GRACIAS POR TU VISITA

TETA NEWS

Disculpen las molestias. Se me hace imposible seguir
actualizando el blog de La Teta Feliz por problemas de tiempo, por mi trabajo. Yo sigo en mi blog personal, y tratando de actualizar La Teta Historia. Pero no La Teta Feliz. Sepan Disculpar.

Atte Jjaxxel



20 oct. 2013

No Me Olvides - Sombra234 - 30

Capítulo 30

HAY UN CAMINO…

El futuro es un lugar cómodo para depositar nuestros sueños.
Anatole France.
Tercer día de vacaciones, lo lógico era que estuviera exultante de alegría pero mientras tomaba el sol en la piscina ciertamente lo último que sentía era alegría, era todo lo contrario estaba iracunda, malhumorada, cínica como nunca en su vida y por momentos deprimida tanto como cuando creía que su amor era imposible y es que ver a esa italiana disfrutando del calor de las piernas de Stefani mientras dormía sobre ellas bajo una sombra le revolvía el estomago.

Pero era su culpa le gustara o no, ella misma hecho el primer día a Stefani de la recamara enviándola directo a los brazos cariñosos de Victoria, y allí se había quedado los últimos días resoplo con cansancio encima la italianita había acompañado a la rubia a las dos tocadas de la banda y se paseaba por toda la mansión siendo amorosa y cariñosa con una muy cómoda Stefani.
Sin embargo analizando todo su principal preocupación es que le era imposible llevarse a la cama a otra mujer por más que lo intento y por oportunidades que tuvo, es que ni siquiera era capaz de besarlas, y era en ese momento que las palabras de Karina le embargaban esas que le aseveraban que la disfrutarían al máximo antes que regresara con su plato favorito. Se negaba rotundamente a regresar con ella, a olvidarse de sus libertades y atarse con alguien que se notaba a kilómetros que disfrutaba acariciar unos cabellos que no eran los suyos.
-¿Y esa cara?- se giro a mirar a Amara que la enfocaba seriamente, observo a la mujer tenía ropa deportiva, al parecer estaba preparada para alguna actividad física especifica enfoco a Victoria sonriendo.
-Pensaba en la italiana-  mirando hacia donde Victoria dormía- tiene dos días que no te molesta ¿raro no?- dijo enfocando los ojos extrañados que le miraban - Luego de las lecciones de surf y la guerra de pintura que no salió muy bien- dio un suspiro junto con Amara al recordar la regañina que les monto Clarisse, fue cuestión de provocar un altercado entre Victoria y Amara para que aquello desencadenara una guerra de pintura épica, que acabo con todas castigadas y bueno… al menos Stefani no andaba abrazando a la italiana ese día -  se quedo quieta - observo los ojos enfocarla con atención - digo terminaste muy mal - observo el respingo- seguro piensa esta vencida.
-¡TU IDIOTA!- enfoco sonriente a Victoria que se incorporo como resorte -¡TU Y YO CARRERA DE BICIS!
-Io no se andar en bici- miro a la Italianita con la boca abierta antes de enfocar a Amara que suponía presentaba una apariencia similar a la suya - pero si io supiera te ganaría.
-Pues te enseño y a ver si es verdad- noto el rostro molesto y lleno de decisión de Amara por lo que sonrió de medio lado satisfecha notando a la italiana levantarse siguiendo a la mujer y dejando a su Stefani en paz.
Enfoco a la rubia que parpadeaba al parecer sorprendida antes de dar un pesado suspiro, levantándose para acercarse a ella dejando caer su cabeza en sus piernas, suponía que en ese momento le miraban con extrañeza pero poco le importo simplemente encerró su cara en aquellas cálidas piernas- Eres una tonta - le escucho decir- la tonta más linda del mundo- sonrió al escuchar aquello girándose para enfocar los ojos que tanto adoraba azul profundo a veces, en ocasiones los sentía celestes, pero en ese momento eran maravillosos.
-Te amo- dejo escapar sin poder controlarlo siquiera recibiendo como premio una hermosa sonrisa acompañada de pausadas caricias, veía cada tanto la mano alejarse enredando alguno de sus mechones castaños ¿Por qué no podía dejar de mirarla?, se suponía que eso no era así que ella era libre “el amor de verdad da libertad” parpadeo brevemente tenía un recuerdo fugaz de aquella frase rondándole en algún lugar de su mente pero no alcanzaba a recordar quien se la había dicho.
-Yo también te amo- salió de sus pensamientos al escuchar la suave frase- ¿Puedo dormir contigo entonces?- la miro unos segundos antes de sonreír y asentir levemente- ¿Me acompañas a pasar mis cosas de nuevo?- se incorporo tendiendo la mano delicadamente- Te amo- le repitieron por lo que sonrió aun más- celosita….
-No soy celosa- dejo escapar haciendo un enorme puchero antes de sentir una lluvia de besos en las mejillas- espera- dejo escapar quedamente- Rocky.
-Celosita- le repitieron por lo que sonrió suavemente.
-Puede que un poco…
