GRACIAS POR TU VISITA

TETA NEWS

Disculpen las molestias. Se me hace imposible seguir
actualizando el blog de La Teta Feliz por problemas de tiempo, por mi trabajo. Yo sigo en mi blog personal, y tratando de actualizar La Teta Historia. Pero no La Teta Feliz. Sepan Disculpar.

Atte Jjaxxel



13 mar. 2014

La vida es un paso a la vez - Sankh - 24

Capítulo 24:
-      Pensé que jamás llegarías
-      Mierda, una mujer como yo tiene asuntos importantes que atender Amanda, acaso crees que una delicia como yo está disponible así como así; hasta deberías pagar por mi tiempo. – le dijo Belinda besando su mejilla y sentándose frente a ella en la mesa.
-      ¿Ahora eres dama de compañía?
-      Bueno para ti puedo hacer una excepción, la primera hora es gratis. – sonrió maliciosamente.
-      Oh que linda.

-      Si así soy. – la miró detenidamente por unos segundos y continuó. – Que gusto que me llamaras y poder compartir un rato agradable, ya te extrañaba. Esta noche nos embriagaremos y bailaremos sobre las mesas y dormiremos todo el fin de semana porque estaremos en coma, casi en colapso narco alcoterminal.
-      No, prefiero un café.
-      Entiendo, tienes miedo que te viole, es entendible. – Belinda llamó al mesero, le pidió un café y un vino. Esperó que se fuera con la orden, puso sus mano en la mesa y le dijo- Soy toda oídos para ti.
Amanda la miró sorprendida. - ¿Cómo sabes?
-      Es fácil conocerte Amanda, traes una carga dentro que se marca en cada espacio de tu piel.
-      No estés sicoanalizando, siempre haces lo mismo.
-      No estoy aquí como tu psicóloga sino como tu amiga, pero la culpa es tuya que dejas que se te escriba en el rostro lo que llevas en el corazón.
-      Tal vez.
-      Bueno cuéntame la parte que sé y luego me haré la sorprendida con la que supuestamente no sé.
Amanda objetaría por el comentario, pero no había caso decirle que no sabía nada porque en realidad sabía mucho, pero guardó silencio y solo permaneció mirando a Belinda mientras el mesero traía su café y su vino.
-      Gracias guapo. – le dijo Belinda al chico y entonces se volteó a Amanda. – ¿Segura que no quieres pasar el trago amargo con una buena copa de vino?
-      No, completamente segura.
-      Perfecto, me gusta que sea así, eso me confirma que al menos eres inteligente en unas cosas. El dolor es mejor pasarlo a pulso, sobrio, en plena conciencia, porque de lo contrario cuando por fin estés sobria estarás más jodida que antes. – permaneció mirándola y dijo. – Sabias desde el primer día que mi hermana no era una mujer comprometida, no estoy diciendo que es una mala persona; bueno es una maldita desgraciada, pero no es mala. Es solo que antes no le ha dolido…como ahora. No te diré “te lo dije”, pero si te diré “lo sabías”, Karina es una mujer increíblemente brillante, es muy profesional, es hermosa, ambiciosa, pero es fría, calculadora, descomprometida y al darse cuenta que en su vida puede tener lo que quiera, pues así vive; tomando lo que quiere cuando lo quiere. Pude haberte dicho Karina no es la mujer para ti, pero no tenía por qué decirte lo que sabías con seguridad, además que debías pasar tu por le experiencia de ser decepcionada.
-      Es que yo pensé que…
-      Pensaste que sería distinto contigo y más importante que eso que estabas segura que podrías liberarte de los demonios que traías dentro de ti, que te consumían y ahora te matan; ¿continuarás en una relación en la que sabes no hay futuro?
-      Ya terminó, ya no hay nada. – Amanda respondió con una mueca en su rostro.
-      Nunca lo hubo.
Amanda abrió la boca para responder al cometario, pero Belinda` rápidamente la interrumpió. – Lo sabes, así que no trates de decirme lo contrario. Ahora mi pregunta es la siguiente, ¿seguirás ocultando lo que verdaderamente sientes o continuarás buscando a alguien que te haga olvidar ese sentimiento?
-      Ya no importa, ya nada importa Belinda. – sus ojos se llenaron de lágrimas, esas lágrimas que aún no había dejado salir, pero tranquilizó sus sentimientos y su dolor para mantenerlas un poco más de tiempo dentro.
-      ¿Acaso te has detenido frente a frente a ella y le has dicho que te mueres por ella, que la amas desde el primer día, que ella solo es la mujer que deseas a tu lado?
-      No.
-      Yo sé que está jodido todo Amanda, porque ella es hetero, pero grítaselo a la cara, al menos, quizás no sienta nada por ti, pero tú te liberarás, te sentirás más liviana y podrás continuar entonces tu camino.
-      Estuve con Cristina. – logró decir como un murmullo.
-      Bueno siempre estás con ella, vives con ella.
-      No así.
-      ¿Te refieres íntimamente? – preguntó con los ojos muy abiertos.
Amanda la miró y afirmó con la cabeza sin nada más.
Belinda cambió totalmente el semblante y su cara poseía una extraña expresión de no entender absolutamente nada. – ¿Me perdí algo?, porque hasta donde yo sabía… diablos…explícame esto como si fuese una niña, ¿puedes?...maldición esto es mejor que la novela de las 6 de la tarde.- terminó susurrando.
-      Es que todo fue tan raro, de un tiempo para acá comencé a sentir a Cristina distinta conmigo.
-      ¿Distinta cómo?
-      Más atenta, notaba que cambiaba completamente con la presencia de Karina, se enojaba y amargaba tan solo de verla, su mirada era distinta, había situaciones que me daban a entender un interés algo particular hacia mí, que ya no era el mismo de antes de…su amiga. Pero no le di importancia porque pensé que como eran mis deseos, yo estaba confundiendo toda la situación, pero…
-      Pero…
