GRACIAS POR TU VISITA

TETA NEWS

Disculpen las molestias. Se me hace imposible seguir
actualizando el blog de La Teta Feliz por problemas de tiempo, por mi trabajo. Yo sigo en mi blog personal, y tratando de actualizar La Teta Historia. Pero no La Teta Feliz. Sepan Disculpar.

Atte Jjaxxel



2 may. 2013

El rol en la pareja lesbiana

Olga Berrios Photostream

El rol en la pareja lesbiana

¿Existen roles definidos en las parejas compuestas por mujeres?


Mucho se habla de los roles que se asumen en una pareja de mujeres. Los mitos y los estereotipos están llenos de una mezcla entre realidad y rumorología del prejuicio. Partamos de la base de que los roles son siempre clichés externos, creados por esa mezcla de verdades mal interpretadas. Si añadimos a esto que generalizar es complicado a la hora de definir conductas humanas, determinar un rol como algo con identidad propia es casi imposible y totalmente incierto.


Pero, ¿qué se dice sobre los supuestos roles en las parejas de lesbianas, y qué hay de cierto? ¿De dónde vienen esas creencias? Vamos a intentar verlo.

El rol masculino y las lesbianas

Que las funciones de un rol se cumplan depende, evidentemente, de lo asumido que sea ese rol. Como hemos dicho, el rol no es más que la figura estereotipada que se acepta socialmente, y que puede ser desempeñada o no por ciertas personas o grupos de personas.

Por ejemplo, cuando hace unos años empezó a hablarse abiertamente de las parejas lesbianas, se “vendió” la imagen de que se trataba de dos mujeres que, atraídas sexualmente, vivían como pareja roles heterosexuales. El mito decía que, siempre, existía en esas parejas quien desempeñaba el rol femenino: la delicada, coqueta, sumisa, insegura y dependiente de su pareja; y la que “hacía de hombre”: fuerte, decidida, protectora, menos sentimental y, desde luego, con aspecto varonil. Por supuesto, esto no es así, pero no deja de tener su explicación, basada en una realidad deformada.

En el estereotipo heterosexual para las parejas, viene ya determinado a priori que debe haber una parte “dominante” y una parte “dominada”; ya sabemos a quién pertenece tradicionalmente cada uno de esos roles, pero lo cierto es que ese patrón de conducta está amplia y profundamente inculcado y asumido en la inmensa mayoría de sociedades. Tan enraizado está que, quienes no cumplen con esas apariencias, son objeto de desmerecimiento personal, incluso ante sí mismo muchas veces. El hombre “siempre” debe dominar y proteger en la relación, la mujer debe agradecer esa protección y seguir sus dictados…Eso es así, a mayor o menor escala, en la línea de pensamiento generalizada. Pues, bien, no se puede negar que, en los primeros tiempos de la tímida y liberadora “salida del clóset” (o del armario) de las lesbianas ante la sociedad, algunas mujeres copiaron ese rol masculino en su aspecto, en parte como señal de identidad (ellas mismas influidas por el mito de la mujer “masculinizada”), en parte como reclamo para otras mujeres frente a los hombres. Por pocas que fueran las que adoptaron esa postura, quizás inconsciente, el mito se hizo eco de que esa forma de conducta era la típica en las mujeres lesbianas: mujeres “femeninas” que se sentían atraídas por mujeres “masculinas”, y viceversa.

Desmitificando, pero… ¿qué hay de cierto?

Pero el rol “masculino” entre mujeres no acaba en el aspecto físico, sino que se extiende sobre la pareja. Se considera, dice el mito, que la parte de la pareja con apariencia más varonil en su aspecto y en sus actos, ostenta mayor control. Y eso puede ser así, en las mujeres que realmente jueguen a esa clase de roles; pero no es ninguna norma establecida entre lesbianas.

En las parejas de lesbianas pueden coexistir toda clase de apariencias físicas, en una o ambas mujeres. Pero, consideraciones de aspecto al margen, el comportamiento llamado “sexista” deriva en un patrón de conducta determinado. Muchas mujeres lesbianas se quejan o reconocen que, sus parejas o ex parejas, no realizan tareas domésticas o no las comparten, que no permiten conducir el vehículo nunca a sus parejas, que son violentas o agresivas cuando se enojan, que se vuelven prepotentes si tienen un trabajo mejor remunerado o participan en mayor grado en la economía conjunta, que insisten en que prevalezca su opinión o decisión frente a la de su pareja, etc. Todas estas conductas u otras consideradas típicamente masculinas, dan pie al mito del “rol masculino” entre las lesbianas.