Los gemelos dieron un suspiro tomando sus binoculares antes de pasar por uno de los sofás arrancando a su hermana literalmente de los brazos de su amante, que no paraba de protestar al ver interrumpida su placentera sesión de besos, Aarón se regreso extendiendo la mano al frente de Herendira que lo miro extrañada mientras Adrian se cargaba a Vanessa al hombro- Asuntos oficiales de nivel X- los ojos verdes le miraron con confusión- la regresamos más tarde_ si alguien le hubiera cuestionado a Herendira Villafiel porque había dejado ir a su mujer, posiblemente hubiera dado por respuesta un “no lo sé pero lo que dijo Aarón sonó muy importante y confuso”
Un rato después, los ojos de los hermanos Savedra se cruzaban con interrogante mientras enfocaban al frente a su cuñada dando la clase, incluso en un punto dejaron de ver algo consternados con el asunto, antes de asomarse de nuevo más curiosos que otra cosa.
A varios metros de ellos, Victoria intentaba sin éxito mantener el equilibrio en su bicicleta una y otra vez se iba al suelo, sin entender bien el porqué si había seguido las instrucciones_ ¿Per qui no puedo?
-Eres una italianita delicada- dejo escapar Amara mirándola fijamente - no tienes sentido del equilibro -  para explicar de nuevo toda la técnica sin saber qué pasos de ella, los hermanos Savedra se miraban alarmados, mientras la veían dar la lección de nuevo - ¿Por qué tan agitada?- murmuro quedamente.
-Es molto esercizio - sonrió separándose un poco de la joven.
-Llevamos 20 minutos como mucho - noto como respiraban con más agitación de la que le agradaría, por lo que ayudo a descender a la joven de la bicicleta dirigiéndose a la mochila que traía consigo para tenderle una botella de agua - Victoria - la llamo quedamente - ¿Tienes alguna enfermedad o algo?_ noto la mirada asustada que le dirigían -  es que no es normal que te pongas así.
-Io no tengo nada- la vio tomar agua con manos algo temblorosas por lo que se acerco acariciando el cabello con delicadeza - solo estoy cansada es totti -  eso era lo que le preocupaba veinte minutos y estaba fundida…. Empezaba a creer que esa joven por los síntomas probablemente tenía problemas alimenticios quizás bulimia…. Era una buena posibilidad - mi siedero un momento - la miro sin comprender antes de notar cómo se sentaba pesadamente.
-Victoria- la llamo con preocupación.
-Vittoria- le escucho corregir por lo que sonrió sentándose a su lado para atraerla hacia su cuerpo con suma delicadeza.
-Descansa un rato - murmuró quedamente mirando entretenida la copa de los árboles a su alrededor, era increíble que la casa de los Del Valle tuviera de todo, el bosque envolvía el sendero para las bicicletas se dedico a observar las copas de los árboles moverse sobre ella creando formas irregulares al proyectar el sol; “adoro los bosques casi tanto como a ti”  dio un suspiro al recordar a su esposo quizás se la pasaba triste mucho tiempo como decía su familia, pero le era tan imposible e irreal el solo imaginar tener con alguien más la felicidad que Alonso le había brindado.
-É magia- escucho el suave murmullo enfocando el cabello negro de Victtoria invadiendo su  hombro por completo- molto belo, io amo los bosques…. Te llenan de paz- el acento italiano profundo le llamo la atención- de niña amaba estar en el bosque por horas, per qui nada más importaba que el sonido del viento.
Tomo los hombros con delicadeza pegando más a la joven a su cuerpo para ladear la cabeza apoyando algo del peso de esta sobre la de la chica, quizás permanecer en silencio un rato no sería mala idea porque podía ser que solo en aquella única ocasión Vittoria tuviera razón y el sonido del bosque calmara su alma y aquel dolor que parecía eterno.
La ciudad se veía algo desértica debido a las vacaciones de verano, el tráfico había disminuido considerablemente provocando que el desplazarse a horas pico fuera más sencillo, las pocas personas que quedaban en el sitio se paseaban con calma por las calles disfrutando de la paz inusual del sitio. Victor Villafiel mantenía los ojos fijos en el exterior que le parecía monótono y aburrido mientras escuchaba a su secretaria dejar un taza de humeante café en su escritorio anunciando la llegada de su colaborador; dio un suspiro algo fastidiado no esperaba tener noticias de él hasta después de las vacaciones puesto que le aseguraba que su hija se había marchado de viaje.
Escucho los pasos a su espalda dejando escapar el aire de los pulmones con algo de intranquilidad, a pesar de la relación de negocios mutua que llevaban no podía evitar ponerse nervioso, sentía que su colaborador era un arma de doble filo prueba de ello que estuviera a pasos de él en un momento inesperado, el crujir de la silla le informo que su “amigo” había tomado asiento- Sasha se ha puesto más hermosa con el paso del tiempo - se giro observando las fotos de su ex esposa extendidas en el escritorio - como el buen vino mejoro con los años - le sonrió con cinismo tomando asiento antes de ver un nuevo sobre observando completamente sorprendido una foto de una hermosa joven en uniforme policial - otra mujer hermosa Víctor, parecen ser tu constante.
