GRACIAS POR TU VISITA

TETA NEWS

Disculpen las molestias. Se me hace imposible seguir
actualizando el blog de La Teta Feliz por problemas de tiempo, por mi trabajo. Yo sigo en mi blog personal, y tratando de actualizar La Teta Historia. Pero no La Teta Feliz. Sepan Disculpar.

Atte Jjaxxel



29 oct. 2013

No Me Olvides - Sombra234 - 39

Capítulo 39
EMOCIONES
Silbare la canción del recuerdo en el día y en la noche te hare manzanilla para verte dormida en mi  piel…
Sentirme Vivo.
Ansiedad…llevaba desde que salió del restaurante sentada allí, varios vecinos la habían saludado otros simplemente la observaban extrañados y ya por la hora de la noche, el viento frío corría y las miradas pasaron de ser curiosas a lastimeras.

Tenía horas sentada frente a la puerta porque ella tarde o temprano debía aparecer, toco la puerta hasta el cansancio, la llamo al celular hasta quedarse sin batería y rezaba porque apareciera, estuvo incluso por tomar su automóvil para ir a golpear a Fabrizzio pero no deseaba moverse y que ella no la encontrara.
Levanto la mirada asombrada al ver una camioneta maldiciéndose por lo bajo al reconocerla como la de la familia Savedra Arian la iba a matar el doble ahora, vio la puerta abrirse dando de lleno con la cara de Rachel que le sonrió de manera tranquilizadora - ¿Qué haces fuera?.
-Io la espero - dejo escapar viendo como movían el juego de llaves delante de ella - necesito hablarle.
-Me alegro de haberme adelantado es día de reunión - vio la cara confundida - deberíamos estar todos desde las tres pero Amara no respondía el teléfono, Vanessa está desaparecida y Susan me dijo que mejor viniera a ver qué demonios sucedía - la vio abrir la puerta con tranquilidad y encender la luz - por un demonio - se asomo dentro parpadeando completamente sorprendida, aquella sala parecía una zona de desastre, los sillones estaban tirados y la estantería con las fotografías de Alonso en el piso con las mismas esparcidas por doquier subió corriendo las escaleras gritando el nombre de la mujer que amaba sin éxito alguno, empujo la puerta de la recamara matrimonial para encontrar el mismo desastre ¿Qué demonios había pasado allí?.
Bajo las gradas para ver a Rachel levantando las cosas_ llame a Susy no tarda en venir- vio la mirada desviarse levemente -¿Discutieron? - le negó-  No creo que haya sido un ladrón, porque bueno no se llevaron nada y todo está cerrado… en resumen creo que el objeto de la ira de Amara fue Alonso  la miro sorprendida - digo literalmente destruyo todo lo que se lo recordaba…
-Io no se qué paso - trago grueso mirando la medalla tirada en el piso entre los cristales de su caja se arrodillo rescatándola del desastre para acariciarla levemente - Io…
-No te preocupes la vamos a encontrar, ayúdame a limpiar - asintió suavemente depositando la medalla en la repisa con cuidado para intentar limpiar todo aquello…
Desastre la palabra desastre estaba oficialmente fuera del diccionario, porque se estaba quedando corta por mucho, los ojos negros se desviaron enfocando los de su amiga que le miraba preocupada antes de regresarla a la pista de baile donde su cuñada bailaba de manera candente con todo desconocido que se ponía a tres pasos de ella y todo desconocido en aquel bar estaba más que encantado, tenía bien vigilados a los tipejos esos no se fueran a ir de manos, cosa difícil teniendo en cuenta los movimientos de Amara.
Vio las caderas bajar con sensualidad mientras aquella botella permanecía en la mano derecha para ser empinada cada tanto, noto los cuerpos varoniles literalmente aplastar al femenino estaba por dar un salto cuando noto los cabellos pelirrojos dirigirse a la pista apartando a los hombres con elegancia para llevarse toda la atención de Amara que no dudo en pegarse a su mujer del todo- Es  mi cuñada… casi hermana… mi cuñada - repitió intentando tranquilizarse al ver a Herendira seguirle el baile a la perfección - mi mujer… mi… mi mujer…
-Cálmate - enfoco a Virginia - tu mujer esta previniendo que te pelees con medio bar por defender a la descontrolada de tu hermana_ asintió suavemente - tengamos calma a  como bebe no tarda en caer inconsciente….
Amara enfoco los cabellos rojos antes de colgarse del cuello con suavidad percibiendo el olor característico de Herendira - Todo está bien- le llamo la atención la suavidad de aquella voz - no me iré…. Estoy aquí contigo…
Cerró los ojos para empinarse la botella separándose de Herendira sin dejar de bailar, los mantuvo cerrados recordando la cara sonriente de Alonso cuando salían a bailar… su querido esposo, se recordaba a si misma sobre él en interminables noches de pasión en que se entregaba sin reparos entre gemidos y jadeos, el pecho musculoso y varonil moviéndose sobre ella mientras los ojos negros la enfocaban con deseo y sus manos abarcándolo del todo… su apasionado amante, el que le enseño a descubrir cada necesidad de su cuerpo, el que la poseía a su antojo al que juro amar siempre en una tarde lluviosa… el que la abandono para nunca más volver.
Se empino de nuevo la botella ¿Cuántas llevaba ya? No lo recordaba percibió las manos de Herendira alrededor de su cintura por lo que la enfoco dándole a entender que aun no estaba tan borracha ¿O sí?, empezó a saltar levemente antes de volver a cerrar los ojos… deseaba evitarlo pero no  podía cada que los cerraba lo veía a él, a sus manos recorriendo su cuerpo, su barba haciéndole cosquillas entre los muslos, lo notaba irguiéndose tan sensual y abrazador…¿Por qué recordaba a Alonso en la cama?, siempre que lo recordaba pensaba en el esposo cariñoso que era, no en el amante excepcional que constituía… para ella en esas noches era como un ángel furioso y demandante que la arrastraba a límites inexplorados…. Era peligro puro, le encantaba mover rítmicamente sus caderas con las de él sin dejar de mirarlo mientras lo hacía, verlo convertirse en nada aferrado a su cuerpo.
Dio un giro para descender levemente antes de girarse abriendo los ojos y dando de lleno con unos color cielo intenso se detuvo en seco parpadeando antes de escuchar la voz de Herendira y negar con la cabeza llevándose la botella a los labios de nuevo.  Victoria era diferente, intento no cerrar los ojos de nuevo empezaba a sentirse mareada y sabia que si los cerraba quizás algo malo ocurriera pero le fue inevitable no hacerlo, casi soltó un gemido de gusto al ver en su mente el cuerpo desnudo de Victoria irguiéndose sobre el suyo, tan delicada y sentimental… una diosa envuelta en sudor que le regalaba sus gemidos rítmicos y abrazadores, ella no era un ángel furioso y demandante, era uno cuyas alas la envolvían apasionadamente exigiéndole más… podía deshacerse entre sus brazos en un segundo antes de que volviera a surgir con fuerza colmándola de placer.
Se detuvo en seco negando con la cabeza varias veces ignorando la mirada preocupada a pasos suyos ¿Cómo podía siquiera pensar en Alonso para luego pensar en ella?, se termino de lleno la botella antes de empujarla sobre el pecho a pasos suyos exigiendo otra… quizás si tomaba suficiente dejaría de pensar, se llevo la mano a la cara para ver el cuerpo masculino y los ojos oscuros antes que estos cambiaran por unos cielo y un torso femenino, grito con ira intentando controlarse, para apartar con rudeza la mano que intento posarse en su hombro.
Estaba tambaleante al parecer si había bebido mucho, ¿Entonces porque los malditos recuerdos no se ahogaban de una jodida vez? Estiro la mano tomando una botella nueva que le era tendida para enfocar sorprendida a su cuñada que le negaba con la cabeza por lo que simplemente le dio un firme empujón empezando a beber, le dio la espalda ignorándola… Alonso lo odiaba tanto por haberse marchado, por no pensar en ella y cuidarse más… por arriesgarse, porque se arriesgo de más ni él ni su pareja esperaron refuerzos, creyeron manejar la situación sin problemas y acabo muerto… dejándola como todos en su vida… todos la abandonaban al final.
Victoria no era mejor que su madre o Alonso, haría lo que todos al final, empezaba a creer que era peor que ellos  “Antes de que digas algo… ella es mía es mi prometida, se irá a Italia conmigo y se olvidara de ti, me ama desde que tiene nueve años y eso no lo cambiaras por aparecer repentinamente…” lanzo la botella al piso generando que se rompiera en mil pedazos, esa maldita italiana solo estuvo jugando con ella experimentando u aprendiendo para colmar de placer a ese maldito… - Eres mía- murmuró con ira llevándose las manos a la cara para verla convulsionándose de gusto contra su cuerpo - Mía… no suya - repitió por lo bajo - ¡MIA!- las manos en los hombros la hicieron girar mientras notaba como la paciencia de Vanessa se había ido de paseo y la arrastraba a la barra del bar, vio la bebida que suponía era algo para bajarle el alcohol delante suyo que ignoro campalmente tomando lo que fuera que tomara Virginia para beberlo.
No tenía sentido nada ya, ni la música del bar, ni la bebida, ni todas las botellas que tomara la harían olvidar las palabras de ese tipo en el teléfono o la realidad dándole de lleno en la cara era una pesadilla… sabía que Victoria se iría tarde o temprano, pero nunca imagino que estuviera jugando con ella… cuando se le entregaba era tan apasionada y delicada, abrazadora y sentimental que era difícil imaginar que mintiera cuando parecía dar la vida en cada uno de sus encuentros… pero lo hacía mentía tenía a alguien en Italia que la esperaba para hacer su vida a su lado, a un maldito imbécil que no la haría sentir ni la mitad del placer que ella le prodigaba de eso estaba segura… así que al demonio  su madre, Alonso y la italiana… al demonio el mundo entero, estiro la mano tomando una botella de ron ante la mirada sorprendida del cantinero para empezar a tomársela de un sentón… la inconsciencia era tan tentadora…
Tranquilidad una tan embriagadora que parecía casi irreal miraba los cuadros en las paredes la mayoría pintados por su madre, esa habitación la llenaba de paz una que no experimento durante todo el día. Giro a enfocar a Stefani que acababa de preparar la cama para dormir tarareando una canción con tranquilidad, noto los movimiento se detenían y la sonrisa embargaba todo el rostro- ¿Qué pasa extraña?
-Perdóname- vio el cuerpo acercarse al suyo y como con suma tranquilidad empezaban a desabotonar su blusa- yo no quería que vinieras, no deseaba que escucharas todo esto o vieras como, como…
-Te amo- enfoco los ojos azul profundos delante- y no me importa lo que los demás digan o piensen de ti porque yo conozco a la maravillosa persona que eres, mi esposa es fuerte, dulce y amable… como su madre…
-Rocky- cerró los ojos al recibir el beso dulce y profundo_ yo también te amo, de verdad lo lamento- percibió las manos colarse en su blusa hacia sus hombros para retirarla del todo mientras parpadeaba algo sorprendida y avergonzada _ ¿Stef?.
-No mentiré- le afirmaron- si me enfado no encontrarte en casa en la mañana y menos me gusto que vinieras con ella- cerró los ojos para recibir los labios suaves y delicados en su cuello- porque eres mi esposa y te amo… no puedo evitar ser algo celosa en ocasiones, ella te conoce de una forma que yo no…
-Tú me conoces de miles de formas que nadie más- acaricio el cabello con delicadeza percibiendo como los besos migraban a sus hombros- mis heridas, mis alegrías… conoces todo de mí…
-No conozco tu pasión- la voz fue tan baja y oscura que parecía más un embrujo - esa que te niegas a darme… que escondes con tanta vehemencia de mi ¿Por qué?... la verdad.
-Temo que esa persona no te guste- un nuevo beso en los labios mientras que las manos acariciaban su abdomen la envolvió por completo- yo… el sexo para mí siempre fue un sustituto de algo, una acción que intentaba me ayudara a llenar un vacío enorme que sentía en mí… tú mereces más que eso porque…- percibió los labios posarse sobre los suyos lenta y sensualmente, mientras ella se unía al movimiento sintiendo los pulmones colapsar mientras su alma abandonaba su interior al perder el contacto.
-Tontita- la miro con sorpresa- tú y yo no tendremos sexo haremos el amor es algo muy diferente- medio sonrió al escuchar la respuesta queda- trabajaremos en eso del vacío… lo venimos haciendo- acaricio la mejilla con suma delicadeza- un día simplemente se ira y ni lo notaras, a partir de hoy te despertaras siempre a mi lado en algunos años te despertara algún niño o niña saltando sobre ti- escucho el cierre del pantalón bajar- tendremos navidades largas, fiestas infantiles, miles de cenas románticas y mucho amor en nuestras vidas- la sensación de la ropa abandonar su cuerpo le paso casi desapercibida al verse perdida en la inmensidad de aquellos ojos.
Tranquilidad….  Tan profunda y embriagadora,  eso era Stefani tranquilidad pura, amor profundo, la felicidad tenía su nombre, el futuro su rostro,  el vació no existía ya…. Desde que le dijo si… el vacío desapareció, ahogo un gemido al percibir como la recostaban en la cama viendo el techo de colores claro -Era la habitación de mi madre- dejo escapar provocando que todo movimiento se detuviera.
-¿Quieres qué pare?-  negó suavemente para retirar las ropas que cubrían el cuerpo de Stefani, no deseaba detenerse… tampoco era el lugar idealizado que deseo pero por alguna razón se sentía tan tranquila, la cama era tan suave.
Besos pausados, cálidos y envolventes había tenido incontables noches de pasión pero suponía que hacer el amor en sí era algo completamente diferente, empezando quizás por esa sensación que la hacía sentir plena mientras recorría el cuerpo de Stefani con paciencia, al tiempo que la sentía a ella recorrer su cuerpo, notaba los labios entreabiertos como conteniendo al aire por breves instantes mientras se dejaba llevar por sus caricias… el cuerpo de ella le parecía tan perfecto, notaba la cabellera rubia esparcida sobre la almohada como si fuera una lluvia de sol que le era tentadora e irresistible, simplemente no podía dejar de mirarla.
Las manos apresaron su rostro pegándola contra el cuerpo que se arqueaba hacia ella necesitado, y la abrazo como nunca abrazo a nadie en su vida deseando no soltarla nunca… esperando que esa fuera su cárcel y su libertad, percibió el suave temblor por lo que enfoco los ojos notando el deje de anticipación en ellos y sonriendo… entregarse… entregarse realmente a alguien era algo más que una cuestión física, era dejar el alma en cada abrazo o beso, dejar la vida en aquellas caricias que enloquecían y la enloquecían, describir la sensación física no tenía sentido porque le era indescriptible ni siquiera podía razonar que sentía al estar en brazos de Stefani porque todo estaba sobrando todo aquello que no fueran aquellos ojos, el sonido de la respiración por completo descontrolada y su nombre brotando de sus labios… siendo fiel al alma de Stefani que la llamaba como si fuera ella su religión y todo cuanto necesitaba para ser dichosa.
¿Los sueños existían? ¿Podían hacerse realidad?. Su respuesta invariable sería si… porque esa noche estaba cumpliendo el suyo, compartiendo su vida con la mujer que más amaba compartiendo todo lo suyo sin reservarse nada y aceptando todo lo que le daban, podía recorrer con sus labios aquella piel un millón de veces que en cada una de ellas gritaría que su vida era un milagro solo por disfrutar de aquel instante fugaz, de la sensación de compartir su cuerpo, su sudor, su aliento, su vida y su fe con la persona que amaba que la amaba… por sentir al universo entero fragmentarse para concentrarse en aquel azul profundo y desgarrador, mientras su cuerpo se convulsionaba en oleadas de un placer tan infinito que juraría que el paraíso podía existir en la tierra siempre y cuando tuviera a su lado a la mujer que tanto amaba.
