profundo y verdadero y le aterraba admitirlo… no quería volver a experimentar lo que era perder a alguien de nuevo, no deseaba recibir otra llamada informando una tragedia o simplemente estar esperando a alguien que no llegaría.
Estaba siéndole infiel a su esposo, porque podía sentir a Victoria hasta en el último poro de su piel… era como si Alonso dejara de existir en el mismo momento en que la veía sonreír. Estaba aterrada porque su corazón latía con fuerza cada que escuchaba aquel acento italiano escapar de sus labios, le era imposible no desear levantarse en la mañana si la iba a encontrar en su cama… esa misma mañana le fue imposible no sentirse desolada al percibir su ausencia… le era infiel a su esposo, al recuerdo de su esposo que habitaba en su corazón, al hombre que había amado desesperadamente.
Y sin embargo al verla dormir tranquilamente sobre sus piernas le era imposible terminar con todo aquello, por más que sentía su corazón romperse en mil pedazos, por más que pensara que era una traidora… no quería terminarlo, no deseaba dejar de sentir aquel calor que la embargaba por completo, abandonar la alegría que una simple conversación le generaba…. Además estaba el detalle de ¿Cómo terminar algo que nunca comenzó?, era solo sexo se lo intentaba repetir hasta el cansancio solo sexo y en toda ocasión su mente y corazón le decían lo mismo al unísono ¿A quién trataba de engañar?... nunca fue solo sexo, ella lo sabía y segura estaba que Tory al menos sentía lo mismo.
Escucho el suspiro pesado que escapo de los delicados labios deseando poderle ofrecer más que un corazón lleno de temor e inseguridad, más que noches y tardes de sexo apasionado… deseaba darle tanto, deseaba darle su amor pero era aterrador el solo pensarlo mucho más lo sería expresarlo.
-Amore mio- rió con tristeza enfocando la mirada cielo fija en ella- ¿Estás bien?
-Sí… lo estoy- afirmó besándola con suavidad- solo tengo algo de trabajo acumulado, al igual que tu- señalo las carpetas intentando cambiar de tema desesperadamente, distraerse con algo eso intentaba con el sexo, distraer a su mente de lo que sentía por Tory… concentrarse en las sensaciones de su cuerpo y no en los saltos acelerados de su corazón, o en aquellos gritos en su cabeza que hablaban de traición.
-Vita mía- sonrió de nueva cuenta al percibir como tiraban de ella tendiéndola en la cama_ prego quédate conmigo_ acaricio la espalda con suavidad enfocándola extrañada_ mis padres vendrán… io lo sé.
-¿Hiciste algo malo?- vio como negaban suavemente aferrándose con más fuerza a ella -¿Te quieren llevar?- sintió la voz estrangulada en su garganta al decir aquello - ¿Es eso?
-Si- apretó la mandíbula con fuerza - pero la mia vita es mia… io no quiero marcharme aun…. io quiero quedarme contigo un poco más- sintió el corazón saltar de alegría en su pecho mientras aquella opresión le acompañaba ¿Cómo podía estar feliz y triste a la vez?
-Yo… - intentaba encontrar las palabras, porque aquello era una declaración profunda, no tan abierta pero si una clara insinuación se denotaba por la forma en que ella escondía su cabeza en la almohada que le había generado una gran inquietud expresarlo- quédate en casa- vio la intensidad de los ojos cielo al enfocarla y el intenso sonrojo- quédate en casa... tú y yo, puedo reportarme enferma un poco más- agrego ignorando los temores que se acumulaban a paso acelerado en su cabeza -  te quedas y pasamos una semana más de vacaciones.
-Amore mío- vio como le negaban - tengo molto trabajo… y tu también - se giro intentando tranquilizarse odiaba la idea de tener que separarse de Tory… simplemente sabía que un día regresaría a Italia, se alejaría y ella no debería terminar nada… pero en ese instante no deseaba pensar en ello y ahora… se la querían llevar de su lado, quizás si ella se iba se irían sus torturas pero también se llevaría esa extraña alegría que generaba en su interior la iba a perder de todas formas-  Arian - enfoco el rostro preocupado delante suyo-va bene io me quedo qui…
-Traeré algo para que comas- se levanto turbada dejando la habitación detrás suyo mientras cada paso que daba escaleras abajo le traía consigo un recuerdo de su esposo, el mismo que la perseguía escaleras abajo en las mañanas o se sentaba a desayunar sin camisa, el que la abrazaba interminablemente durante la noche y la reprendía en las mañanas cuando no amanecía a su lado, el hombre que amaba, el hombre que la amaba, el que murió… el que ya nunca volvería. Enfoco la foto de aquel uniforme policial, el rostro serio y los ojos cálidos, habían pasado muchos años y ella nunca estuvo con nadie más, no pensó en nadie más hasta que Victoria apareció.
Se acerco tomando el retrato en sus manos ¿Qué le sucedió con Victoria? Lo cuestiono tan quedamente que estaba segura que nadie la escucharía más que su esposo que la miraba desde la fotografía “Es que no comprendo cómo logro meterse dentro mío” acaricio la silueta del rostro con suavidad… “Me quedo con ella en la cama, a diferencia de ti porque quiero aprovechar todo el tiempo posible”, era verdad no deseaba desprenderse de ella lo supo la noche en que le hizo el amor por primera vez, porque creyó que sería solo sexo pero la palabra que se formaba en su cabeza al verla entregada a sus caricias era una solo amor…. su cuerpo hablaba de amor, porque ella se conocía percibió algo cálido resbalar su mejilla para impactar el cristal dejando las gotitas cristalinas resbalando por él, ella era una mujer que solo entregaba su cuerpo por una única cosa amor… desde que enviudo tuvo interminables tentaciones pero con nadie se había ido a la cama por lo mismo.