-¿Esta quién es?- cuestionó enfocando el traje de gala de la policía con interés unos instantes para enfocar de nuevo a su invitado.
-Vanessa Guadalupe Savedra- le escucho decir- para muchos la futura Jefa de la Policía a pesar de su corta edad, aunque con sus antecedentes familiares muchos dicen que tiene la edad perfecta para asumir el cargo, su actual puesto lo desempeña en la KCapítulo9 de la policía turística, tiene 3 hermanos 2 con vida y uno difunto, su casa se encuentra en la Zona Residencial Sueños Esmeralda, es heredera de una respetable tradición de amantes de la ley y el orden, una familia literalmente de sangre azul, sus padres y abuelo son bajas honorables dentro de la policía y su bisabuelo antes de ellos.
-¿Por qué me dices todo esto?- lo miro con seriedad ya que no comprendía a que se debía exactamente el desborde de información que le brindaban.
-Por dos sencillas razones viejo e insufrible amigo - arrugo la nariz al escuchar aquello - una es que las malas lenguas dicen que será la nueva cara de la Campaña de Ropa Deportiva De La Compañía Esveral - ladeo la cabeza sin comprender - cuya dueña y principal diseñadora es Sasha Montenegro tu ex esposa - enfoco de nuevo la foto de la joven sobre su escritorio con molestia -  sé lo que piensas yo pensé lo mismo por eso te traje su información personal, si te deshaces de ella o simplemente te encargas que la policía no se la preste a tu esposa, Sasha tendrá bastante inactividad un punto a tu favor si deseas que salga de la ciudad - vio como se levantaban dando un rodeo en su desierta oficina - parece que has tenido problemitas con tus hijos y padre espero que esto alivie tu carga.
-Dime serpiente rastrera ¿Qué más quieres? - sostuvo la mirada con la misma intensidad que su amigo le dirigía antes de que ambos estallaran en sonoras carcajadas -  En esta delicada sociedad que llevamos estoy consciente que nada es gratis.
-Ya te diré lo que esta información te costara- le aseveraron encaminándose a la puerta.
-¿Y cuál es la segunda razón?- cuestionó con seriedad.
-Que el amado destino es muy caprichoso - le dijeron con una enigmática sonrisa - ¿Ves la joven de la foto?, la modelo  de Sasha - levanto la ceja era obvio que ya había visto la fotografía - su hogar es el lugar donde tu hija se esconde_ se puso de pie con sorpresa - aun no sé quién es el amante de tu hija pero al menos tenemos localizada al parecer a una de sus colaboradoras una exquisita… así que viejo amigo es mejor que prepares tu bolsillo me deberás pagar mejor aún… dependiendo del número de personas de las que te quieras deshacer.
Ted rasgaba la guitarra enfocando a su esposa que lo miraba divertida al escucharlo entonar una viaja canción en uno de los salones de la familia del Valle, la casa parecía más en calma de lo normal debido a que la mayoría de los invitados habían optado por un paseo al pequeño pueblo cercano que en ese momento se encontraba abarrotado de turistas, se giro al ver la cabellera rubia de Stefani asomarle levemente para sonreír ingresando sin interrumpir a Ted y tomando la guitarra de Andrea - Estas siendo algo cruel - escucho decir a su esposo interrumpiendo la canción- y el trato no hablaba de eso.
-No lo soy Ted_ escucho la respuesta firme -  simplemente juego a lo que Andrea ¿Acaso no es ella en ocasiones más cruel? - noto a su esposo guardar un breve y pesado silencio - no creo en el ojo por ojo y lo sabes, ella simplemente se pone celosa sin razón porque solo la amo a ella.
-Victoria es muy hermosa y sumamente cariñosa contigo - la respuesta de Ted genero que Stefani le mirara con seriedad - es muy insegura cuando se trata de ti, quizás porque eras su imposible, ahora posible que teme que se vuelva a volver imposible- aquello sin duda le había sonado a todos demasiado confuso - sabes lo que digo.
-La amare toda mi vida - ambos parpadearon con sorpresa al escuchar aquello - solo debe darse cuenta de ello, además… bueno yo debo hacerme a la idea de que quizás nunca deje de acostarse con otras mujeres, pero por ahora quiero intentar que se acueste solo conmigo - asevero la chica sonrojándose - aunque creo que evitar que me lleve a la cama y darle celos no está funcionando.
-Funciona créeme - Stefani miro a Ted sorprendida - ve hoy a la tocada, lleva a tu italiana y observe con atención… - Stefani asintió retirándose con la guitarra mientras Ted sonreía de manera enigmática a su esposa.