Inquietud eso sentía mientras se paseaba por aquel traspatio desierto con una única figura enfrente que la miraba fijamente- ¿A qué viniste?- cuestiono con rudeza porque ella no era de jugar juegos estúpidos era de enfrentar hechos.
-Vine porque renunciaste- dio grito ahogado dando un rodeo antes de detenerse encarándola.
-Claro que renuncie… no tenía sentido quedarme allí y además ¿Qué te importa lo que haga o deje de hacer?- afirmo con ira.
-Me importa y mucho- se detuvo en seco a pasos de ella- porque te fuiste sin más y… y… y… siento que es por mi culpa- vio las manos apretándose en los costados mientras los ojos la miraban suplicantes.
-No te des tanta importancia - afirmó con ira - voy y vengo en mi vida a placer, ¿Crees que huyo de ti?.
-Eso haces- soltó una risa divertida intenta ocultar su turbación al verse descubierta - huyes de mi sin dejarme siquiera hablar…todo…todo…
-¿Hablar qué? Por un demonio Evelyn - tomo aire intentando calmarse - no tenemos nada de qué hablar… porque no hay nada entre nosotras aparte de buen sexo y tu lo dejaste claro.
-Yo nunca dije eso- la observo temblar de pies a cabeza- en mi vida dije que lo nuestro era solo sexo, así que no pongas palabras en mi boca… q...
-¿QUÉ LO VAS A NEGAR?- se llevo las manos al rostro con frustración -VAS A VOLVER CON ESE PENDEJO- ahí estaba no lo podía controlar que se fuera el mundo al demonio porque no se lo iba a guardar más  -EL MISMO QUE TE ABANDONO CON LOS NIÑOS SIN MIRAR ATRÁS - le dio un fuerte golpe a un árbol - ESE IMBECIL QUE TE HIZO SENTIR INFERIOR… VAS A VOLVER CON ESE TIPO - estiro las manos hacia ella- EN LUGAR DE QUEDARTE CONMIGO.
-Cariño escúchame - retrocedió al verla acercarse - sé que lo que dije fue horrible pero, pero… yo…yo…
-¿DE VERDAD CREES QUÉ ESE IDIOTA TE DARA LA MITAD DEL AMOR QUE TE OFREZCO?- intentaba controlarse, lo estaba intentando con tantas ganas pero su cerebro parecía desconectado mientras su corazón controlaba del todo su condenada capacidad de hablar -  VAS A IRTE DETRÁS DE EL…. DE ÉL Y SU LÓGICA INNEGABLE… VETE CON EL ENTONCES…. ¡Y NO VENGAS A LLORARME CUANDO SE LARGUE DE NUEVO!... porque…por qu….
-Karina amor por favor- aparto la mano que intento posarse en la suya con violencia no quería que la tocara - escúchame solo quiero que me escuches…
-Quieres que te escuche decir que lo amas- trago grueso unos instantes- que será lo mejor para Raúl y Alison… que es lo mejor para ti-  se separo dándole la espalda- quieres que te escuche decir que es adecuado, lo socialmente aceptable… lo que siempre quisiste para ti… no lo quiero escuchar- sintió algo húmedo bajando por su mejilla y se maldijo por su debilidad.
-¿Por qué demonios tienes que ser tan testaruda?- rió amargamente al escuchar aquello - Lo que más me llamo la atención de mi primer día de trabajo es que fueras tan jodidamente testaruda- la vio ubicarse delante suyo por lo que desvió el rostro- y orgullosa además… me costaba entender como hacías para que el mundo no te afectara, ibas a tu ritmo,  a tu tiempo me aterrabas porque parecías disfrutar tu vida al máximo y pensé que si me acercaba a ti yo disfrutaría la mía por eso quise ser tu amiga- intento apartar el rostro cuando sintió la mano limpiando la lágrima de su mejilla pero se lo impidieron con firmeza- a veces eres como una niña, te saltas los horarios, no comes como se debe, prefieres los dulces… y no escuchas, me haces doler la cabeza pero también me haces sonreír como nadie- la enfoco con extrañeza unos instantes-  eres tan apasionada que me haces no tener miedo, me haces sentir viva…. Haces que no le quite valor a mi vida y por alguna extraña razón- vio el gesto arrugarse levemente- me haces sentir que todos mis errores tuvieron un propósito y una enseñanza- escucho la pausa antes que los ojos la enfocaran con intensidad.
-¿Ya acabaste tu discurso? Porque de verdad me quiero ir- escucho la risa a pasos suyos por lo que volteo los ojos en blanco.
-¿Si te dijera que estoy embarazada que me dirías?- levanto la ceja al escuchar aquello.
-Qué eres una estúpida… y que será un niño afortunado por tenerte como madre - respondió con tranquilidad - y que si es así lleves un control médico estricto…estas algo grandecita.
-Pero soy más joven que tú cinco años - vio los dedos extenderse… aquella conversación estaba empezando a hartarla - la cosa es que amor no me gritarías, ni te enfadarías, no me dirías que soy una inconsciente…. Simplemente me dirías disfrútalo, porque la vida es para disfrutarla - noto la sonrisa invadir el rostro- No volvería con Tomás nunca… ese pensamiento fugaz fue una lapsus idiota… solo lo pensé, ¿Nunca lo has hecho autoanalizarte? - asintió levemente - No podría volver con Tomás… porque no lo amo, ¿Cómo podría seguirlo amando?... si te tengo a ti…
Ladeo la cabeza antes de ver las manos tomando con firmeza las suyas mientras los ojos la enfocaban con decisión como intentando hablarle en el silencio, miro alrededor unos instantes como si intentara hacer ver a si misma que no se estaba equivocando lo expresado antes de sentir como tomaban su rostro con suavidad obsequiándole un beso profundo y tranquilizador, escucho el sonido de los labios electrizantes al separarse -Te amo… sé que no necesitas mi amor, porque eres un alma libre que viene y va a placer pero quería que lo supieras… te amo, y mi amor no te quiere retener u apresar… solo quiere que lo aceptes y…
-Yo también te amo - la miro con seriedad - si vuelves a mencionar si quiera el nombre de ese hombre o insinúas que me quitaras a mis niños yo… yo…
-Eso no volverá a pasar lo prometo - medio sonrió unos instantes - y sabes que siempre cumplo mis promesas - sintió las manos enredarse alrededor de su cuello - me alegra que me ames pero bien sabes que no te intentare apresar o retener eres libre de irte cuando así lo desees de…. Estar…
-No digas tonterías me tienes jodida - dejo escapar con enfado - hasta los cadáveres de mi morgue se ríen de mi - vio la sonrisa tímida delante suyo - jodida… me deje joder por ti y tu… tu….- negó con la cabeza.
-Te amo- recibió otro dulce beso acompañado de una risa divertida - ¿Con qué jodida? -levanto una ceja con seriedad- ¿Entonces no quieres otras mujeres porque yo soy la mejor?.
-No tientes a tu suerte- tiro de ella con firmeza para besarla con pasión porque la adoraba, porque era verdad… era su mejor plato.
La música estridente resonaba en el bar cuando dio el primer paso dentro de él en compañía de Rachel y Susan, sus ojos cielo se pasearon por el sitio con preocupación. Recordaba claramente la llamada que recibió Rachel y como la mujer se volteo mirándola para decirle “Ten valor, no le tengas miedo y aguanta todo lo que te diga porque viendo como dejo esto…. te dirá de todo”.
Le habían dado la opción de no ir al sitio pero se sentía responsable de todo aquello tenía unos deseos enormes de matar a Fabrizzio, pero eso podía esperar el mundo entero podía esperar porque lo único que le interesaba era ella… se llevo las mano a la boca al verla tambaleante en la pista de baile a duras penas sosteniéndose a Herendira, vio los ojos negros de Vanessa acercarse a ella junto con otra mujer que la miraba completamente extrañada.
-Victoria… por favor intenta hacerla entrar en razón- escucho el tono preocupado- no sé qué le pasa, simplemente no me escucha y si sigue bebie….- dejo de escuchar lo que le decían porque sus ojos estaban fijos en la figura de la pista; esa era su Arian terriblemente dolorida y lastimada, ella lo sabía ya, lo podía sentir por la forma en que se aferraba a su cuerpo pero verlo fuera era diferente e impactante.
Todo su dolor se reflejaba en los ojos en la forma en que cada tanto se inclinaba sobre Herendira buscando sostén, la manera en que apretaba aquella botella en sus manos, aparto suavemente a Vanessa de su camino mientras se acercaba a lo que sabía sería uno de los momentos más duros de su vida, tendría que tener más valor que el día que entro al quirófano por su corazón…. Porque en esta ocasión si sentía que tenía algo que perder.
Se detuvo a medio camino para girarse viendo los rostros detrás suyos preocupados y expectantes, giro al frente de nuevo… ella se veía tan desolada y confundida, ¿Cómo no? Arian seguía siendo por mucho una niña abandonada necesitada de cariño, era gracioso cualquiera le diría que no conocía nada de ella, sin embargo podría asegurar que la conocía perfectamente porque en cierta manera se parecían… aunque la vida de Arian había sido muy solitaria, quizás la vida no le fue benevolente tomo aire con fuerza empezando a caminar de nuevo.
Los ojos verdes la enfocaron con alivio por lo que sonrió con una tranquilidad que estaba lejos de sentir para cambiar posiciones con Herendira, su amor estaba tan borracha que ni siquiera lo noto acaricio el cabello con cariño percibiendo el olor a alcohol que provenía del cuerpo antes de que la enfocaran y el gesto se arrugara atormentado mientras la risa dolorida escapaba de aquellos labios- Maldición esto no sirve- le escucho decir enfocando la botella- Se supone que me olvide de todo…
-Vita mía- vio los ojos tormenta abrirse  confundidos mientras se separaban de ella y la cabeza se movía por el bar deteniéndose en el grupo cerca de la barra antes de girarse hacia ella,  noto el cuerpo tambalearse por lo que estiro la mano sujetando la mano para recibir por respuesta un fuerte empujón.
-No tengo ganas de un revolcón ahorita- respiro profundo al escuchar la voz arrastrarse con dificultad- ¿Porque estás aquí y no con tu prometido? - sintió como tomaban su ropa sacudiéndola con suavidad, noto el movimiento de Vanessa por el rabillo del ojo pero levanto la mano por lo bajo indicándole que se detuviera- Si italianita desgraciada se te callo el teatro- percibió el olor del licor golpeando su rostro- Eres una maldita me estabas engañando- vio las lágrimas en los ojos por lo que levanto la mano con suavidad para posarla en el rostro notando los ojos cerrarse brevemente- eres una maldita… una maldita, casi haces que me olvide de mi esposo… todos son unos malditos, mi madre… tú… él…
-Calma- aguanto el empujón lo mejor que pudo mientras tiraba de ella para mantenerla cerca- ya estoy aquí calma…- meditaba profundamente cada palabra necesitaba que su español fuera perfecto-  el no es mi prometido- dejo escapar notando la mirada perdida y llena de tristeza- no lo es- repitió quedamente.
-Mentira- la vio tambalearse más intentando separarse de ella- es mentira, él lo dijo que eras suya… que… te alejaría de mí- escucho la voz quebrarse levemente- te irás como todos… todos se van, todos me abandonan… me desechan o se van por un bien mayor- vio la gruesa lágrima pasearse por la mejilla mientras ella intentaba levantar la botella por lo que detuvo el movimiento con firmeza ganándose con ello una mirada más que asesina- Déjame beber… y lárgate a revolcarte con él de una maldita vez- apretó la mano usando todas sus fuerzas- Vittoria no tengo ganas de coger, ¿No lo ves? Solo quiero beber.
-Arian- la llamo con firmeza- vas a dejar de beber ahora y nos vamos a casa- lo sintió como se revolvían en sus brazos con ira mientras intentaba controlarla lo mejor posible, podía sentir la ira pero ante todo el dolor y el miedo, cambio las manos de posición abrazándola con fuerza mientras percibía los golpes sobre sus hombros- no soy suya- dejo escapar escuchando un grito dolorido- no lo soy y nunca lo seré… yo soy solo tuya… tuya- repitió tomando el rostro entre las manos- solo tuya… no me iré_ afirmo quedamente- por más fuerte que golpees, por más que me des la espalda y digas que solo te revuelcas conmigo en la cama… no me iré- repito sintiendo los ojos arder- no me iré… te cantare feliche cumpleaños, cada paso que des yo estaré allí cuidándolo, llenare de tus labios de besos y en las noches dormiré acurrucada en tu pecho… no me iré.
-Mentira- vio el rostro cargado de ira mientras las lágrimas lo envolvían- es mentira… yo sé que es mentira- un nuevo empujón llego haciéndola perder levemente el equilibrio-  no soy la mujer que quieres, solo soy un cuerpo que deseas…soy tu juego momentáneo y te largaras con él a Italia- dejo escapar el aire lentamente se estaba empezando a molestar cada que mencionaba a Fabrizzio porque en definitiva lo iba a asesinar - yo tengo dignidad- la vio tambalearse de nuevo- y no dejare que te lleves la poca que me queda…. Así que olvídalo yo amo a Alonso no a ti..A ti te odio…. Me oyes te odio.
- Arian- trago grueso al escuchar aquello, no debía caer en el juego- se que tienes miedo- vio los ojos grises abrirse desproporcionadamente por lo que sonrió acariciando el rostro intentando llenarlo de calma- lo sé yo también tengo miedo- afirmó tirando de ella notando como la seguían mansamente- se que amas a Alonso y a nadie más… lo sé- repitió pasando entre Vanessa  y el resto que la miraban aliviadas - no te preocupes no haré nada para que lo olvides, lo prometo.
-Te irás a Italia- cerró los ojos al escuchar aquello.
-Si tarde o temprano me iré- enfoco la camioneta a pasos de ella con alivio- pero eso sucederá cuando tú me pidas que me vaya- se giro tapándole la boca en el acto- y no me iré con nadie- agregó- dudo mucho que pueda existir alguien después de ti- tomo las manos con firmeza entre las suyas- puede que mañana no recuerdes nada de esta conversación  por eso te lo diré, me odie por estar enferma tanto tiempo, me odie por no llegar antes que Alonso a tu vida, no es que lo odie a él no podría porque sé que lo amas mucho… es solo que me odio a mi misma- sintió las lágrimas pasearse por sus mejillas- porque sé que no importa cuánto lo intente no me darás un lugar ahí dentro- levanto la mano apoyándola sobre la parte izquierda del pecho- ¿Y sabes? Me encantaría tener un lugar ahí dentro aunque fuera uno pequeñito y oscuro- enfoco la camioneta empezando a caminar ante de notar que su mano estaba extendida del todo y Arian estaba parada en el mismo lugar- ¿Arian?.
-Yo lo odio- enfoco el rostro dolorido y el llanto que parecía empezar a entrecortar la voz- lo odio…. Porque se fue… no pensó en mí cuando se metió allí y me abandono- escucho el llanto fuerte y abierto por lo que se acerco a ella intentando abrazarla pero siendo rechazada en el acto- lo odio porque… le prometí, yo prometí recordarlo siempre y amarlo por la eternidad… pero…. Pero… no quiero que te vayas… no quiero te vayas con ese tipo… y es culpa de Alonso que te vayas a ir con otro… porque es su culpa que no pueda ofrecerte todo lo que él si puede… yo…yo… - noto las manos temblar mientras cubrían el rostro intentando ahogar el llanto- solo…eres mía….¿lo entiendes? él no tenía derecho a decirme que eras suya porque tu…
-Vita mía- la rodeo con los brazos intensamente meciéndola con cariño- claro que soy solo tuya amore mío- beso la cabeza en repetidas ocasiones escuchando el llanto ahogado- y las dos sabemos que no odias a Alonso…. - dejo escapar quedamente-  era el hombre más bueno del mundo- enfoco a Rachel sonriendo a pasos suyos mientras le hacia un gesto indicándole que estaban todas ya en el vehículo- ¿Vamos a casa?- cuestiono separándose un poco- nos damos un baño, tomamos café y nos vamos a la cama…
-No te vayas- escucho que le repetían por lo que asintió tirando de ella hacia la camioneta para subirse en la parte trasera notando a todas amontonadas lejos de ellas antes que le pasaran una bolsa plástica bastante grande-Tory…. No me siento bien…-abrió los ojos celestes asustada para enfocarla.
-No vayas a vomitar vita mía- afirmó abriendo la bolsa aprisa- veras que en un rato te sientes mejor… solo estas algo borracha…- afirmo con intranquilidad vio los ojos grises enfocarla aun doloridos para luego mirar la bolsa con aprensión- Va bene puedes vomitarme encima si quieres…. No me iré…- afirmo.