Con Victoria le era simplemente imposible, lo supo cuando empezaron a competir desde la primera vez que la cargo, adoraba cargarla, sentir su calor… por eso se perdía en el bosque al llevarla en brazos agradeciendo a Alonso en silencio su necedad de obligarla a cargar su motocicleta porque eso generaba que Victoria no le pesara en brazos. La amaba no tenía caso alguno negarlo y sin embargo se tragaba ese amor por no traicionar la memoria de su esposo, su juramento de serle fiel ¿Pero acaso no lo hacía ya?- La amo - dejo escapar mirándola la fotografía - pero no te preocupes Alonso, ella se ira y yo no la detendré, pero perdona, porque por ahora quiero estar con ella lo que pueda.
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
La Teta Feliz Historias y Relatos ® Sombra234 - Derechos Reservados
© Todos los derechos reservados. Esta publicación no puede ser reproducida, ni en todo ni en parte, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, en ninguna forma ni por ningún medio, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electroóptico, por fotocopia o cualquier otro, sin el permiso previo, por escrito, del autor.

7 comentarios:

  1. que no se vayaaaaaaaaaaaaaa arian y vic son la pareja perfect vamos vic no deje ir a arian... felicidades me encanto el capi como siempre saludos desde mi vzla atten lis

    ResponderEliminar
  2. Que buen capitulo pero que poco trato de stefani y andrea y que mal que el fantasma de alonso no deje ser abierta a sus sentimientos a amara y ese prometido que problema gracias por seguir publicando esta historia ^^

    ResponderEliminar
  3. Me encanto este capitulo y la pareja que mas me emociona es vanessa y herendira :)

    ResponderEliminar
  4. Como siempre buen capítulo, me sorprende que Herendira este adelantada a lo que hará su "padre" espero ver que le tiene preparado a Victor. Por otra parte las declaraciones de amor y los matricidios digo matrimonios que nunca faltan (Estefani y Andre eran un hecho ahora le sigue el de Vanessa y Herendira en este caso se haria por lo grande invitando a la familia Savedra,Villafiel y Sasha).


    ResponderEliminar
  5. Maravilloso capit lo' cada personaje sorprende en cuato avanza a historia.
    Paot, Colombia

    ResponderEliminar

Aviso Legal:

Esta web de entretenimiento ofrece peliculas y series gratis online tanto en castellano, subtitulado, audio latino e idioma original. Sin embargo cabe aclarar que en esta web no se alojan películas, series ni ningún tipo de archivo de streaming o descarga, todo material publicado aquí son enlaces de libre distribución que han sido recolectados de servidores de video como vk.com, vimple.ru, youtube.com, etc. Por lo tanto nosotros no nos responsabilizamos de su contenido, si se tendría que reportar alguna película por favor repórtala en el sitio donde ha sido hosteada, ya que nosotros somos ajeno a esos servidores.