Clarisse miro ingresar a sus nietos que le tendieron los binoculares y un libro azul  - léelo - le dijeron los tres al unisonó antes de perderse cada uno en una dirección contraria, estaba por subir las escaleras cuando los radios que tanto Vanessa como los gemelos dejaron abandonados en el recibidor resonaron al unisonó llenándola de consternación, las tres figuras pasaron a su lado a velocidad impresionante tomando cada uno un radio, observo las cabezas de las esposas de los gemelos asomarse mirándolos consternadas, al parecer Herendira aun no manejaba bien el sistema de radio, los gemelos movieron la cabeza en señal de que no era nada pero su nieta por otra parte presentaba un aspecto que iba del rojo al más rojo - Son mis vacaciones - le escucho puntualizar- lo comprendo pero nunca pido vacaciones y me gustaría que estas se me respetaran, si sé que es un evento importante, lo comprendo Señor… sin embargo presentare mi queja formal y una solicitud de prórroga vacacional, estaré allí a la brevedad Señor.
La joven Savedra dio un suspiro pesado mirando fijamente el radio antes de enfocar a su abuela con tristeza - chicos siguen sin mí - los gemelos asintieron suavemente - Herendira me va a dejar - le escucho murmurar Clarisse mientras la chica subía la escalera, era natural que su nieta pensara así todas sus novias se esfumaban por causa de su trabajo, la ultima había sido particularmente cruel al hacerlo, recordaba la cara indiferente de Vanessa al encontrar a otra mujer desnuda en su cama que le miraba con consternación, antes de tenderle una nota y salir dejando aseguraba ella un rastro de baba a los pies de su imponente nieta acompañada del murmullo “solo un loco dejaría un mujeron así” , la había visto arrojar la nota con indiferencia, retirar las sabanas para tirarlas a la basura como si nada, invitándola a comer según era el plan.
A Vanessa parecía no importarle cuando sus novias se esfumaban porque en sus palabras ella  siempre sería un agente de la ley y el orden, si su trabajo destruía sus relaciones entonces esas mujeres no valían la pena y sin embargo viéndola subir desanimada aquella escalera empezaba a sentir que en este caso particular no era así, la razón era simple Herendira Villafiel era una mujer completamente diferente a todas las anteriores.
La puerta de la recamara se abrió dejando ver apenas los ojos curiosos de Vanessa - Termino de jugar al detective Agente Savedra - rió divertida antes de ver el resto del cuerpo asomarse - espero que sea lo que fuera que anduvieras haciendo valiera la pena, porque te perdiste el paseo por el pueblo mira lo que te compre - le enseño la camiseta con el logo de superchica que hizo sonreír a su mujer - Amor ¿pasa algo? - los ojos negros se desviaron tímidamente.
-Me llamaron de trabajo - se llevo la mano a la cara antes de soltar un suspiro pesado - lo siento me tengo que ir dos días al menos_ se giro dándole la espalda mientras la escuchaba explicar la situación de manera pausada y dolorida, la voz se escuchaba realmente turbada abrazo la camiseta que le había comprado con suavidad contra su pecho - lo siento tanto mi vida, intentare regresar cuanto antes… Herendira de verdad yo…
-¿Qué?- dejo escapar con seriedad antes de girarse enfocándola - ¿No lo volverás a hacer?, ¿No volverá a pasar? - dejo la camiseta sobre la cama - sabemos que volverá a pasar –  - que te llamaran porque te necesitan, porque surgió una emergencia fuera de turno, porque eres buena en tu trabajo y hermosa además, la imagen de la estación y la sección, así que no me digas que no volverá a pasar.
Noto como Vanessa asentía simplemente antes de darse la vuelta tomando la maleta para empacar las prendas con tranquilidad y en silencio, observo cada gesto delicado del cuerpo, cada giro en la habitación, reparando en cada suspiro pesado hasta que ella termino su labor - lamento mucho esto de verdad  yo…
-La primera vez que te vi - dijo mientras se sentaba en la cama -choque contigo en la Avenida Central que cuidabas, estaba muy sorprendida por tus ojos tan hermosos y profundos, luego te observaba más… cada parte de ti me gritaba que amabas tu trabajo, amabas cuidar a todos los que frente a ti pasaban y eso hizo que te amara más - agregó con suavidad - lo que quiero decir es que no me enfada que te tengas que ir, me enfada que intentes decirme que no siempre será así- noto la cara de sorpresa delante de ella - ¿Creíste que te dejaría porque amas tu trabajo? - la miro sorprendida riendo con fuerza - no seas tonta…. Amo que ames tu trabajo, simplemente no me gusta que digas cosas que no cumplirás, porque no eres así… hicimos un trato no me ocultarías cosas y yo tampoco lo haría - la beso con suma delicadeza retirando la maleta de sus manos  - en casa está tu uniforme, hay comida en el refrigerador, promete que te cuidaras y regresaras a la brevedad o de verdad me enfadare.
El cálido abrazo no se hizo esperar acompañado de la lluvia de besos cariñosos y los pasos cortos que la llevaban hacia la cama despacio - dije que iría cuanto antes, pero aun hay algo que debo hacer - se mordió el labio divertida.
-Comerme toda…
-Herendira - le respondieron en tono pícaro y profundo.