-Hazla vomitar en la bolsa o apestara el automóvil- escucho la queja de la voz de la mujer que no conocía- bastante tengo con saber que esta se pasa de cera de la nada y se consigue a alguien como tú…
-¿Cómo io?- cuestiono escuchando un quejido de su amante.
-¡ERES UN JODIDO MONUMENTO, TU SOLA PRESENCIA MEJORA EL MUNDO!_ le afirmaron por lo que se sonrojo con violencia.
-¡ES MIA, NO LA MIRES!- enfoco a Arian pegándose a su pecho divertida  -¡ESTUPIDA VIRGINIA!.
-Dios borracha y posesiva que buena combinación Amara- escucho un quejido sobre su pecho- es increíble que te veas tan seriecita y llegues a estos extremos- Victoria suspiro con pesadez acunando la cabeza con cariño- ¿Por qué te pusiste así?- escucho la pregunta notando como se escondían más en ella.
-Déjala en paz- dejo escapar con seriedad- ella no tiene perqui explicar nada.
-Oh esto es tan injusto- escucho la queja de Virginia- o sea… no solo es bonita, sino que la defiende aun cuando hizo una estupidez, es un milagro que no tenga un coma etílico a la cantidad de cosas que ingirió…
-Detén la camioneta- la voz ahogada de Amara genero que Vanessa se aorillará en el acto nada más para verla casi saltar del auto empezando a vomitar mientras Victoria simplemente se ponía a su lado sujetándole la cabeza, horcada tras horcada.
-Clarisse nos matara- enfoco a Rachel con preocupación- la casa de Amara esta inhabitable literalmente destruyo toda la sala- abrió la boca escuchando el sonido de otra horcada fuera- y no sé cómo explicarle esto llame a Adrian y Aarón para que la detengan pero es una tradición y tocaba en su casa, por suerte y luego de lo de Herendira dijo que prefería mandar a alguien para ver que todo estaba en orden… pero cuñada…
-Maldición no creo que Clarisse digiera bien verla en ese estado- miro a su mujer con preocupación- y tampoco creo que sea muy coherente en este instante… mejor dejamos a Victoria en su casa y nos llevamos a Amara a la mía, llamamos a Clarisse y avisamos que como nos casamos deseamos hacer esta reunión en nuestra casa y que Amara tiene todo el día allí.
-No- enfoco a su cuñada sorprendida- no me la quitaran la miro con sorpresa al ver el gesto dolorido no vas a separarme de ella suspiro con cansancio continuaba completamente borracha sin duda  no se irá con ese estúpido que le quiere meter mano a lo que es mío…
-¿Amara qué te pasa? -cuestionó con seriedad le era tan extraño verla en aquella actitud sobre todo teniendo en cuenta el estado lamentable en que se encontraba y sin embargo se sujetaba a Victoria de manera posesiva.
-Está enamorada- le afirmó Herendira generando que la mirara con sorpresa- pero  no sabe manejarlo porque seguro siente que traiciona a tu hermano- se giro hacia su cuñada, la que era casi como su hermana que miraba a su mujer con ira contenida- pero bueno no lo admitirá…. Y tendrá que resignarse que Victoria se acueste con alguien más…
-Ella es mía no se acostara con nadie más- la vio trastabillar mientras Rachel y Susan la detenían porque parecía dispuesta a asesinar a Herendira aunque tuviera que pasar encima a medio mundo en la camioneta- no insinúes siquiera que ella… ella.
-Yo soy tuya- escucho la suave voz de Victoria que tiraba de las ropas de Amara generando que regresara a la posición en la cual se prendía de su cuerpo como si fuera el fin del mundo y fue cuando decidió que harían.
Media hora después descendían en  la casa de Amara nada más abrir la puerta comprendió a lo que las chicas se referían, los cristales estaban acumulados en una esquina y las fotografías sobre un sillón al parecer algo habían ordenado pero aquello continuaba teniendo la apariencia de una zona de desastre, observo a Victoria subir las escaleras con una Amara apenas consciente suponía en dirección al baño - De verdad la ama- afirmó.
-Pero no sabe qué hacer con ese amor - escucho la voz de Susan- esto es una muestra de lo atormentaba que está en realidad, destruyo literalmente todos las fotos el casa… y deberías ver la alcoba matrimonial…. Tenemos que decirle a la abuela, me da miedo que se haga daño.
-No quiero generarle una preocupación - afirmó suavemente- pero me temo que será necesario aunque no sé cómo se tome el hecho que el detonante de todo esto es el mismo que nos prohibió durante el baile- soltó un suspiro pesado- la abuela a veces me sorprende las quería separadas por una razón… quizás vio algo que nosotras no desde un principio.
-Es su consentida- se giro mirando a Rachel- ¿Lo entienden? Es su bebé consentida… nos va a matar porque permitimos que esto pasara, además…. ¿Ya la vieron?, está fuera de sí, como si de pronto el mundo entero o todos estos años le hubieran caído encima ¿Por qué?, por esa italiana… porque… porque…
-Porque  no quiere  dejar ir a Alonso- todas se giraron enfocando a Herendira- no está así por Victoria, sino por el hecho de no saber cómo dejar ir a Alonso ¿Acaso alguno de su familia le dijo que debía dejarlo ir? - observo a su mujer tomar una fotografía de su hermano- esto parece un altar a su memoria- le afirmaron sacudiendo al fotografía- ¿Por qué se lo permitieron?- enfoco a sus cuñadas con culpabilidad- Porque ustedes tampoco lo querían dejar ir… eso es lo que paso, por eso estaban tan preocupados cuando Victoria apareció, la misma razón por la que Clarisse la quiere separada de Victoria… son egoístas… tiene derecho a rehacer su vida.
-Amor- vio como le tendía el teléfono con firmeza enfocándola con seriedad- ¿Qué..?.
-Llama a Clarisse… y termina con esto de una vez, ¿No ven que la única lastimada es Amara?- escucho el tinte de desesperación en la voz-  Cree que los perderá a todos si ama a alguien más, tiene miedo esta aterrada_ noto como sacudía el teléfono delante de ella- ¿Acaso no lo ven?... solo deben verla un instante para saberlo…. Llama a Clarisse.
Comprobó la temperatura del agua en la tina antes de ayudar a Amara a sumergir su cuerpo en el agua con cuidado, se desnudo para meterse también en el agua con algo de dificultad por el tamaño de la tina, acariciaba la piel desnuda repasándola varias veces asegurándose de limpiar adecuadamente y esperando llevarse buena parte del olor a alcohol que la impregnaba - Estarás limpia en un momento- murmuro suavemente notando los ojos grises fijos en algún punto perdido.
-Yo- escucho la tono alcoholizado de la voz- tengo miedo- parpadeo algo sorprendida ante aquello- mi vida parece ir entre el miedo y el dolor siempre… yo… yo… es como si no tuviera derecho a ser feliz- el espasmo en el cuerpo que abrazaba la sorprendió- yo… pierdo a todos lo que amo mi madre me abandono… y pienso ¿Había algo malo en mi?.... ella dijo… nos moriremos de hambre Arian… así que quédate aquí y nunca digas tu nombre… yo…. Yo quería morirme de hambre a su lado, era mi madre…..no no me importaba dormir en el piso o tener frío, porque….porque…. tenía a mi madre- sintió como se separaba de ella ahogando un gemido dolorido- pero a ella no le importo lo que yo sintiera… solo me dejo ahí… estoy muy bebida- parpadeo sorprendida al escuchar aquello tirando de ella para abrazarla de nuevo.
-Aquí estoy- murmuró quedamente- no me iré- repitió con suavidad-  mañana será otro día y todo estará mejor- acaricio el cabello con cariño- te lo juro… te puedo asegurar que estará mejor.
-No es verdad, nunca mejora - la escucho tomar aire respirando con fuerza- espere durante años en el orfelinato que alguien me quisiera, pero nunca llego nadie no importaba cuanto me esforzara siempre se llevaban a alguien más y no a mí… porque… porque yo me alejaba de ellos, seguía esperando que ella viniera por mí, prometió ir por mí - enfoco la mano estirarse hacia el borde de la tina apretándolo con fuerza - Alonso apareció y era… era tan mágico, perfecto desde que lo vi yo lo amé desde que lo vi….
-Cálmate amore - la aprisiono con más fuerza contra ella - ya no pienses más en ello prego.
-Yo… me prometió que seriamos felices y yo se lo creí- escucho el llanto finalmente empezar a ahogar la voz - me dijo que podía descansar en él que no iba a sufrir más,  y fui feliz me olvide de todo finalmente tenía una familia amorosa que me quería y me cuidaba… era feliz tan feliz… pero entonces… lo espere ¿Sabes? Prometió llegar temprano y lo espere…. A una semana de su cumpleaños número treinta lo espere…. Pero entonces llamaron - noto como se separaban de ella inclinándose - no es justo…. No fue justo “lamentamos informarle que su esposo falleció en el cumplimiento de su deber”…. De qué me sirvió el honor y el deber, me quitaron a mi esposo, prometió volver como lo hizo mi madre… pero nunca regreso lo espere… espere con paciencia verlo entrar por la puerta, aun cuando lo enterramos yo… aun pensaba que quizás….él…
-La vida a veces no es justa - acaricio la espalda volviendo a acercarse a ella - no me voy a mover de aquí… te lo juro, puedes llorar todo lo que quieras, puedes gritar si quieres… yo no me iré, me quedare compartiendo tu dolor…. Y te ayudare a superarlo, aunque pienses que me iré…. No lo hare - la rodeo con sus brazos lo mejor que pudo_ así que amor…. déjalo salir.
-No te creo - apretó con más fuerza el abrazo - te irás también… tú,  no tengo que darte, soy un maldito desastre…. Mi madre no me quería, y pienso que es normal digo mírame…. Nunca he tenido nada que ofrecerla a nadie - sintió el cuerpo temblar entre sus brazos - yo quiero que te quedes pero….  Todos se irán, ellos se irán y yo quise tanto una familia siempre, no se fueron cuando perdí a Alonso creí que se irían pero no fue así, no tenemos ningún lazo de sangre y pienso si mi madre se fue y era mi sangre… ellos….
-Calma- repitió intentando tranquilizarla- cálmate yo no dejare que se vayan- beso los hombros con cariño- te lo prometo, sabes todo ese dinero puede servir para comprar unas cuantas sogas- escucho una risa ahogada- eso es…. Ya pasa…  confía un poco en mi quieres…. Te juro que mañana ira todo mejor…. Pero creo que deberías dejarlo salir…
-Yo… yo… tu español está muy limpio - sonrió al escuchar aquello - me gusta como hablas, como me besas y me abrazas… yo… solo no quiero que te vayas, de verdad necesito que… yo…. Yo…- vio la cabeza ladearse mientras todo el cuerpo temblaba y ella tomaba aire mucho aire… solo debía respirar y aguantar…. Tenía que ser fuerte por ella..
El grito proveniente de la parte alta genero que toda actividad de limpieza se detuviera en el momento justo que Clarisse Savedra ingresaba al lugar abriendo sus ojos desproporcionadamente al escucharlo, para girar hacia las escaleras subiendo lo más rápido que sus viejos huesos se lo permitían abrió la puerta del baño para ver a su adorada niña aferrada al cuerpo de aquella chica italiana como si no hubiera mañana- Hija mía- la llamo quedamente.
-Mamá- vio los ojos grises enfocarla doloridos mientras le tendían las manos por lo que se inclino en la bañera observando fugazmente un par de piernas que abandonaban la tina - mamá perdóname- le escucho decir por lo que la abrazo con más fuerza - mamá…. Yo… yo… lo siento tanto- el sonido de la puerta al cerrarse fue la indicación de que las habían dejado solas.
-¿Por qué me pides perdón mi cielo?- acaricio el rostro viendo las lágrimas bañarlo antes de percibir el aliento alcohólico del todo y como la enfocaban para mirar atrás de ella.
-Tory- vio los ojos asustados por lo que tomo el rostro suavemente entre sus manos para generar que la enfocaran- ¿Dónde está?.
-Tranquila simplemente salió para que pudiéramos hablar- aparto unos mechones negros empapados-  ¿Por qué me pides perdón?.
-Estoy borracha- vio los ojos desviarse - muy borracha y desnuda- noto como esquivaban su mirada- no me siento bien yo…. Yo…
-¿Qué pasa Amara?- el gesto dolorido genero que su corazón se rompiera en pedazos- ¿Hija mía?.
-No soy tu hija- parpadeo al escuchar eso- solo soy la esposa de tu nieto- se sorprendió ante la ira de la mirada- de tu nieto que me abandono… al que le soy leal aún cuando ya no está conmigo- vio la lágrima resbalar por la mejilla- no quiero perderla- arrugo el entrecejo al no comprender aquello- perdóname creo que la amo- se giro enfocando la puerta empezando a comprender todo aquello- lo siento prometo que la olvidare- escucho el llanto ahogado antes de negar con la cabeza sin comprender porque si quiera su nieta adorada intentaría olvidar a Victoria- no lo voy a traicionar… yo no pensare en ella… por favor, por favor no te enfades- sintió como se aferraban de su ropa- yo…yo… no se qué hacer, no quiero que se vaya pero sé que prometí amarlo siempre solo a él, yo… yo..- cerró los ojos dolorida sabía lo que tenía que hacer, se mordió los labios escuchando el llanto ahogado era difícil…. Muy difícil pero recién comprendía que eso era lo mejor.
Ella nunca dejo ir a su esposo aun hoy lo seguía amando solo a él, recordaba la vez que sintió algo por otra persona el dolor inmenso que se clavo en su pecho al creer que lo traicionaba, el dolor que aún sentía porque nadie tuvo el valor de decir lo que ella debía, cuán aliviada se hubiera sentido si alguien se lo hubiera dicho- Déjalo ir cariño- vio la marea gris enfocarla- él sabía que lo amabas profundamente pero ya no está aquí…. Es hora de dejarlo ir, fuimos injustos contigo, debí decírtelo antes. Amar a alguien más no tiene nada de malo.
-No yo… yo no tengo que ofrecerle- escucho aquello antes de tomar una toalla empezando a secar el cabello e instando a la joven a salir de la bañera-  no soy nadie, y no quiero perderlos a ustedes yo… yo…. Yo… amo a Alonso.
-Alonso se fue- afirmo notando la cara sorprendida delante suya- no volverá y tú debes seguir adelante- despeino los cabellos mirándola- perdóname por no decírtelo antes, perdóname por no obligarte a seguir adelante y Dios perdóname por decirte esto cuando estas completamente ebria y tendré que repetirlo mañana, aunque- vio el semblante sonriendo divertida- tengo una idea mejor….
La obligo a sentarse en el retrete mientras abría la puerta del baño dando de lleno con la joven italiana aun en toalla recostada en la pared contraria- vístela y llévala a dormir, descansen las dos- noto como le asentían mientras se dirigía escaleras abajo observando los rostros expectantes delante de ella- Llama a los gemelos que se traigan a los niños y la comida, seguiremos con los planes tal cual, además tengo algunas indicaciones que darles a todos así que terminen de limpiar mientras yo le preparo un café a su hermana- las cabezas se movieron afirmativamente mientras ella enfocaba a Herendira con seriedad- ven acá pelirroja vas a hacerme un favor….
Sasha enfoco a su esposo ingresar a la casa mirándola con algo de incomodidad, tenían desde su discusión de no tener una conversación decente quizás porque ambos habían hablado de más, lo escucho dar un suspiro pesado ubicándose delante de ella medio sonriendo- Lo lamento.
-Yo también- negó con suavidad- a veces parecemos un par de niños tontos ¿verdad?.
-Por eso nos amamos tanto- rió al escuchar aquello_ se admitir mis errores y esta discusión se nos fue de las manos a los dos, yo se que compartimos la culpa de todo esto, siempre hemos enfrentado todo juntos y no quiero que eso cambie.
-Lo sé mi amor- acaricio el mentón pasando la mano con suavidad por la barba que le genero leves cosquillas- Eduardo… debemos decirle que eres su padre.
-Comprendo- le afirmaron - aun así me aterra un poco su reacción- lo miro por eso lo amaba tanto, era sincero, honesto, sentimental… a veces discutían fuertemente pero siempre tenían un disculpa para dar y un perdón que nunca escondían.
-No pasara nada y si pasa estoy contigo- apretó la mano con suavidad - como siempre y lo resolveremos…
-Juntos- sonrió ante el matiz masculino y profundo de la voz- siempre juntos….

