GRACIAS POR TU VISITA

TETA NEWS

Disculpen las molestias. Se me hace imposible seguir
actualizando el blog de La Teta Feliz por problemas de tiempo, por mi trabajo. Yo sigo en mi blog personal, y tratando de actualizar La Teta Historia. Pero no La Teta Feliz. Sepan Disculpar.

Atte Jjaxxel



7 mar. 2014

La vida es un paso a la vez - Sankh - 18

Capítulo 18:
Cristina trató de ocultar cada latido de su corazón que la podía delatar y comenzó a buscar algo de ropa en una de las maletas, deslizó la toalla que cubría su cuerpo y fue a parar al suelo. Tomó un camisón y se lo puso, estiró la mano y alcanzó unas bragas para colocárselas cuando escuchó el celular de Amanda que timbraba en algún lugar en el que ella aún no había localizado, a lo lejos se escuchó la voz ahogada por el ruido de la ducha que dijo – Cris responde por fa.

Cristina se dejó dirigir por el sonido del teléfono hasta que logró encontrarlo, lo tomó y respondió – Hola.
-      Hola, ¿Cristina?
-      Amm sí.
-      Ahh bueno, vaya casualidad. – dijo Karina con sorpresa.
Cristina reconoció la voz, cerró sus ojos y junto sus dientes con fuerza. – Hola Karina.
-      Hola Cristina, que sorpresa escucharte en este número.
-      Bueno es solo que Mandi está en la ducha y yo…- Cristina comprendió que esa parte debió omitirla totalmente.
-      Ohhh, en la ducha, vaya y ¿dónde están ustedes? – con un tono bastante firme.
Cristina frunció el ceño y respiró sonoramente para dejar muy en claro que le disgustaba bastante estar hablando con Karina. – Si se trata de explicaciones, no soy quien te las dará, ni tengo la responsabilidad, ni me da la gana, así que te pasaré a Amanda y hablas a gusto con ella.
-      ¿Irás por ella a la ducha querida? – preguntó sarcásticamente Karina.
Cristina sonrió traviesamente. – Por supuesto debido a la urgencia del asunto, debe ser inmediatamente, así que solo espera. – Cristina caminó hasta la puerta del baño y justamente salió Amanda con unos pantaloncitos muy cortos y una camisa muy ceñida. Cristina ni siquiera la miró con detenimiento, tomó el celular y se lo alcanzó de manera brusca poniéndoselo en su pecho con fuerza.
Amanda sostuvo el celular con ambas manos y preguntó. -¿Quién es?
-      Tu mu-jer-ci-ta. – separando enfáticamente en silabas la palabra mujercita, caminó fuera de la habitación sin mirar siquiera atrás.
Amanda abrió los ojos y realizó alguna extraña mueca con la boca que solo expresaba su genuina confusión.
-      Si, hola.
-      Hola perdida.
-      Hola Karina. – respondió con resignación.
-      ¿Cómo estás?, supongo que muy bien.
-      Estoy genial, estoy acompañando a Cris en el concierto al que deseaba asistir.
-      Veo, ¿y qué tal?
-      Fabuloso…
-      No lo dudo, solo deseaba contactarte para ver la manera en la que podríamos encontrarnos y cenar.
-      Bueno, ¿qué tal si en la semana te llamo y quedamos para uno de esos días?– respondió Amanda con diligencia.
-      Me parecería general. Oye Amanda, Cristina y… - guardó silencio prontamente aguantándose las ganas locas de decir mucho más.
-      ¿Cristina y…? – preguntó Amanda con gran curiosidad.
-      Ammm no nada, solo olvídalo, entonces quedamos en lo planificado y nos vemos en la semana.
-      Cuenta con ello.
-      Gracias cariño, te he extrañado mucho; es que no tienes idea de cuánto y no sabes lo mucho que deseo poder dialogar contigo y ver de qué manera podemos continuar.
Amanda respiró dejando salir su aire por la boca, cerró los ojos y permaneció en silencio.
-      No tienes que decir nada, la que debe decirlo todo aquí soy yo, porque fui yo quien lo arruinó todo, pero… - se escuchó un suspiro al otro lado de la línea.
-      Tendremos esa conversación. – dijo Amanda con nostalgia.
-      Gracias.
-      Hasta entonces linda.
Amanda caminó hasta donde se encontraba Cristina que había regresado a buscar sus bragas que habían quedado en la cama antes de tomar el celular, pero era como el lugar equivocado para ponérselas, así que decidió caminar hasta el baño para así encontrarse con Amanda frente a ella.
-      ¿Puedo saber qué te pasa? – la pregunta no se hizo esperar con bastante fuerza.
-      ¿A mí?, absolutamente nada. – le sonrió con ironía.
-      Si claro, por si no lo sabes soy mujer y cuando usamos la palabra nada en realidad nos pasa algo y cuando usamos la palabra absolutamente es muy grave la situación.
Cristina no continuó su paso al baño y se devolvió a la maleta que aún estaba sobre la cama mientras Amanda seguía todos sus movimientos con la vista.
-      Te ayudo con esto. – dijo Amanda mientras movía la maleta de sobre la cama y Cristina aprovechaba para alejarse de ella. Amanda arrugó sus cejas en una clara señal de no entender la situación, pero había algo que debía aclarar lo antes posible. – Karina no es mi mujer o mejor dicho mi mujercita.