Georgina llevaba la bandeja de alimentos a la mesa donde la risa de su esposo y su hija  resonaban acompañadas por la de su hermano, la esposa de este y su madre, la depósito llevándose una lluvia de aplausos al ver los bocadillos servidos. Enfoco a su madre con alegría escuchaba su voz, y enfocaba su sonrisa la extraño tanto en aquellos años, que saberla dueña de una excusa, de aquella justificante que alivio profundamente su corazón por años de ausencia la lleno de una alegría infinita, sentir sus brazos y su amor hacia años que constituía un sueño y ahora era una preciada realidad.
Escuchaba la conversación alegre de su hermano, del nuevo esposo de su madre notando el lugar vacío en la mesa que debía ser ocupado por su hermanita ¿Dónde se había metido?, era increíble que de la nada hubiera sacado aquello heredado de su madre, un carácter fuerte como un incendio, una determinación de hierro y una capacidad envidiable para borrarse de la faz de la tierra, que le generaba una enorme preocupación porque tenía claro que su padre era voraz e implacable así que solo rogaba con dar con su hermana antes que él.
La casa de playa estaba llena de nuevo, las risas resonaban por doquier mientras Elena se asomaba a uno de los balcones ubicando la posición del sol y notando la ausencia de su adorada prima, empezaba a sentir aquello como algo recurrente, pero bien sabia ella que la vida estaba constituida por miles de caminos que se entrelazaban entre ellos, cada uno con un destino más incierto que el anterior al que solo la fuerza del caminante determinaría si era el infierno lo que le esperaba o el cielo, la vida con sus miles de dificultades y alegría los obligaba a caminar, se llevo las manos al vientre con suavidad enfocando a Andrea abrazando a Stefani dentro de su campo de visión con infinito cariño. A ella en particular le agradaba pensar que todo camino recorrido por los que amaba llevaba a la felicidad… enfoco el bosque ¿Dónde estás Vittoria?
Stefani dio un giro divertido alrededor de Andrea que se giro a su vez al perderla de su campo de visión extendiendo la mano para tomarla de la mano con suavidad intentando atraerla de nuevo hacia su cuerpo recibiendo una leve resistencia que le hizo sonreír, tiro con más fuerza logrando su cometido solo para recibir un suave golpe en la mandíbula observando a la rubia separarse de ella para empezar a caminar hacia atrás sin dejarla de mirar con un movimiento sumamente seductor que amenazaba con generarle un infarto, trago grueso al ver la playera volar despacio dejando a la vista la parte superior del bañador.
Las palabras no eran necesarias porque aquello era una clara invitación camino despacio siguiendo aquellos pasos observando el cuerpo girarse, analizando con tranquilidad el pantaloncillo corto que suponía no tardaría en desaparecer para dejarle ver el resto de aquel conjunto, se acerco despacio aun cuando ella se detuvo al borde de la piscina, para simplemente besar el hombro desnudo recibiendo por respuesta una sonrisa antes que el caminar continuara y el pantaloncillo volara provocando que su pupila se contrajera levemente.
Espero a que se giraran de nuevo hacia ella quedándose estática en su lugar observando por breves instantes la mirada confundida antes de que Rocky sonriera de nuevo acercándose a ella, para sacarle la playera personalmente - ¿Una pieza? - levanto los hombros como restándole importancia al asunto mientras sentía las manos dirigirse a la parte baja de su cuerpo - Muy lindo - le escucho agregar -tienes un gusto impecable.
-Eso dicen- tomo la mano esta vez guiándola ella hacia la piscina sin dudar para bajar con delicadeza aquellas gradas marmoladas “gente rica” pensó fugazmente antes de sentir la calidez del agua soltó la mano nadando sin mirar atrás hacia el extremo de la piscina antes de ver la cabellera rubia empapada acercarse invadiendo del todo su campo de visión, los ojos azules intensos que invadían  su espacio personal con la promesa muda de un beso apasionado.
La espera podía ser tan prolongada, la recompensa tan exquisita, pero la anticipación era torturante, y sin embargo juraría a quien le cuestionara que en esos instantes era infinitamente feliz, noto la cabeza desviarse levemente evitando el beso para dirigirse a su oído, provocando que su cuello en pleno se erizara por el choque de su aliento en él, generando que contuviera un gemido de infinita satisfacción “siento el calor de toda tu piel en mi cuerpo otra vez, estrella fugaz que enciende mi ser, misteriosa mujer” su voz era quebrada y algo desafinada, no era como la canción con la que la desafío, que iba impregnada por enojo y determinación esta voz era algo asustada, algo tersa y profundamente cargada de amor y dolor,  “con tu amor sensual cuanto me das, haz que mi sueño sea una verdad, dame tu alma hoy haz el ritual llévame al mundo donde pueda soñar” escucho el resto de la canción sorprendida, ¿Acaso nunca dejaría de sorprenderla Stefani?, aquella chica parecía tener ocultas mil facetas que por momentos sentía nunca acabaría de descubrir, que le aterraban y a la vez le fascinaban profundamente, percibió un suave beso en el cuello y la respiración profunda antes de entonar aquella que era su parte preferida de la canción “corazón sin Dios dame un lugar, en ese mundo tibio casi real, deberé buscar una señal en aquel camino por el que vas” la estrecho con fuerza de la cintura antes de tomar el cuello con violencia sin dejarla continuar, notando el matiz de sorpresa en los ojos.