***
La mañana despunto provocando que el sol invadiera del todo su habitación mientras se giraba intentando evitarlo, finalmente abrió los ojos sintiendo la cabeza a punto de reventar para soltar con ello un quejido dolorido. Enfoco el techo respirando pesadamente para maldecir su falta de juicio.
Se incorporo sintiendo un sabor pastoso en la  boca, sin embargo sentía el cuerpo relajado tosió levemente para escuchar un suave quejido a su lado abrió sus ojos desproporcionadamente al dar con el cuerpo desnudo de Tory  ¿Cómo había llegado ella a su cama?, se paso la mano por la frente azorada antes que un fragmento de su memoria surcara su conciencia “No espera… nos van a escuchar… Arian, no hagas eso… oh Dios… no te detengas”  era obvio que eso al menos no lo olvido estiro la mano pasándola con delicadeza sobre la espalda desnuda para delinearla con cariño…. ¿Qué había pasado la noche anterior?.
Tiro de las sabanas delicadamente para cubrirla mientras respiraba con profundidad ordenando sus ideas, destruyo las fotos de Alonso, se fue a beber con Vanessa y tres botellas después todo empezaba a ser borroso “aunque sea pequeñito y oscuro” parpadeo un instante enfocando el cuerpo a su lado “me encantaría tener un lugar ahí dentro” las manos le temblaban mientras los recuerdos de manera desordenada venían a su cabeza uno después de otro tan deprisa que no podía ni reparar en ellos ni ordenarlos.
Tres golpes en la puerta rompieron su concentración mientras el cuerpo de Tory se revolvía entre las sábanas- ¿Bajan a desayunar?- la voz de Vanessa genero que se le revolviera el estomago mientras notaba la espalda desnuda de Victoria incorporarse.
-Si en un rato- la escucho responder con naturalidad antes de dejarse caer en el colchón mientras los pasos se alejaban por el pasillo- Madonna mía me dejaste agotada- vio los ojos celestes enfocarla con profundidad- ¿Recuerdas algo de ayer? - “no importa cuánto lo intente no me darás un lugar ahí”, negó con la cabeza pasándose la mano por el cabello frustrada.
-No mucho- afirmó más avergonzada que otra cosa-  solo sé que bebí mucho… y pues- la enfoco con seriedad- No deberías estar aquí- se levanto algo incomoda- tu prometido te…- detuvo sus palabras al ver el enorme mordisco extendiéndose en el hombro sorprendida.
-Dijiste que era tu forma de demostrarle al mundo que era tuya y nada más- se llevo las manos a la cabeza horrorizada antes de acercarse a ella a examinar la marca no volvía a tomar una puta botella de licor en su vida, beso el hombro en reiteradas ocasiones antes de acariciar la marca mirando a Victoria de manera dolorida- Amore no pasa nada- sintió como enredaban las manos en su cabello con cariño- no me molesto para nada…  perqui fuiste tú.
-No está bien- sujeto el rostro entre sus manos- no eres un objeto ¿entiendes?, eres una mujer maravillosa a la que yo…. Yo…
-No me iré- la enfoco con sorpresa- no me iré- sintió el suave beso que le obsequiaban antes de percibir las caricias en la mejilla- ¿Va bene?- asintió levemente- me gusta además_ acaricio el hombro de nueva cuenta antes de besar el cuello recostándola de nuevo en la cama para escuchar un queja queda- Totti tu familia esta qui- se detuvo unos instantes razonando aquello_ reunión familiar.
-Por un demonio- dejo escapar quedamente - lo olvide por completo- descanso su cabeza en los senos sintiendo el dolor en ella acrecentarse- ¿Sales por la ventana?- escucho la risa divertida antes de sentir como se separaban de ella, la vio erguirse desnuda para ubicarse un buzo que se le hizo extrañamente familiar acompañado por una enorme camisa que decía “Unidad de Asalto”.
-Ponte algo encima y baja ia tengo hambre- la observo abrir la puerta en cámara lenta completamente sorprendida antes que el ruido del exterior invadiera la habitación, junto con los gritos de los niños.
-Buenos Días Tía Tory- escucho a uno de los pequeños mientras el grupito se detenía delante de su amante- ¿Bajas con nosotros?.
-Si… tengo molto, molto apetito- escucho las risitas-  ¿Cómo amanecieron?
-Bien el campamento de anoche fue genial- escucho una vocecita infantil emocionada- ¡Tu eres genialosa!- enfoco con sorpresa como la manita tomaba la mano de su amante tirando de ella- ¿Tía Tory que te paso en el hombro?.
-Algo muy lindo- la respuesta la sorprendió mientras la puerta se cerraba y las voces se perdían escaleras abajo, se llevo las manos de nuevo a la cara para ver la enorme playera que era de Alonso y que a veces utilizaba para dormir rebusco en su gaveta hasta dar con ropa interior y se la ubico repasando mentalmente los movimientos de Victoria mientras hacía lo mismo instantes antes… no lo recordaba bien pero aquellas frases sueltas se repetían en su cabeza “pequeñito y oscuro”.
Encamino sus pasos por el pasillo para detenerse un instante escuchando las risas por doquier, los pasos de los niños antes de mirar a su costado viendo fugazmente la sonrisa de su esposo, su voz diciéndole que ellos necesitarían niños tarde o temprano y ella replicando que mejor tarde mientras ambos reían divertidos…. Acaricio la tela de la camisa que llevaba encima unos instantes “Déjalo ir”  parpadeo al sentir los ojos arder levemente esa era la voz de Clarisse estaba segura.
Sin embargo dejar ir a Alonso era dejar ir una parte de sí misma, se abrazo con fuerza percibiendo la suavidad de la tela envolviendo su cuerpo “Yo solo quiero que seas feliz Amara” trago grueso unos instantes regresando sobre sus pasos para ingresar al baño mirándose al espejo…. Era una niña cuando conoció a Alonso.
Recordaba lo apurada que iba ese día su concentración al estudiar, vivía en una mala zona, iba a una mala escuela donde la mitad de los estudiantes acababan en pandillas pero ella deseaba algo más por lo mismo cuidaba su uniforme y presentación, se procuraba todo lo que necesitaba para la escuela y se esforzaba al máximo. Chocar con Alonso fue el equivalente a que su mundo se desestructurara… simplemente se quedaron mirando unos instantes antes que ella viera que el tren la iba a dejar e intentara correr hacia él antes que le tomaran la muñeca - Te veo a las cinco aquí- le sorprendió la propuesta pero sin saber porque asintió antes de subirse al tren sintiendo su corazón reventar, recordaba que paso en la nube todo el día en la escuela, acabo castigada porque choco con un profesor y literalmente le paso por encima sin notarlo siquiera pero eso le ayudo a no esperar de mas en aquel sitio.
Estuvo recostada en la pared de la estación con su uniforme y la maleta fuertemente apretada entre sus manos completamente nerviosa mientras esperaba antes de escuchar la voz para enfocar la barba de candado y los ojos negros cálidos suspirando sin saber por qué y recibiendo un suspiro igual de intenso- Eres hermosa- aquello la hizo sonrojar, recordaba incluso su cara ardiendo como un incendio- hermosa…. Yo… sé que soy algo mayor… pero Dios eres hermosa…
-Eres muy guapo - río mirando el espejo a su entonces corta edad era lo más interesante que se le ocurrió decir - el hombre más guapo que he visto- recordaba verlo sonreír con intensidad mientras ella le sonreía de regreso notando como le quitaban el maletín para tomar su mano empezando a caminar, la sensación de sus dedos al entrelazarse mientras caminaba esa que espero a diario durante el mes entero antes de que él se propusiera… entre ellos todo fue tan natural como el cambio de estaciones.
Enfoco su rostro en el espejo ya no era esa niña,  no era aquella que había llorado prendada a su pecho con temor al pensar que los podían separar, esa que ocultaba sus temores en largos silencios, la misma que contuvo las lágrimas cuando lo perdió…. Ahora era una mujer y el ya no estaba con ella, nunca volvería “Déjalo ir”  parpadeo viendo rodar una lágrima en su mejilla antes de negar suavemente.
Apoyo su mano en el espejo para respirar profundamente al tiempo que el eco de risas le llegaba de la planta baja - Tía Tory me haces cosquillas - ahogo una exclamación de sorpresa al escuchar aquello, la vida no se había detenido porque Alonso se fuera… al contrario continuaba a su propio ritmo -  Ma que piccolo bambino- las risas le llegaron con más fuerza, abrazo la camisa suavemente antes de mirar de nuevo a la mujer del espejo…. - Sigo aquí- le dijo quedamente a su reflejo… “Me encantaría tener un lugar ahí dentro”, golpeo el espejo con fuerza antes de salir del cuarto de baño bajando las escaleras.
Se asomo apenas a la sala para ver a uno de sus sobrinos saltar de un sillón a otro divertido esquivando las almohadas que Victoria le arrojaba enfoco a los gemelos riendo divertidos mientras Vanessa le daba ánimos al pequeño para no dejarse tumbar- ¿Vas a estar ahí escondida todo el día?- dio un salto al escuchar la voz de Claisse detrás suyo-  Dios dime al menos que llevas ropa interior debajo- se sonrojo bajando la cabeza- tú y tu mujer son iguales… deberían cubrirse más- vio a la anciana pasar con una bolsa amarilla mientras ella la enfocaba como si fuera un ser de espacio exterior.
¿Mujer?... le dijo ¿Su mujer?  Noto como la anciana pasaba deteniendo el juego e instando a todos a tomar el desayuno mientras Victoria se giraba enfocándola para encaminarse hacia ella “Déjalo ir…. Hija aquí y ahora tienes algo igual de hermoso”  estiro su mano tomando la cintura para pegar a la joven levemente a ella mientras la enfocaba ¿Qué pensó la primera vez que vio a Victoria?... Oh si Italiana idiota, sonrió notando los ojos confusos delante suyo luego simplemente tuvo que admitirse que era una mujer completamente encantadora enredo un mechón negro entre sus dedos jugueteando con él un fugaz instante, afianzo el agarre de la cintura para regalarle un beso lento y profundo.
-Amore-  el beso suave en la mejilla la hizo dar un suspiro satisfecho antes de que abriera los ojos enfocando el estante vacío, cosa que de inmediato le hizo recordar la causa de su descontrol el día anterior se separo mirando seria a Tory.
-No deberías estar aquí- le afirmo notando como los ojos se volteaban en blanco al tiempo que Lucía la hija de Aaron pasaba con pasto en el cabello y bostezando para tirar del brazo de Victoria generando que la joven se inclinara al parecer para recibir un beso de buenos días antes que repitieran el procedimiento con ella y la pequeña se alejara aun en estado zombie- Como te decía - dejo escapar viendo a la niña caer en un sillón dormida- Deberías estar en casa con tu prometido.
-Madonna mía ¿Volveremos a ese tema?- vio el gesto exasperado- no es mi prometido es un idiota, maledeto_ la voz le reflejaba la ira contenida.
-Pues tu idiota maledeto contesto tu celular- dio un paso al frente enfocándola- porque estabas con él ayer… por eso tenias tanta prisa en irte- el gesto indignado que no conocía envolvió la cara por completo- no necesito que me mientas no soy una niña, lo comprendo… pero si querías experimentar conmigo… yo no soy tu juguete y lo último que…
-Claro que no eres mi juguete- escucho como la interrumpían- eres mucho más que eso, y ese maledeto, fliglio de putanna no es mi prometido- vio los cabellos agitarse con violencia unos breves instantes_ ma que cosa io necesito que me creas..
-¿Es que como te creo algo cómo eso?- enfoco fugazmente el movimiento de su sobrina en el sofá-  Si el tipo ese contestó tu teléfono y me dejo más que claras las cosas…
-Per qui el mintió- el tono desesperado la conmovió profundamente- es mentira… io… io…
-¡ABUELA!- el grito de su sobrina hizo a las dos dar un salto- ¡EL PRINCIPE ADAN ESTA MOLESTANDO A LA TIA TORY!- se quedo boquiabierta al ver a Clarisse aparecer de la cocina enfocándola con molestia para tomarla de la oreja con fuerza- Le dijo que amaba a una bestia… que no es ella.
-Mocosa del demo….- ahogo un grito dolorido al sentir su oreja retorcerse.
-Te vas a comportar- escucho decir a la mujer- ayer preocupaste a todos, fuiste irresponsable y ella te cuido… así que deja de pensar tonterías…. ¿entiendes?- asintió más por inercia que otra cosa viendo el buzo de Tory… ya se acordaba donde lo vio ese buzo era de Vanessa y esa camisa de Aaron.
Sintió como la arrastraban a la cocina que estaba a reventar mientras Susan distribuía el desayuno, enfoco con sorpresa como le pasaba un vaso de jugo a Victoria junto con un enorme tazón de frutas mientras el resto disfrutaba de tocino, huevos y panqueques- Esto no es la mitad de bueno que lo que hace Herendira- escucho exclamar a Vanessa antes que un panqueque se estrellara en su cara.
-Te lo comes porque tu mujer no está- rió levemente al ver la cara enfadada de Susan mientras la dejaban libre finalmente- se froto la oreja notando la mirada amenazante que la instaba a permanecer en silencio,  sus ojos viajaron notando a su amante recostada en una alacena con el jugo a un lado y la fruta en la mano mientras a su izquierda un periódico abierto era ojeado con sumo interés.
-Ma que cosa les dije que el precio del trigo bajaría- la enfoco con sorpresa viéndola morder un pedazo de piña con desinterés- soy un genio financiero- parecía estar hablando consigo misma ajena al escándalo que había a su alrededor como si estuviera perfectamente adaptada a él.
Observo a Aarón pegársele a la joven del todo husmeando al parecer el periódico antes de soltar un suspiro derrotado pasándole un billete a la italiana que le sonrió con diversión -Te odio - le escucho decir a la chica que simplemente movió las cejas divertida antes de tomar el billete dándoselo a Lucía que iba feliz de la vida con él murmurándole algo sobre helados a sus primos y hermanos.
Era un extraño y bizarro cuadro en que todo encajaba se llevo el tenedor a los labios mientras sus ojos se paseaban por el cuerpo viendo los pies descalzos se veía hermosa ¿Qué tenía Victoria que le permitía verse hermosa con cualquier cosa que llevara encima?, ladeo la cabeza al ver a Adrian recostarse en el hombro de su amante demasiado cerca para su gusto, en realidad todos estaban muy cerca ¿O era ella? Bueno es que al menos Adrian se acerco mucho y pues ¿Rachel o sea porque le daba de probar en la boca?... se acerco a la joven tirando de su cintura para pegarla a su cuerpo viendo la sonrisa dulce que le dedicaban antes de lanzarle una asesina a aquellos dos imbéciles.
Clarisse sonrió enfocando la confusión de su nieta y a la vez su alto nivel de posesividad, todos sus nietos estaban siguiendo al pie de la letra sus instrucciones incluso esa de derrochar encanto sobre Victoria. Ella podía dar un discurso a Amara sobre dejar ir pero no haría falta despertando el nivel necesario de celos y posesividad. Era un plan magistral sin duda y a ella le encantaba planear.
La noche anterior cuando subió el café encontró a su nietecita en plena acción con la pobre chica italiana que intentaba escapar de ella, se aseguro de controlar a Amara manitas Savedra mientras dejaba a Victoria en toalla en el corredor,  tiro del brazo de la joven para ignorar la mirada suplicante estaba emocionada por lo que acababa de fraguar tanto que no repara que efectivamente solo llevaba una toalla encima.
Al llegar a la cocina noto como toda actividad se detenía al tiempo que los gemelos se giraban poniéndose de rodillas y tapándose los ojos gritando “No vimos nada” mientras Herendira soltaba una sonrisa tonta justo antes que Vanessa le diera un fuerte golpe en la cabeza y la hiciera girar para enfocar entonces ella a Victoria moviéndole las cejas con tan mala suerte que recibió un tirón de orejas para acabar de espaldas-¿Pero qué les pasa?- cuestiono ella extrañada.
-Esta medio desnuda abuela- se giro viendo a la pobre chica completamente sonrojada antes de dar una exclamación interesada para irse a la sala tomando un buzo de Vanessa y la camisa de Adrian para tendérselo vio a la joven literalmente esconderse bajo la escalera para salir vestida aun sonrojada.
Reunió a su familia en la cocina era hora de exponer su plan pero primero debía hacer que Victoria tomara conciencia de eso- Antes que nada creo que debemos presentarnos como se debe- afirmó con tranquilidad- debido a que en vacaciones casi no pasamos tiempo contigo- así que permíteme las presentación- fue diciendo el nombre de sus nietos uno por uno para luego presentar a sus respectivas parejas.
 Vio a la chica intentar presentarse pero la detuvo levantando una mano- Quiero que te mentalices bien jovencita que eres a partir de ahora una Savedra- observo la mirada sorprendida- es más que obvio para todos lo que pasa acá.
-Ella no me ama- el tono suave y dolorido la hizo esbozar una sonrisa algo divertida- io… solo esta aferrada a mí- las risas resonaron  en la cocina mientras ella dirigía una mirada seria a todo miembro de su familia mandándolos a callar.
-Cariño solo tú no te das cuenta que en realidad te ama- la voz de Susan le llamo profundamente la atención- ¿Por qué se emborracho hoy?- vio como Victoria se encogía_ La verdad.
-Io tengo un amigo- el silbido de los gemelos género varios risitas- y va bene mis padres querían que me casara con él-  vio a la joven empezar a tirarse la camisa nerviosa- io la verdad no quería… ahh quiero casarme con él, digo io no quiero casarme con él- noto como se rascaba el brazo nerviosa- io fui a comer con él para aclararle eso pero me levante al baño y pues contesto mi teléfono…
-Madre mía- escucho las risitas de nuevo contenidas para ver a Vanessa abrazando a Herendira con cariño- ¿Entonces hizo todo ese escándalo por que estaba celosa?
-Io… io… no..
-Es claro que si- corto de nuevo a la joven notando su confusión-y deberías empezar a verlo claramente y valerte de ello para que la cabeza dura lo admita- agregó- pero eso no es importante porque te ayudaremos todos aquí- la tomo de la blusa acercándola de pleno a su familia- mi plan es que oficialmente pertenezcas a esta familia… y créeme cuando te digo que ella te ama… ahora simplemente compórtate como si estuvieras con nosotros desde siempre y lo más natural posible que haremos lo mismo…
-No se io si sea bueno per qui ella- les hizo unas señas a sus nietos y nietas que tomaron las manos con suavidad
-Todos te ayudaremos hija porque lo que más deseo es que mi nieta sea feliz.
Había visto a la chica salir al patio con sus ahora sobrinos empezando a armar las tiendas entre risas divertidas- Van a ser todo lo encantadores y encimosos que puedan- afirmó viendo a su familia en pleno_ saquen todo el encanto Savedra a flor de piel… porque Amara visto las cosa no lo resistirá.
-¿Propones Clarisse que la provoquemos? - cuestionó Rachel con inocencia mientras ella asentía divertida para enfocar a Herendira.
-Rojita- le dijo quedamente- harás cuanto te pedí- vio a la chica asentir- perfecto entonces mañana sales temprano pues y regresas con tu familia para la hora de la comida…. Creo que le vendrá bien hablar con tu madre.
-Yo la verdad muero por ver su cara mañana- afirmó la joven- ciertamente abuela a veces das miedo.