-      ¿No?, bueno estás con ella. – le dijo con tono irritado.
-      No, no lo estoy. – Amanda respondió en afirmación.
-      Si se nota mucho eso, bastante notable.
-      ¿Y si estuviese con ella, eso fuese algún problema para ti?
Cristina simplemente permaneció en silencio y trató que la pregunta no la afectara en lo más mínimo.
Pero Amanda ya había decidido que no dejaría que las cosas simplemente quedaran en un nada. – Te pregunté que si en algo te afecta el hecho de que regrese nuevamente con Karina. – le preguntó mientras no apartaba la vista de su rostro.
Cristina estaba completamente desorientada, pero aun así no quería demostrar su estado de locura psicomaniático. – No, la verdad en nada me afecta, ese es tu maldito problema. – le respondió mirándola fijamente a los ojos.
-      Cierto es mi maldito problema, pero a mi entender te interesa mucho.
-      Mira Amanda, tu muy bien puedes hacer lo que gustes con tu vida, yo no soy quién para decirte que hacer o que no hacer con ella, tampoco tengo el derecho de decirte si es bueno que regreses con la Karina esa, no tengo derecho…
-      El derecho que te da tus sentimientos. –Amanda se acercó a Cristina y se detuvo frente a ella, no dijo nada, solo alzó una mano y con el dorso acarició el rostro de Cristina.
Cristina se sobresaltó con el comentario y quedo más sorprendida con la acción de Amanda. Mantuvo los ojos cerrados, sintiendo libremente la ternura de aquella caricia. La caricia murió cuando Amanda acarició con un dedo sus labios, Cristina respiró profundo mientras abrió un poco su boca, se dejó embriagar por esa sensación placentera, pero rápidamente abrió los ojos y se apartó.  - ¿Qué sentimientos?, ningún derecho tengo Amanda.
Amanda estaba decidida a revivir aquel beso que le quedó gustando, estaba completamente decidida a desmarañar todos esos sentimientos que la estaban confundiendo y la estaban llevando a regresar al primer día…
Amanda caminó tras Cristina y la tomó del brazo atrayéndola a ella, la sostuvo de ambos brazos y la pegó a su cuerpo, mientras no apartaba la mirada de sus ojos.
-      Amanda, ¿qué estás haciendo?, detente por favor – dijo con gran nerviosismo y confusión, pero con la necesidad profunda que no se detuviese.
-      Hoy no estoy ebria cariño y solo quiero y necesito que me beses como aquella noche. – soltando el agarre de sus brazos y posando sus manos en su cintura.
Cristina simplemente sintió que moriría de un ataque cardíaco prematuro, era joven, pero todo su ser le indicaba que la muerte estaba cerca, mareos, escalofríos, presión cardiaca alta, vista nublada, temblores involuntarios, sonrojo desmedido…calentura alta, muy alta. – Amanda…yo…es que…sabes que…
-      ¿Ahora eres tú la que te acobardas?
-      ¿Acaso me llamas cobarde a mí? – la miró Cristina con su ceja arriba y con disgusto.
-      Aja – respondió Amanda mordiendo su labio inferior.
Ninguna apartó la mirada, sus ojos clavados una en la otra. Amanda sostuvo más cerca de su cuerpo a Cristina, descansando plácidamente sus manos en su cintura.
-      Es increíble que me llames cobarde a mí, precisamente a mí. – susurró con tono burlesco.
-      ¿No lo eres?
-      Por supuesto que no. – respondió rápidamente.
-      Entonces…- Amanda alzó sus cejas.
-      ¿Entonces qué Amanda?
-      Que me demuestres que no eres una cobarde. – sonrió con una sonrisa cargada de mucha sensualidad.
Cristina movió su lengua a un lado de sus labios y sonrió con gran cinismo, acto que hizo que Amanda suspirara y mordiera sutilmente su labio inferior Estaba deseando besar esos labios que la habían hecho estremecer antes, quería esta vez estar consciente de saborearlos y de sentir su calidez, ella estaba segura de quererlo, pero quería que Cristina estuviese más que segura en esta ocasión.
-      No juegues conmigo Mandi, no lo hagas, ¿sí?, esto en realidad puede salir mal…
-      Cobarde. – le sonrió Amanda.
Cristina comprendió que Amanda solo la estaba provocando, pero no le importaba porque estaba consciente de lo que quería. Dirigió su mirada a los ojos de Amanda y nos los apartó mientras se acercaba despacio, muy despacio para poder mantener su vista en sus ojos.
Amanda cerró los ojos solo cuando sintió la respiración de Cristina muy cerca de ella, hasta que sintió el roce de aquellos labios que había deseado tanto, el solo contacto la hizo estremecer.
Cristina sintió lo conocido de aquellos exquisitos labios, sentía desbordar todo tipo de emociones y sutilmente acarició con su lengua los labios de Amanda quien rápidamente le respondió de igual manera trazando la curva de los labios de Cristina.