-No me busques mas aquí estoy - dejo escapar suavemente - “tu presencia marco en mi vida el amor lo sé” - canto suavemente observando el matiz de sorpresa cambiar a uno que embargaba aquella mirada de lágrimas - “es difícil pensar en vivir ya sin ti” - hizo una leve pausa acercándose a los labios -  “corazón sin Dios dame un lugar en ese mundo tibio casi real” - unió sus bocas con infinita pasión empujando a Stefani contra el borde la piscina haciendo presión con ella sobre la fría pared, para sentir una respuesta igual de apasionada mientras las piernas rodeaban con fuerza sus caderas buscando fusionarse a ella, en una invitación sensual y más que clara del deseo que las embargaba, entonces ¿Por qué sentía que no era el momento de hacerla suya?.
Victoria enredo sus manos sobre el cuello aspirando la fragancia de aquel cuerpo con suavidad, antes de acurrucarse un poco más, le agradaba tanto la calidez de Amara aunque le fuera difícil admitirlo estar entre aquellos brazos le tranquilizaba extrañamente; de niña no le agradaba que la cargaran a todas partes, la trataran como si fuera de cristal y ver aquella infinita preocupación en los ojos de sus padres pero le agradaba el tono de preocupación en los ojos de Amara, el ser cargada por ella, que la tratara como si fuera cristal, aun cuando debiera fingir que estaba dormida para disfrutarlo.
Escuchaba los pasos y la respiración pausada a pesar de que la llevaban en brazos, el sonido lejano del bosque, el crack delicado de los hojas secas y el corazón de Amara latiendo fuerte, seguro, rítmico en su pecho, arrullándola en su suave tamborilear como si de la mejor melodía se tratara, quizás el ritmo perfecto que siempre deseo escuchar.
Sintió el cuerpo detenerse como si quien la cargara estuviera ubicándose, la respiración profunda y un murmullo apenas perceptible de algo incomprensible al no ser en su lengua natal, ni lo suficientemente audible para ella, pero por alguna razón juraría que la calidez que le acababan de transmitir era mayor, que los brazos que le cargaban era mil veces más cariñosos y que el ritmo de aquel corazón había cambiado levemente provocándole ganas de estrecharse a aquel cuerpo y llorar por percibir una infinita seguridad, pero ella estaba dormida…. Y dormida debía quedarse.
El alcalde miraba con seriedad a su socio mientras observaba el despliegue policial que estaba dando inicio ese día resultado del improvisado evento que acababa de organizar en pago a un viejo favor,  lo mejor era que todo aquello saliera perfecto lo último que necesitaba era crearse una mala imagen, no entendía la desesperación de Villafiel porque la policía turística se hiciera cargo del evento en pleno; sin embargo aquello lo ponía aun más nervioso.
Las maquinas de los juegos, los automóviles de los invitados especiales, el escenario, estaba supervisando todo personalmente porque debía ser perfecto, observo al Jefe de la Policía Turística dándole indicaciones a sus elementos sobre el cuidado de la ciudad por lo que se acerco a él con seguridad - ¿Y Savedra? - le cuestiono por lo que le miraron con seriedad.
-Ella está en camino, Señor Alcalde comprendo a la perfección porque la quiere vigilando el escenario, pero le advierto que no le gusta ser una “barbie”.
-Pues es mejor que se comporte como una-  con severidad - debemos proyectar una buena imagen y de paso demostrar la capacidad de nuestros elementos, así que dile que se vea tan hermosa como pueda - se dio la vuelta sin llegar a notar el gesto de desagrado del hombre que dejaba a sus espaldas, así como el del resto de los oficiales.
Se alejo ingresando en su lujosa limosina para enfocar a Villafiel que le sonreía con diversión al ver su turbación, aquello le genero un gesto de desagrado deberle favores a aquella rata avariciosa era su castigo y el precio de su poder_ ¿Complacido?
-Cuando vea a Savedra lo estaré - le afirmaron con una sonrisa maliciosa.
-Cuidado Víctor esa chica tiene un legado bastante pesado e influyente dentro de las fuerzas de la ley y el orden, un mal movimiento y ni yo podre salvarte - le  con seriedad- no vayas a querer morder más de lo que puedes.
-Tranquilo solo quiero verle la cara por ahora - le afirmaron con diversión - luego ya veré, por mi puede tener a media policía de su lado bien sabes que si se mete en mi camino tendrá una como dicen… ah sí baja honorable.