-En cuanto a ti Victoria- vio a la joven italiana mirarla con interés desde la puerta que daba al patio aun con algunas cosas para armar la tienda en las manos- vas mañana por ese chico y te paseas con gusto y elegancia delante de la cabezota.
-Io no hare eso-  le afirmaron- no la lastimare- la sorprendió la fiereza de la mirada sin duda esa joven era ideal para su nieta- io lo traeré qui a que le dé una disculpa.
-¿Por qué?- le cuestiono con interés.
-Per qui io la amo- escucho el suave ohh de sus nietos lanzándoles miradas asesinas a todos de nueva cuenta- io la amo si… se que ella no…
-Ella te ama- rió divertía incluso al ver a sus pequeños nietos diciendo aquello con vehemencia.
-Ya escuchaste cariño así que intenta aparentar normalidad mañana- vio a la joven pelinegra asentir antes de que una Amara a luces aun no muy sobria se asomaba a la cocina tambaleante.
-Tory- escucho el suave llamado de la joven sorprendida al ver al objeto de su llamado abrazándola con intensidad_ Te tardas.
-Scusa- observo como ambas se giraban encaminándose de nueva cuenta escaleras arriba con tranquilidad, no se arrepintió al enviar a los niños fuera con Susan y Adrian porque fue más que claro que Amara quería hacer de todo menos dormir, no sabía exactamente que paso esa noche pero era sencillo escuchar los gemidos ahogados por más que al parecer Victoria intentaba controlarse.
Eso la llevaba inevitablemente a aquella mañana con cada uno de sus nietos y sus respectivas parejas derrochando sensualidad, dos simples movimiento y ya Amara se veía bastante tensa lanzado miradas asesinas a todo Savedra en aquel sitio… pero eso no intimido a ninguno allí de hecho notaba a Vanessa susurrándole cosas al oído mientras literalmente veía el plato de Amara partirse a la mitad al recibir más presión de la cuenta.
-Io debo irme- sonrió al ver el libreto que dicto la noche anterior respetado- debo ir a la mía casa perqui tengo algo que resolver regresare para la comida- la vio divertida girarse en lugar de Amara a Vanessa depositándole un suave beso en la mejilla que su nieta recibió encantada, para salir del sitio derrochando elegancia a pesar de la ropa poco elegante.
Segundos fueron segundos para que Amara casi saliera corriendo de la cocina siguiéndola… le encantaba que sus planes caminaran perfectamente.
-¿Dónde vas?- cuestiono con ansiedad enfocando la mirada cielo algo confundida- ¿Vas… con él?
-Si- trago grueso ante la respuesta- debo ir a casa y él está ahí- bajo la cabeza apretando los puños antes de sentir los dedos provocando que levantara el mentón mientras con la otra mano Victoria se descubría el hombro mostrando el moretón en él- soy tuya- el beso profundo la hizo suspirar de gusto- me llevo esta ropa la devolveré para la comida- tiro de la cintura pegándola de nuevo a su cuerpo.
-No te vayas- murmuró quedamente- yo… no quiero….
-Amore… prometo volver - apretó su agarre con una posesividad que nunca imagino tener apretando la mandíbula con enfado- amore.
-No quiero que vayas con él- se sentía tonta… tan tonta, parecía una niña pequeña haciendo un horrible berrinche en aquel momento porque le intentaban quitar su caramelo favorito- tu … tú- un recuerdo fugaz cruzo su mente- eres mía… mía…
-Lo soy- percibió como se separaban apenas de ella- pero io necesito ir a la mía casa… no querrás que me pasee todo el día así- enfoco la camisa grande y el buzo, se veía tan apetecible que le daban ganas de hacerla suya al instante por lo que se acerco sin ganas siquiera de ocultar sus intenciones- Arian debo ir a casa.
-¿Por qué insistes tanto?- se separo enfadada dándole la espalda-vete ya…. Se nota que ese tipejo es muy importante para ti.
- Arian- el llamado solo hizo que pasara dándole un empujón para encaminarse escaleras arriba molesta…. Tan molesta.
Los ojos verdes iban de su madre al hombre que estaba a su lado mirándola con interés, no sabía porque empezaba a sentir que esa mañana no sería una buena mañana, nada más llegar a casa de Sasha lo percibió. La tensión a su alrededor a su madre enfocándola fijamente mientras ella ingresaba al salón diciéndole que debían irse para llegar a la comida, cuestionándole por sus hermanos.
Adoraba las manos de Sasha como acariciaban sus cabellos y su rostro pero ese día la incomodaban mientras miraba al hombre, ese que tenía el cabello de su mismo tono rojo que le miraba al parecer dolorido, preocupado, expectante… no llevaba mucho compartiendo con su madre pero el escaso que llevaba le indicaba que el hecho que se paseara de izquierda a derecha era por mucho una mala señal.
-¿Mamá? -cuestionó quedamente provocando que todo movimiento en ella se detuviera- No vayas a soltarme algo raro ahora- afirmó con voz ahogada - necesito tu ayuda en algo.
-¿Eh?- vio la cara confundida.
-No me pongas emocionalmente inestable- vio a su madre asentir haciendo un enorme puchero-  ¿Por favor? Sé que dirás algo que me va a perturbar Mamá y ahorita necesito que lo pospongas porque de verdad necesito tu ayuda.
-Hazle caso a la niña Sasha- la voz del hombre que estaba con su madre le llamo la atención- puede esperar y ella pues parece necesitarte.
-Eduardo- vio a su madre acercarse a aquel extraño regalándole un profundo beso por lo que desvió la vista algo incomoda- será como digas…
-Dios ya me perturbaste- escucho la risa divertida de Sasha mientras ella se ponía de pie enfocando a aquel hombre- El nuevo esposo de mi madre…supongo.
-Ni tan nuevo- le replicaron por lo que sonrió divertida- pero es un verdadero gusto Herendira.
-¿ Qué necesitas de mi?- sonrió de medio lado mirando a su madre antes de moverle las cejas con diversión…. Iba a ser tan mala…
Ingreso a la mansión sintiendo los ojos sobre ella ¿Cómo no? Iba descalza con un buzo azul y una camisa enorme, sentía las miradas comiéndosela desde las cámaras de seguridad incluso se detuvo en la estancia notando la cara sorprendida de Elena mientras ella se giraba esperando al objeto de su ira.
Sus padres no tardaron en bajar la escalera mirándola anonadados pero no era a ellos a quienes esperaba oh no… ladeo la cabeza al ver a su padre acercarse por lo que dio un rodeo alejándose del hombre que la miraba estupefacto del todo – Hija- escucho el llamado apenas girando el rostro para lanzar una mirada amenazante -  ¿Se puede saber que haces?.
-Vivir- respondió en tono bajo y controlado.
-¿Vivir es parecer pordiosera?- se giro del todo enfocando a su progenitor - Andar descalza y tener esa facha en que parece que acabas de…
-Hacer el amor - dejo escapar sonriendo divertida - eso mismo hice, eso he estado haciendo las últimas noches y días entregando mi cuerpo sin cesar a la persona que amo.
-Madonna mía - escucho la voz ahogada de su madre a pasos suyos sin girar a mirarla - ¿Qué le pasa a tu hija?.
-En momentos así es tu hija - volteo los ojos en blanco esperando pacientemente al culpable de que estuviera allí esa mañana, de que su adorada Arian subiera las escaleras sin mirarla siquiera al responsable de sus desgracias hasta el momento - yo no la eduque para que sea un regalada.
-¿Ma qué?- enfoco a su padre con molestia - me educaste para casarme con Fabrizzio ¿no?, con el hombre al que me regalaste.
-Regalo- se giro enfocando la sonrisa encantadora del hasta entonces su mejor amigo - si tu eres mi regalo… ¿Dónde estuviste entonces regalito mío?
-Io te mato- le dijo de golpe- totti este lio es por la tua culpa.
-Tu español sigue sucio - lo vio acercarse a ella con una sonrisa de oreja a oreja-  te explicare lo que ellos no quieren- trago grueso al verlo detenerse simplemente recostándose en una pared-  todos te querían muerta o al menos la familia en pleno esperaba que murieras joven, ya sabes eso de que una heredera más competente y sin una salud tan delicada se encargara de todo- lo vio sonreír- tu señor padre… fue a ver a mi familia estaba temeroso de que su frágil hija muriera y el resto de las arpías de los Salvaggi lo dejaran en la calle _ enfoco la cara pálida de su progenitor- literalmente te ofreció a mi familia y siendo yo el menor a mi padre le pareció un buen convenio, al menos se suponía que no vivieras tanto.
-¿Qué?- cuestionó.
-Oh si lo del corazón y eso nadie creyó que funcionaria- palideció del todo llevándose la mano al pecho-  tú médico bueno ese hombre estaba desacreditado en la comunidad científica y pues tu condición era delicada, un corazón genéticamente creado para ti y pues… nadie esperaba que sobrevivieras a la anestesia… tanto así que todos firmaron el papel dejándote todo con el único fin de que luego pasara a Elena pero claro yo tendría mi parte como tu novio- negó con la cabeza- firmaste un papel ¿Recuerdas? Era tu testamento pero creíste que era un permiso médico…me dejabas una jugosa parte que luego le daría a tu padre.
-Ya cállate Fabrizzio- escucho la voz ahogada de su padre- es suficiente..
-No… quiero dejarle claro un punto- agrego el joven- tu vida no es tuya, porque ya deberías estar muerta… esto tómalo como un tiempo extra en el cual tu existencia nos servirá ¿Lo entiendes?- vio los ojos destellar mientras sentía el pecho doler aun más- Estas viva de casualidad y sería muy egoísta de tu parte arruinar lo que tan cuidadosamente planificamos.
Desvió los ojos por la sala para ver a su padre pasarse la mano por el cuello incomodo mientras su madre simplemente soltaba un suspiro pesado… suponía que una hija enferma eran algo que nunca quisieron pero con lo que debieron cargar, recordaba las discusiones entre ellos en las noches, las que se suponía no escuchaba con el ruido que hacia su respirador cuando lo necesitaba esas mismas que cesaron cuando Fabrizzio llego.
-Maledetos- se sorprendió viendo a su prima apretar las manos con fuerza- maledetos… totti io los odio- la vio temblar de pies a cabeza- ¿Cómo pudieron?... lo planearon para que muriera… maledetos- enfoco los ojos llenos de lágrimas y entonces lo recordó la cara de Elena, la sonrisa infantil de su prima siempre a su lado… a pesar de todo, los médicos, las internaciones, los estúpidos desfiles de moda, Elena siempre estaba sentada leyendo en alguna esquina, observándola, diciéndole que se casaría y debía salir del hospital para entonces… a Elena llorando al lado de su cama al ver que su condición solo había empeorado… suplicándole que no se rindiera, besando su mano… orando por un milagro….
-Largo- murmuró suavemente generando que su prima guardara silencio-lárguense de la casa de mi prima - afirmó con ira-  ensucian su hogar con su presencia… largo…
-Vittoria- enfoco a Fabrizzio con ira_ deja de ser una niña sabes bien que si nos vamos te vienes con nosotros.
-No- vio a Elena moverse para ubicarse delante de ella_ no se ira de qui se quedara conmigo en la mia casa.
-Elena no nos hagas decirle a tus padres de tu irracional actitud- escucho con sorpresa a su madre- ellos están de acuerdo con esto… y en el hecho de que un matrimonio con Fabrizzio sería lo más indicado.
-Ella ya no es su hija- se sorprendió al escuchar aquello- su hija murió como querían en aquel quirófano hace ya más de un año, ella no es su hija… es mi prima y…. y… es libre.
-Elena no me obligues a pasar sobre ti- escucho el tono amenazante de Fabrizzio por lo que tiro de la mano de Elena situándola detrás suyo y enfocando al joven.
-Tócame y te pudrirás en prisión- afirmó sonriendo- tócala y te mato de una vez…. Agrégale otra razón a mi lista.
-Hija- el tono demandante de su padre le hizo enfocarlo.
-Io no soy tu hija… - lo sentía bombear con fuerza en su pecho, arrítmico, acelerado… ¿Eso era estar vivo? ¿Eso era la ira? Por ella perfecto-  ya me escucharon fuera no me obliguen a echarlos- se giro con elegancia escuchando como la llamaban.
-Tarde o temprano deberás ir a Italia- escucho la sentencia deteniendo sus pasos en compañía de Elena para girarse.
-No volveré- dejo escapar-  me gusta qui, el sol  es tibio en la mañanas, y las estrellas se ven hermosas en las noches… en la playa puedes ver la arena como oro_ cerró los ojos recordando como Arian la había empezado a amar en aquel balcón_  el viento te acaricia mientras el amor te llena de calor….
-Lo haces por ese hombre- escucho decir a Fabrizzio- ese que seguro solo quiere tu dinero..
-No- rió quedamente - quiere mi cuerpo - vio a su madre llevarse las manos a  la boca - ella quiere mi cuerpo, no mi dinero… quiere mi cuerpo, desea mis manos, anhela mi presencia y necesita mis besos para curar su soledad… me quedare qui con ella…. E intentare crear mi hogar… olvidándome de ustedes… después de todo es como dijo Elena morí ese día en el hospital…
Enfoco a Fabrizzio dar dos pasos en su dirección antes que Arturo apareciera enfocándolo de manera amenazadora para ponerse entre él y ellas casi juraría que su cuñado esperaba que diera un paso en falso,  incluso parecía deseoso de estampar un golpe en aquella cara_ Tú me dices cuñadita_ le escucho decir.
- Sácalo a patadas - afirmó encaminándose escaleras arriba- no espera lo necesito para algo antes… así que déjalo semiconsciente.
-Como digas….
Las miradas iban de ella a su madre de su madre a ella y seguía sin entender bien porque, si Herendira Villafiel estuviera en los ojos de algún miembro de la familia Savedra sabría la causa el parecido era por demás alucinante, Vanessa simplemente respiraba pesadamente mientras notaba a su familia en pleno en análisis visual - Dejen de ver de mi novia y a mi suegra - dejo escapar secamente llevándose algunos abucheos mientras cada uno regresaba a la suyo y ella se acercaba a saludar.
El tema de conversación fue básicamente el plan de Clarisse y el hecho de que habían llamado a Amara tres veces y esa condenada no bajaba a comer era una situación bastante tonta a criterio de la mitad de la familia, la otra parte o sea los gemelos simplemente apostaban cuanto tardaría en bajar.
Vanessa dio un suspiro escuchando a Clarisse explicarle su idea a Sasha que insistía en decirle que provocar celos a alguien inestable era peligroso, Dios sabía que coincidía con su suegra esa mujer era toda sabiduría, sensatez, no era como…. Giro a ver a Herendira sacando un billete a los gemelos para negar con la cabeza y dar un suspiro, en el momento en que vio a Amara bajar la escalera con dignidad y a su novia embolsarse una jugosa suma.
La joven paso de largo de todos, ni reparo en Sasha de hecho parecía bastante perdida en sus pensamientos mientras tomaba asiento moviendo su tenedor sobre la comida - ¿Dónde están las fotos de mi esposo?
-Las guardamos- una respuesta bastante simple que genero una mirada por demás amenazante- de todas formas no tienes más portarretratos y que las tengas fuera no tiene sentido alguno.
-Iré por portarretratos así que díganme donde las guardaron- la vio llevarse la comida a los labios- me siento algo sola he de admitir cada que volteo y no enfoco su sonrisa.
-Creo que con las dos que te dejamos afuera y la medalla es más que suficiente- enfoco a Clarisse para luego ver a Sasha sonriendo de oreja a oreja.
-Me gustan las fotos de…
-Eres una mujer muy hermosa- dio un respingo al escuchar el tono meloso de su suegra- realmente hermosa, por lo que se además inteligente aunque enviudaste joven… es una tristeza porque se ve que era un hombre guapo… pero el ya se fue.
-Disculpe pero le aconsejo no meterse en esto- escucho decir a Amara notando como dirigía una mirada fugaz a Herendira y luego a Sasha.
-Bueno soy experta ¿sabes? En eso de las personas que no saben cuando dejar ir a alguien- vio a Sasha dar un suspiro pesado- a veces tendemos a aferrarnos a cosas seguras dejando escapar las nuevas, pero tú eres consciente de ello porque según se estas dejando ir a Vittoria Salvaggi y yo estoy más que interesada en ella.
-¿Disculpe?- vio la cara confundida de Amara- Con el respeto que merece es algo mayor para ella…
-Querida el buen vino mejora con los años-  intentaba no hiperventilarse al oír la respuesta- pero lamentablemente no es para mí que la quiero sino para una de mis hijas _ decidió tomar nota mental de la expresión fácil porque aquello era una mentirota de las buenas- ya la vio en una revista digo esa joven es una de las diez mujeres más adineradas del mundo, uno de los diez milagros médicos de este siglo y…
-Una de las diez mujeres más hermosas del planeta_ le lanzo una mirada amenazadora a Herendira- lo leí en un revista_ afirmo la chica con desinterés.
-El caso es que a ti no te interesa- vio a Amara parpadear confundida- estas muy ocupada siendo la esposa de un fantasma al que no deseas olvidar.
-No soy la esposa de un fantasma, soy la esposa de un hombre maravilloso al que prometí no olvidar.
-Las personas que amamos nunca las olvidamos porque las guardamos en nuestro corazón- escucho decir a Sasha-  el hombre maravilloso que amaste ya no existe, se fue y no volverá… que sigas adelante con tú vida no quiere decir que lo olvidaras.
-Si sigo adelante con mi vida lo dejare atrás- le sorprendió que Amara respondiera con tanta facilidad lo que la llevaba a pensar que quizás si estaba afectada por todos los acontecimientos - y ya no pensare en él a diario, y lo prometí… amarlo toda mi vida, compartir con él en salud y enfermedad yo…
-Hasta que la muerte los separe… ese es el voto matrimonial hasta que la muerte los separe y lamentablemente a ustedes ya los separo- vio a Sasha levantarse mirando a Amara- así que debes escoger si sigues viviendo o simplemente sigues muerta en vida, lo cual para alguien tan hermosa como tú es unas tristeza y es aun mayor el dolor si tienes a alguien que te quiere y te ama como Vittoria Salvaggi.
-¿Ella me ama?- el silencio sepulcral envolvió la cocina simplemente que Amara preguntara tal cosa se le hacía inaudito a todos.
- Te vomitaste- escucho la voz de Virginia casi se le olvidaba que seguía en la casa- y luego la besaste yo me hubiera vomitado, vaya toda tu apestabas a alcohol anoche, estabas imposible, pegada a ella como si no hubiera mañana… créeme hay que estar enamorada para tolerarte en ese estado.
-¿De verdad dudas que te ame?- la voz de Sasha genero que enfocara a Amara parecía completamente confundida- ¿Por qué no te amaría?- los ojos grises se movieron con incomodidad- ¿Tendría que amar a alguien más?.
-No…. Si…yo…. No tiene caso que me ame porque yo no la amo- varios suspiros pesados se escaparon de diversas partes de la cocina- yo…
-¿Estás negando el amor que sientes? - Vanessa estaba más que sorprendida por la tranquila conversación que mantenía Sasha con Amara, era extraño ver aquella apacible interacción- Porque si lo sientes y lo niegas está mal jovencita- enfoco a su alrededor notado que la mayoría de su familia había abandonado el espacio enfoco la mano de Herendira tendida en su dirección mientras la seguía.
-No te preocupes mamá lo resolverá- la escucho decir mientras se sentaba en una de las bancas del patio con el resto de sus familiares en silencio.
-Yo…
-Sabes yo sé de pérdidas- Amara enfoco a la mujer pelirroja que la miraba con dulzura- tuve varias en mi vida unas más dolorosas que otras, lo importante es saber seguir adelante y tú no quieres hacerlo… cuando te estancas no solo te lastimas, también lastimas a los demás.