-      Pero una noche me embriagué y ella me besó y yo la besé y nos besamos y fue tan increíble y ella pensó que no recordaría, pero yo si recordé y de ahí en adelante todo cambió y yo quería más…
-      Increíble. – dijo descansando su cabeza en su mano izquierda, mientras con la otra se tomaba todo el vino de la copa. – ¿Y pasó más?
-      Si, fuimos a un concierto y esa noche hicimos el amor. – Amanda dejó ver una sonrisa que más que sonrisa pareció una mueca de dolor.
-      Oye guapo tráeme otra copa - Belinda le dijo al mesero, mientras murmuraba. - Dios la necesito, ¿pero esa noche tú provocaste todo?
-      No, ella me besó nuevamente y ya no pude pensar en estar aguantándome las ganas de tenerla, era inútil ya, Belinda no me pude aguantar, imagínate cuanto tiempo había esperado porque eso sucediera, me enloquecí, lo cierto es que no debí…
-      ¿No debiste qué? ¿Responder a lo que ambas querían en ese momento?, no la obligaste, simplemente pasó y de haber culpables serian ambas que consintieron en dejar escapar sus deseos más secretos. ¿Y qué tal?, no es que quiera los detalles porque no los necesito, es tu intimidad, ¿pero qué sentiste?, de lo que sentiste depende de cuan jodida estés.
-      Ayy Belinda solo fue las más increíble confirmación de que estoy doblemente jodida, nunca jamás yo había sentido lo que ella me hizo sentir.- Amanda puso su cabeza entre sus manos y respiró profundamente sabiendo que era la verdad.
-      Eso es porque la amaste doblemente, ya la amabas a ella, su corazón, su alma, su ser; entonces al amar su cuerpo es el complemento perfecto para decirte querida amiga que estás enamorada de esa niña. Y aunque lo sabíamos es solo una pequeña confirmación, ¿te sinceraste con ella, le dijiste lo que sientes?
-      No. – miró a Belinda esta vez no pudiendo contener las lágrimas.
-      ¿Y eso por qué? Todo iba tan bien que hasta pensé que habías dejado de ser tan cobarde y tonta, pero me doy cuenta que no.
-      No sé porque no lo hice en ese momento, pero ya sé que no lo haré, sería una pérdida de tiempo.
-      ¿Quién dice eso?
-      Yo y…ella, hoy apenas me dijo que sentía que había sido un error todo, que no debió ocurrir, imagínate como me siento. No sé qué es peor, el hecho de continuar soñando y que jamás pudiese tener alguna oportunidad con ella o que ese sueño se haya vuelto realidad y que me diga que la realidad es un error.
-      Debes entenderla Amanda, supongo que es su primera vez con una mujer, entonces debe estar aterrada, por sus sentimientos, por todo lo que ha pasado, está confundida.
-      Y ahora se va, se va de mi lado y eso no lo puedo soportar, te juro que puedo soportar que no me ame, que sienta que todo fue un error, pero no tenerla junto a mí…eso me matará. – Amanda ya no pudo aguantar las lágrimas y las dejó rodar por su rostro con un gran sentimiento.
-      ¿Cómo que se va?, ahora no entiendo nada.
-      Logró un proyecto y se irá por un tiempo y entonces…estará lejos…y eso me matará Belinda…no quiero que huya así, no puedo con esto…
-      Siempre me he preguntado porque la gente se complica la vida con cosas simples, todo es tan fácil como que le digas que la amas y a la mierda todo lo demás, pero como no quieres eso y nadie lo hará por ti, tan solo debes dejarla ir Amanda. Ella está tomando una decisión ahora, sea por cobardía, por huir de ti, por confusión, por miedo, por idiota o solo porque es una oportunidad profesional que no puede desaprovechar, pero debes dejarla ir tranquilamente sino no vas a retenerla y decirle que la amas…hay una frase muy trillada “si amas a alguien déjala ir, si regresa es tuyo, si no regresa nunca lo fue”…solo necesita tiempo Amanda y tú también. A mi entender son dos niñas tontas que deberían meter a una habitación completamente desnudas y no dejarlas salir hasta que se coman o se digan todo lo que guardan. Amanda, debes tomar la decisión de ser feliz, de vivir conforme a como deseas y con quien quieres, ambas sufrirán por estar lejos una de la otra, pero si te ama regresará, si la amas irás tras ella, si se aman estarán juntas sea cual sea la situación, en cambio sí fue un error entonces debes dejarla ir y que crezca profesionalmente y con ello crecerá como persona.
Amanda permanecía escuchando a Belinda con su frente descansando en su mano, su rostro rojo, sus ojos hinchados, las lágrimas rodando por sus mejillas…era la primera vez que dejaba ver su dolor, la primera vez que afirmaba su amor por Cristina, la primera vez que se mostraba indefensa, la primera vez que su corazón se sinceraba, la primera vez que sentía un dolor tan desgarrador que le costaba respirar. – No podré sin ella.
-      Si, podrás por ella. – Belinda tomó su otra mano que permanecía en la mesa y la acarició. –Las lágrimas limpian el alma y sin duda te harán ver con claridad, nunca te avergüences de tus sentimientos y jamás desistas de luchar por lo que deseas.
El dolor no había pasado, pero al menos ese nudo en la garganta había desaparecido y se sentía un poco aliviada. La charla con Belinda sin duda había ayudado mucho, ella desde hacía mucho sabia sus sentimientos por Cristina, no es que confiara más en ella que en Kathy, era solo el hecho de que Belinda no tenía una lazo tan fuerte con Cristina como Kathy y a la hora de ver la situación no entrarían los sentimientos en sus puntos de vista y hoy había sido de gran ayuda.
Ya era hora de regresar a casa, era muy tarde y estaba rendida, se despidió de Belinda con un gran abrazo y comenzó su viaje a casa. Su mente iba llena de cientos de pensamientos y todos la llevaban a Cristina, sobre todo cuando escuchó una canción en la radio que la hizo respirar profundo…