Casa de Playa de la Familia Del Valle… Ubicación Desconocida 19:20 hrs.
La investigación referente al sujeto A genero un nivel de turbación tan elevado en nuestras varoniles mentes que hemos decidido dejar el asunto en paz del todo, a pesar de la cara confusa del Jefe C hemos decidido dejar el análisis de datos al Jefe C ante la ausencia parcial del agente V que es nuestro factor equilibrante en todo este asunto. Por lo tanto simplemente nos limitaremos a esquematizar aquí algunas cosas el Libro Sagrado de la Conquista S, está estipulado en tres pasos fundamentales que describen distintas técnicas durante el nivel de la conquista y se clasifican de la siguiente manera.
Maniobras C: Constituyen la primera base de la conquista y están desarrolladas con el único fin de acercarse al objetivo romántico de manera pausada y controlada, estableciendo de manera paulatina un lazo afectivo, mediante un derroche de encanto total. Consta de aproximadamente 52 técnicas.
Maniobras AE: Dirigidas a la generación del enamoramiento total y la admiración desmedida hacia nuestras perfectas presencias (somos Savedra la perfección viene en nuestra sangre), creando un camino ideal para los besos apasionados, las citas a escondidas y por supuesto toda demostración de necesidad desmedida hacia nuestras personas. Consta de alrededor de 42 técnicas.
Maniobras S: Consta con más de 100 técnicas cuyo fin es de carácter sexual en absoluto, cada movimiento de esta sección de nuestro sagrado manual, es una técnica de seducción que busca nada más este único objetivo, ejerciendo sobre el sujeto un despliegue de técnicas que buscan despertar el libido con cada roce, convirtiendo hasta el acto más cotidiano en sensualidad pura, hasta que el sujeto en si pierde el control de las acciones de su cuerpo; esta parte del manual tiene como única condición que se debe pasar por las otras 2 fases para ser efectiva.
Los agentes se miraron dando un pesado suspiro, porque era obvio que la Subcomandante A se había saltado las dos partes anteriores, la pregunta que les seguía perturbando era si lo hacía adrede o en la completa inconsciencia.
La técnica 23 S es como aprender a andar en bicicleta, esta técnica se basa en una completa deformación de la lección en sí, con la presencia innecesaria del instructor sobre el vehículo en cuestión, manteniendo la seriedad en la explicación y asegurándose que su cuerpo en pleno este pegado a la espalda de quien recibe la lección, las caricias en los brazos serán pausados mientras se explica la forma adecuada de sujetar el manubrio susurrando las instrucciones sobre el cuello, antes de acariciar las piernas para especificar la fuerza del pedaleo inicial, finalmente al separarse el instructor debe apretar con fuerza la cintura o bien caderas de su alumno para finalizar susurrando sobre su oído que el equilibrio es esencial, asegurándose de dejar al alejarse agitación y devastación.
El único resultado adverso de esta técnica es que el pupilo no recibe una adecuada instrucción por lo tanto presenta un manejo precario del equilibrio, ya sea por la agitación despertada en él o bien por el hecho de que la cuestión del equilibrio nunca es abarcada debidamente.