-No lo olvidare- afirmó con seguridad- nunca, él me dio todo lo que yo necesitaba me apoyo cuando nadie, me amo cuando nadie me amaba y me dio un hogar…

-Se fue- trago grueso al escuchar aquello- no te estoy diciendo que lo olvides, simplemente te digo que sigas adelante… ahora tienes un nuevo amor, que te puede crear nuevos sueños pero para tenerlo debes dejarlo ir a él.

-No lo entiendes- se froto las manos con nerviosismo- yo… yo…. Mi madre me abandono- vio los ojos verdes abrirse levemente- Alonso me amo pero también se fue… aunque ellos me dejaron yo no quiero olvidarlos.
-Uno no debe olvidar a las personas_ percibió la caricia cálida en su cabeza_ pero debes superar los malos momentos que te generaron y dejarlos atrás, es lo correcto pero no siempre es fácil, ¿Cuándo murió te dolió mucho?_ asintió suavemente- es porque estas viva, ¿Pensar en ella con alguien más duele también?- bajo la cabeza antes de asentir- ¿La amas?
-Si- dejo escapar con suavidad- pero yo le prometí… ¿Sabe? La primera vez que nos despedimos, el día que nos conocimos me dijo “No me olvides”… y yo prometí no hacerlo pero ahora….ella es tan dulce y preciosa, es cálida y comprensiva y yo….
-Comprendo- enfoco a la mujer delante de ella hacer una pausa- ¿Por qué me cuentas esto?- la miro sorprendida- yo creo que porque necesitas dejarlo ir… a él y a tu madre, contármelo a mí es más sencillo soy una desconocida, todas esas personas fuera te aman profundamente, están preocupados por eso estoy aquí… así que Amara… ¿Por qué te abandono tu madre?
-Teníamos hambre- trago grueso al recordarlo- a veces pasábamos una semana sin comer no era tan malo pero en esa época teníamos más de quince días ya… mamá se veía desesperada así que me llevo a aquel lugar y me sentó- hizo una pausa recordando las palabras- recuerdo como acariciaba mi rostro con insistencia mientras me decía que había echado a perder tantas cosas en su vida… y que lo único bueno que consiguió fui yo, me aseguraba que por una vez en su vida no sería egoísta… recuerdo que beso mi frente diciéndome que estaba orgullosa de mí, que era una buena niña, que me amaba y nunca lo olvidara e intentaría volver algún día, pero ante todo que recordara que estaba hecha para grandes cosas - sintió la lágrima pasearse por su mejilla- no le digas tu nombre a nadie porque es mi regalo para ti, regálaselo a quien ames de verdad…. - bajo la cabeza- nunca se lo dije a Alonso no sé porque nunca se lo dije…. Pero a Victoria… Victoria lo sabe… porque la amo pero tengo tanto miedo….
-¿De qué tienes miedo?- la sonrisa cálida delante de ella la hizo intentar contener el llanto de nuevo mientras bajaba la cabeza - no creo que Victoria se vaya a ninguna parte y en cuanto a Alonso… bueno el no quería irse pero lamentablemente tomo una decisión como todos en esta vida, su decisión lo separo de ti…. No tienes la culpa por ello, nada que hubieras hecho ese día lo cambiaria- levanto la mirada enfocándola con intensidad- culparte no sirve de nada… estoy segura que él deseaba que fueras feliz.
-Si eso era algo que siempre repetía- dejo escapar con suavidad- yo solo quiero que seas feliz aunque también decía que a veces parecía estarme escondiendo pero es que tenía miedo, era una niña y estaba tan asustada de hacer algo mal….
-Él lo sabia… sabía que lo amabas - asintió aguantando el llanto- se que se lo decías de miles de maneras, pero también sé que eres una mujer inteligente y tienes claro que es hora de seguir adelante…