No, no te vayas 
Aún quedan palabras 
Mil frases del alma 
Y entre ellas no estaba un adiós 
Espera por Dios 

Falta besarte más, acariciarte 
Además hay promesas 
De esas que hay que cumplir 
No te puedes ir 

Rompecabezas sin piezas 
Los planes , los sueños que apenas comienzan 
Esto es un error 
Nadie más va poner en tu boca su amor 
No como yo 

Te amo sin miedo 
Te amo cobarde 
Te amo sin tiempo 
Te amo que arde 
Y lo sé, te perderé 

Te amo dormida 
Te amo en silencio 
Te amo mi vida 
Te amo lo siento 
No hay nada que yo pueda hacer 
En cuanto cruces la puerta te voy a perder 

No, no te vayas 
Aún el café no está listo 
Yo sé que no has visto de mí lo mejor 
Espera por favor 
Y es que falta besarte más, acariciarte 
Además de mil cosas 
Que no son hermosas sin ti 
No te puedes ir 
Rompecabezas sin piezas 
Los planes, los sueños que apenas comienzan 
Esto es un error 
Nadie más va poner en tu boca su amor 
No como yo 

Te amo sin miedo te amo cobarde 
Te amo sin tiempo 
Te amo que arde 
Y Lo sé, te perderé 
Te amo dormida 
Te amo en silencio 
Te amo mi vida 
Te amo lo siento 
No hay nada que yo pueda hacer 
En cuanto cruces la puerta te voy a perder.
------------------------------------------------------------------------------------------------------
La Teta Feliz Historias y Relatos ® Sankh - Derechos Reservados
© Todos los derechos reservados. Esta publicación no puede ser reproducida, ni en todo ni en parte, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, en ninguna forma ni por ningún medio, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electroóptico, por fotocopia o cualquier otro, sin el permiso previo, por escrito, del autor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aviso Legal:

Esta web de entretenimiento ofrece peliculas y series gratis online tanto en castellano, subtitulado, audio latino e idioma original. Sin embargo cabe aclarar que en esta web no se alojan películas, series ni ningún tipo de archivo de streaming o descarga, todo material publicado aquí son enlaces de libre distribución que han sido recolectados de servidores de video como vk.com, vimple.ru, youtube.com, etc. Por lo tanto nosotros no nos responsabilizamos de su contenido, si se tendría que reportar alguna película por favor repórtala en el sitio donde ha sido hosteada, ya que nosotros somos ajeno a esos servidores.