Cuestión de carácter, educación y pacto

En realidad, es fácil ver que las pautas de comportamiento que se describen pueden pertenecer tanto a un hombre como a una mujer. Que los hombres estén más sujetos a ese rol de poder sobre la otra parte de la pareja, no deja de ser otro estereotipo comúnmente aceptado. Hay hombres que sí participan en los menesteres del hogar, que tienen actitudes igualitarias con su pareja, como hay mujeres heterosexuales que siguen más el “rol masculino” que sus maridos o compañeros. Y, del mismo modo, en las parejas lesbianas o gays puede existir ese componente dominante en uno de sus miembros, o no.

En otras palabras, las circunstancias de cada pareja las componen los caracteres de ambas partes, lo que se le permite al otro o la otra o no, y lo que llega a pactarse, tácita o expresamente, para la convivencia.

El ideal, claro, en cualquier tipo de pareja, es que ambos o ambas compartan todos los aspectos domésticos de forma igualitaria, que no exista ninguna clase de dominio o sentimiento de posesión o dependencia, y que se entienda que son dos personas que se aman y conviven, y no dos roles a desempeñar.

Por Lola Romero
Fuente: About.com


1 comentario:

  1. me parece acertado el post, porque aunque ni en los heterosexales ni en los homosexuales se cumplen a la perfección los estereotipos, estos se han desarrollado o creado gracias a que existe algo de realidad subyacente, por educación, costumbre o simplemente caracter, en la historia se ha visto la dominancia del hombre en las parejas heterosexuales y si es la mujer quien domina, el hombre se vuelve ante la sociedad un cobarde o una persona débil, pero tal vez lo que se piense de forma individual de esa persona no va a repercutir en todos los heterosexuales, en cambio, en el caso de los homosexuales, basta para la sociedad que uno cumpla con el estereotipo para generalizar a todo el colectivo, y tal vez convenga en muchos casos demostrar que no es así, que esos roles son excepciones y no reglas, por ejemplo a un amigo mio que es bisexual y se la pasa en discos de ambiente, le ha sucedido dos veces que un inconveniente con una lesbiana representa un problema mayor, la última vez tropezó a una muchacha y esta estaba totalmente dispuesta a golpearlo, el tropezon fue sin querer en una disco repleta de gente y ella fue incapaz de entenderlo asi, y a pesar de que mi amigo mide metro ochenta y seis, ella intentó golpearlo, el tuvo que decirle que se calmara y al final la novia fue la que logró que se comportara, cuando él me contaba eso me decía que siempre hay una mas dominante que la otra y que se comportan muchas veces como machos cavernicolas, esos son estereotipos, que él cree porque está viendo que se cumplen, a pesar de que sea una excepción y de que él conozca muy bien como se maneja el colectivo LGBT y pertenezca a él. Al final de la conversación llegamos a la conclusión de que muchas lesbianas parecen tener la necesidad de demostrar que son mas rudas que los hombres y que por tal razón ni los necesitan ni los quieren, cuando realmente puedes no necesitarlos y no quererlos sin llegar a esos extremos... pero ella sigue siendo una excepción, pero una excepción que utiliza la sociedad para generalizar y aunque yo nunca me comporte asi, en el momento en que le diga a alguien "soy lesbiana" lo primero que va a hacer es buscar un estereotipo con el cual asociarme y tendré suerte si no conoció a la mujer que conoció mi amigo.
    Sam
    Venezuela

    ResponderEliminar

Aviso Legal:

Esta web de entretenimiento ofrece peliculas y series gratis online tanto en castellano, subtitulado, audio latino e idioma original. Sin embargo cabe aclarar que en esta web no se alojan películas, series ni ningún tipo de archivo de streaming o descarga, todo material publicado aquí son enlaces de libre distribución que han sido recolectados de servidores de video como vk.com, vimple.ru, youtube.com, etc. Por lo tanto nosotros no nos responsabilizamos de su contenido, si se tendría que reportar alguna película por favor repórtala en el sitio donde ha sido hosteada, ya que nosotros somos ajeno a esos servidores.