-La amo- afirmó suavemente - la amo mucho… pero ella tiene un prometido…
-Ella puede tener muchas cosas pero es seguro que te ama solo a ti, quiero que lo pienses y de paso te despidas de tu esposo mientras yo salgo a conversar con tu familia allí fuera que está preocupada por ti, la familia que tu madre te obsequio cuando te dejo porque estaba orgullosa de ti, porque te amaba- bajo el rostro percibiendo las lágrimas que no podía controlar brotar de sus ojos mientras el silencio de la cocina la envolvía…
-¿Tía?- levanto los ojos enfocando a su sobrina menor mirándola antes que la pequeña se aferrara a ella con fuerza- Abuelita dice que llorar es bueno… y que un abrazo siempre ayuda_ sintió como tiraban de ella hasta quedar de rodillas a la altura de la pequeña- Tía… te toca llorar- los bracitos rodearon su cuello con fuerza- así que llora….- se aferro al pequeño cuerpo que se estrechaba con cariño contra el suyo- llora Tía porque todos te amamos… y nunca… nunca… nunca…  nunca… pero nunca…nunca…jamás de los jamases nos iremos.
Se aferro con intensidad asintiendo mientras apretaba a la niña contra ella sin percatarse que los ojitos negros enfocaban la ventana donde su madre le asentía y le hacía señas para que estrechara aun más aquel abrazo.
Risible vaya que lo era pero ella llego justo a tiempo a media paliza y no quería dejar de participar aunque el pobre tipo que era un desconocido estaba en el piso casi arrastrándose delante de la mirada de las otras dos personas que no conocía, choco con fuerza la mano con Arturo mientras el hombre levantaba a su rival de turno sacudiéndolo varias veces- Te quedo claro niño lindo- escucho decir a su cuñado con enfado- no es un objeto…
-Si eso- afirmó con algo de confusión antes de girarse para ver a Stefani sonriéndole para enfocar a Victoria bajar las escaleras al parecer terminando de arreglarse tomando a lo que quedaba del hombre de la chaqueta arrastrándolo con ella, enfoco a las dos personas adultas que miraban a la joven con seriedad- ¿Y ellos?.
-E vero- la escucho decir- io los amo son mis padre por eso les cumpliré el suo deseo hagan de cuenta que estoy muerta- vio a la joven salir arrastrando a aquel chico para seguirla en silencio y verla empujarlo al automóvil con algo de violencia.
Nunca un silencio se le hizo más largo o más incomodo, eso teniendo en cuenta que estaban de pie frente a una casa que decía en la puerta Savedra y Elena miraba boquiabierta a una aun más roja Victoria- Madonna mía- escucho decir a la mujer mientras Victoria se sonrojaba hasta las orejas de nuevo- Io… io… ¿es uno de los gemelos?
-No- escucho decir a Victoria quedamente por lo que contuvo la risa divertida junto con Stefani- es el Príncipe… Adán.
Noto como Victoria abría la puerta tirando del tal Fabrizzio de la camisa el lugar estaba algo silencio hasta que escucho las conversaciones quedas de la cocina ingreso asomándose apenas para enfocar a Amara con una niña en brazos que besaba sus mejillas y limpiaba con cariño al parecer su rostro- Disculpen.
-Hola- dejo escapar la niña mientras su tía al parecer la regresaba al suelo y el resto de la familia ingresaba por la puerta, saludo con la mano volteándose hacia atrás para ver ingresar a Elena aun pálida con Arturo.
-¿Príncipe Adán?- la escucho cuestionar más al aire que a ella misma al parecer lo que genero varias risitas cómplices.
-Si- las risas se acrecentaron al responder Amara con total tranquilidad generando que Elena palideciera del todo mientras se sostenía a la mesa de la cocina- ¿Elena?.
-Io necesito un minuto prego- la escucho aseverar respirando profundo- madonna mía.
Lo que siguió fue de lo más gracioso Fabrizzio cayó a sus pies por lo que retrocedió disponiéndose a disfrutar del espectáculo, el hombre miro a todo macho en aquella sala de manera asesina lo que se resumía a los gemelos que lo miraban extrañados- Que cosas te buscaste un clon.