Cristina posó ambas manos en el rostro de Amanda y despegó sus labios sutilmente, buscó sus ojos que aún permanecían cerrados y se separó de Amanda. – Como ves yo no soy la cobarde aquí y se apartó completamente mientras su cara era dibujada por una gran sonrisa y completamente segura que este jueguito le podría salir muy caro…
------------------------------------------------------------------------------------------------------
La Teta Feliz Historias y Relatos ® Sankh - Derechos Reservados
© Todos los derechos reservados. Esta publicación no puede ser reproducida, ni en todo ni en parte, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, en ninguna forma ni por ningún medio, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electroóptico, por fotocopia o cualquier otro, sin el permiso previo, por escrito, del autor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aviso Legal:

Esta web de entretenimiento ofrece peliculas y series gratis online tanto en castellano, subtitulado, audio latino e idioma original. Sin embargo cabe aclarar que en esta web no se alojan películas, series ni ningún tipo de archivo de streaming o descarga, todo material publicado aquí son enlaces de libre distribución que han sido recolectados de servidores de video como vk.com, vimple.ru, youtube.com, etc. Por lo tanto nosotros no nos responsabilizamos de su contenido, si se tendría que reportar alguna película por favor repórtala en el sitio donde ha sido hosteada, ya que nosotros somos ajeno a esos servidores.