-Ia cállate y dilo- escucho la afirmación molesta de Victoria.
-¿Qué adoro cómo gimes?- escucho la silla de Amara correrse mientras la joven enfocaba al hombre delante suyo de manera asesina- ¿Ya se amorcito quieres que diga cómo me encanta que muevas tus caderas al compas de las mías?- la cachetada resonó por el espacio mientras notaba la cara enfurecida de Victoria.
-Dile la verdad- la escucho decir con ira- dile la verdad… ahora.
-La verdad puede ser un asunto tan relativo- lo vio levantarse- No sé cuál de estos dos es tu Romeo pero seguro no les gimes como a mí- lo escucho reírse mientras notaba las caras cada vez más enfadadas de los gemelos- Vamos es una bromita ¿Qué quieres que le diga a tu Romeo?.
-La verdad- escucho repetir a Victoria_ tú y yo no somos amantes.
-Bueno ¿Quieres qué mienta?- noto a la chica ponerse del todo roja- va, va… diré la verdad… deberías estar muerta- se asombro ante tal afirmación- no espera no era eso… todos te querían muerta- enfoco el rostro indiferente de Victoria- ¿Era eso?.
-Ma que cosa no se te ocurrió nada mejor… esa no es la verdad que quiero que digas- observo como la joven se pasaba el cabello detrás de la oreja con tranquilidad.
-Dime cuál es tu Romeo y le diré la verdad- le escucho afirmar por lo que ella esbozo una sonrisa algo divertida.
-Su amor no es un Romeo- enfoco con sorpresa a Herendira- ella tiene a un príncipe, porque es una princesa no merece nada más y nada menos que un príncipe, creo que es por eso que no te quiere a ti…. No eres más que un triste paje- las risas resonaron con fuerza en la cocina y por primera vez vio la perfecta expresión de Fabrizzio tambalearse antes sus ojos.
-¿Y tú eres?- le escucho cuestionar.
-La Princesa Villafiel- las risitas se extendieron de nuevo al responder Vanessa- y los pajes deberían hablarle de usted…
-Una casa de chistosos- noto al joven enfocar a los gemelos de nueva cuenta- ¿Cuál de ustedes, el Principito?.
-No nos mires- dejo escapar Aaron con tranquilidad.
-No somos más que unos pobres payasos- agrego Adrián- algo más que pajes eso sí y la Princesa nos tiene en alta estima.
-Molto- ambos rostros se iluminaron ante la respuesta de Victoria mientras Fabrizzio mostraba una confusión total.
-¿Entonces quién es el dichoso Príncipe?- le escucho cuestionar ya con ira.
-Soy yo- noto como los ojos del joven se abrían desproporcionadamente enfocando la cara seria de Amara- yo soy el Príncipe Adán.
-Dile la verdad- miro a Victoria antes de escuchar la carcajada divertida de Fabrizzio inundando la cocina mientras todos permanecían en silencio absoluto.
-Madonna mía… debiste decir que no tenías novio y no inventarte esto - las risas del chico se acrecentaron- haberte ahorrado el teatro y yo preocupado…. ¿Montaste esto para ponerme celoso?.... está bien, de acuerdo no somos amantes eso es obvio porque ella tampoco lo es…
-Si lo soy- la cara seria de Amara genero que levantara un ceja mientras la risa de Fabrizzio cesaba del todo- yo soy su amante- agrego la mujer con tranquilidad para tirar de Victoria suavemente descubriendo el hombro derecho para revelar con ello una marca algo más que grande y agresiva en él- ¿Lo ves? Este es mi título de propiedad.
Los ojos de Fabrizzio destellaron levemente antes de mirar de nueva cuenta a todos en el sitio casi que esperando que alguno le negara las palabras que acababa de escuchar encontrando el silencio por única respuesta- Tu eres heterosexual- fue lo único que alcanzo a articular el pobre hombre a su parecer.
-Io nunca dije eso- las risas se extendieron de nuevo en la cocina- todos lo supusieron y determinaron perqui creían que la mia vita no era mia… pero io escojo con quien quiero estar y io escogía al mío príncipe o princhipesa en questo caso.
-¿Son amantes?- noto como Fabrizzio enfocaba los ojos grises de Amara al cuestionar la mujer aquello- ¿Lo son?.
-No- se sorprendió al escuchar al hombre responder aquello- ella es virgen io…. Nuestro matrimonio ella iba a llegar virgen al…
-Yo le quite la virginidad- levanto una ceja ante tan segura declaración- Es mía…
-Amor, matrimonio y sexo- rió al escuchar el tono relajado de Victoria- la vida te da todo eso pero no necesariamente en ese orden y esta es la última vez que tú y yo nos vemos… amigos míos lo pueden sacar de casa prego.
Fabrizzio prácticamente no opuso resistencia alguna mientras lo sacaban del lugar la verdad el pobre parecía demasiado en shock como para poder decir algo, se giro a enfocar la escena en la cocina que de pronto de nuevo estaba en silencio quizás por el hecho de que Victoria acababa de reparar en los ojos levemente enrojecidos de Amara.
Noto a todos retirándose al parecer al patio de nuevo por lo que siguió al grupo incluido a una aun pálida Elena cerrando la puerta tras de sí para enfocar los rostros_ Parece que vivimos en el patio hoy- escucho decir a uno de los gemelos.
-Yo solo quiero que lo resuelvan para poder comer- afirmó Adrián- porque francamente tengo hambre.
-Lo resolverán- Clarisse miro con interés a todos los miembros de su familia- es cuestión de tiempo, las heridas tardan en curar pero creo que Victoria es muy paciente, lo superaran juntas.
-Madonna mía- todos se giraron mirando con extrañeza a Elena - el príncipe Adán es una mujer- las risas resonaron con fuerza en el patio antes de que la de Elena se uniera al coro - Ma que cosa eso explica perqui no le gustaba nadie… y questa cara de la agente cuando los tíos anunciaron el matrimonio.

Enfoco con diversión la enorme familia a su alrededor unos instantes, divertidos, desestructurados y alegres, parecían envueltos en una extraña alegría que anunciaba mejores tiempos giro su rostro a las dos personas en el interior de la cocina a aquella escena no tan alegre y armónica deseando como todos a su alrededor que se revolviera.
El silencio nunca había sido incomodo para ella, el silencio de su casa, de su vida… de su trabajo, pero con la llegada de Victoria todo aquello había cambiado a ritmo estrepitoso, la rutina a puerta cerrada que solía llevar se había esfumado en cuestión de minutos, segundos en la nada. El silencio desapareció tal como apareció sin bomba y fiesta sus risas lo habían llenado, a fin de cuentas también lleno su corazón generándole un dolor diferente al que siempre sintió.
Estaba de pie en silencio separada por la barra enfocándola, midiéndola, analizándola, temiéndole en silencio sin saber que decir, tenía esa extraña sensación en el pecho esa que le decía que el resto de su vida se vería marcada por esa conversación todo lo bueno y malo por venir se decidiría en aquel momento sin más, sin vuelta atrás.
-Arian- enfoco el rostro al escuchar su nombre- espero que esto haya quedado claro- deseo sonreír lo deseo mucho, porque Victoria había arrastrado a aquel tipo solo para dejarle claro que no eran amantes - io soy solo tuya….
Ladeo la cabeza unos instantes, al recordar las frases que se repetían en su cabeza una y otra vez- Pequeño y oscuro- la vio palidecer- tu mereces algo más que un lugar pequeño y oscuro- le afirmo con suavidad notando como bajaba el rostro privándole de la visión de los ojos que en tan poco tiempo llego a adorar con intensidad ¿Cómo explicarle eso? ¿Cómo aclararle que le había robado el corazón que quería darle algo más que un lugar pequeño y oscuro?
-Io no quiero que lo olvides- trago grueso al escuchar aquello-io lo comprendo que él te llena el corazón por completo, es tu amore tu gran amore… io lo respeto- sintió el impulso de moverse hacia ella pero se mantuvo en su lugar escuchando- se que nunca me amaras…io lo sé… pero si tu pudieras- escucho la voz temblar- regalarme un lugar piccolo allí dentro io…. io… mira- la enfoco con sorpresa subir un maletín a la barra- compre nuevos- su risa le sonó más a un quejido de llanto al ver los portarretratos esparcirse en la superficie - y compre esto - enfoco la caja de cristal con sorpresa- volveremos a dejar totti como antes io…
-Basta- dejo escapar notando como todo movimiento en Victoria se detenía- es suficiente- afirmó respirando profundo - es suficiente _ levanto la vista para mirar con profundidad la tristeza que embargaba los ojos cielo por completo- esto es…. Tory… yo…
- Ia comprendo- la noto apretar los puños a los costados- io comprendo… me iré- la enfoco con sorpresa- io no te…
-No, no- recogió los portarretratos antes de girarse buscando lo que deseaba en la cocina hasta dar con la cámara de Vanessa para acercarse a una confundida Victoria pegando su rostro al de ella con suavidad- vamos a llenar los portarretratos- le afirmo quedamente- de tus fotos y las mías… no lo olvidare… pero lo dejare irse- disparo el flash tomando la primera fotografía antes de enfocar el rostro a su lado- no seguiré agonizando y negando lo que siento, es tan ilógico intentarlo…- aparto un mechón negro enredándolo entre sus dedos- te amare y me amaras… más   allá del tiempo…. De…
-Del olvido- la miro con sorpresa- te amare más allá del dolor y la alegría- sonrió suavemente- te amare con paciencia y comprensión.
-En las buenas y las malas- acaricio la mejilla con dulzura- aprenderé de ti y comprenderé tus defectos, te amare….
-Me amaras- rió divertida al ver su frase completarse con tanta facilidad mientras apretaban su mano con fuerza- más allá del olvido, con la pasión de tus años, las tormentas de tu alma y la paz de tu corazón.
-Tu español está muy limpio- la sonrisa envolvió por completo el rostro delante suyo- ¿Compartirás tu vida conmigo?.
-¿Ma qué cosa dices?- parpadeo con extrañeza- Mi vida es tuya Arian.

Beso, ella no necesitaba un gran beso, ni el más romántico del mundo, ni la iluminación adecuada o el paisaje ideal, beso no necesitaba un beso ideal de esos que eran suaves al principio o fieros al final, no necesitaba un contacto que la hiciera olvidar su vida, sus pesares y le hiciera recordar sus alegrías. No necesitaba sentir en un beso la emoción de los poetas porque aquello simplemente le era irrelevante en aquel momento, porque todo lo que necesitaba ella de un beso era la seguridad de un sentimiento correspondido por la calidez de unos labios… no, no de unos labios de los labios de la persona que amaba, que la amaba…. En un instante, en ese momento en que sabía que existía… de la sencillez y la maravilla de que sus labios y corazones coincidieran en idéntico sentimiento.
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
La Teta Feliz Historias y Relatos ® Sombra234 - Derechos Reservados
© Todos los derechos reservados. Esta publicación no puede ser reproducida, ni en todo ni en parte, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, en ninguna forma ni por ningún medio, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electroóptico, por fotocopia o cualquier otro, sin el permiso previo, por escrito, del autor.

12 comentarios:

  1. dioss q hermoso capitulo me encantooooo felicidades atten lis desde vzla

    ResponderEliminar
  2. Que lindo capitulo me encanto por fin Amara dejo ir a Arturo para quedarse con Vittoria ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola es Alonso el esposo de Amara jijiji.

      Eliminar
  3. Me encantoeste capitulo, de vrdad fasinante, tantas cosas q trasmite esta historia. Q cosas hace el dinero con las perdona o q cosas hacen las personas x el dinero. Pero q buenop es encontrar una familia como los SAVEDRA DEL VALLE VILLAFIEL ALMEIRA SALVAGGY, creo q todos ya son fmilia, como se apoyan, una verdadera amistad es una verdadera familia.

    Paot, desde colombia

    ResponderEliminar
  4. me ha emocionado.. yo que no lloro .he llorado me ha encantado
    felicidades escritora eres una pasada

    ResponderEliminar
  5. Vaya es increíble como n dejas pasar un sólo detalle..vale la pena la espera cada día por un nuevo capítulo.
    Isa Nic

    ResponderEliminar
  6. woooow es un capítulo realmente hermoso, cuento las horas para leer el capítulo final. de verdad eres una increible escritora amo tu historia, me cautivo desde el comienzo, es una gran historia.
    Anahi, de México

    ResponderEliminar
  7. Un mar de emosiones, eso es lo que soy en cada capitulo, me voy a oir medio bipolar por mi comentario pero es que la verdad asi me tiene esta historia, un minuto estoy rise y rise con las ocurencias de los personajes, al otro estoy preocupada con lo que Victor le pueda hacer a las chicas, de rato estoy suspirando con corazoncitos a mi alrededor y/o chillando con las declaraciones tan hermosas que dan estas chicas (si, ya se que se olle cursi, y eso que nunca chillo, soy bien machota!! Jejeje) y en ratos toda hot! Por las esenas en las que se entregan en cuerpo y alma, pero alfinal de cada capitulo siempre me deja con un gran WOW!! Y queriendo mas, gracias sombra por esta historia como dijo una chava en el comentario previo, no se te escapa nada, cada detalle pequeño o grande esta descrito a la perfeccion y eso es lo que hace de esta historia, en mi humilde opinion, una "Must read" en este blog.
    Saludos!
    P.S. Tambien me a dado unas enormes ganas de aprender Italiano, jajaja!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un favor termine de leer la historia ...hasta ahora no identifico quien era esa chica o chicas que hablaron con andrea en el bar un lunes, espero que puedas ayudarme ^^

      Eliminar
  8. Me encanta lo leo de nuevo y la verdad n quiero q llegue el final:-)
    Isa Nic

    ResponderEliminar
  9. Que bueno que Clarisse le haya dicho que lo dejará ir (y despues se lo volviera repetir Sasha) Estuvo muy cursi el capítulo pero tierno (todos unidos como familia)por fin se aclararón las cosas (no solo entre Arian y Vittoria si no la verdad que le ocultaba la familia de esta ultima) Espero ver el siguiente capítulo la confesion de Eduardo o Sasha (que bueno que se reconciliaron) hacia Herendira.

    ResponderEliminar
  10. Eres increíble!!! Cada continuación es mejor que la anterior. Esta ha sido muy, muy, muy emotiva e intensa, me tocó de una forma inexplicable.

    ResponderEliminar

Aviso Legal:

Esta web de entretenimiento ofrece peliculas y series gratis online tanto en castellano, subtitulado, audio latino e idioma original. Sin embargo cabe aclarar que en esta web no se alojan películas, series ni ningún tipo de archivo de streaming o descarga, todo material publicado aquí son enlaces de libre distribución que han sido recolectados de servidores de video como vk.com, vimple.ru, youtube.com, etc. Por lo tanto nosotros no nos responsabilizamos de su contenido, si se tendría que reportar alguna película por favor repórtala en el sitio donde ha sido hosteada, ya que nosotros somos ajeno a esos servidores.