CIERRE DEL SEGUNDO INFORME.
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
La Teta Feliz Historias y Relatos ® Sombra234 - Derechos Reservados
© Todos los derechos reservados. Esta publicación no puede ser reproducida, ni en todo ni en parte, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, en ninguna forma ni por ningún medio, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electroóptico, por fotocopia o cualquier otro, sin el permiso previo, por escrito, del autor.

6 comentarios:

  1. Siempre supe q el papa de heren seria un dolor de cabeza... Como siempre genial el capi atten lis

    ResponderEliminar
  2. Yo no sé manejar bicicleta, sniffff!! jaja. Bien entretenido el capítulo.

    ResponderEliminar
  3. Jajajajajajajajajajajaja esto está muy bueno(me lo quiero comer) jajajaja
    Dejando a un lado la parte graciosa, diré que me provoca mucha curiosidad el hecho de lo que Victor Villafiel sea capaz de hacer para lograr sus objetivos. Amara y Vittoria...atracción latente.

    Eres una gran escritora!

    ResponderEliminar
  4. MADRE !!! Cada vez me gusta más esta historia !!!

    Besos,
    Nataila, Barcelona

    ResponderEliminar
  5. Uff que gemelos mas pervertidos. Cambiando de tema Victor esta buscando que el perro lo muerda por pisarle la cola (¬¬ ojala que lo descubran todas las porquerias, así le queda una" larga vida" en la carcel) (Georgina apresurate busca a Herendira).



    ResponderEliminar
  6. Que buen capitulo interesante que amara sin querer este enamorando a vittoria

    ResponderEliminar

Aviso Legal:

Esta web de entretenimiento ofrece peliculas y series gratis online tanto en castellano, subtitulado, audio latino e idioma original. Sin embargo cabe aclarar que en esta web no se alojan películas, series ni ningún tipo de archivo de streaming o descarga, todo material publicado aquí son enlaces de libre distribución que han sido recolectados de servidores de video como vk.com, vimple.ru, youtube.com, etc. Por lo tanto nosotros no nos responsabilizamos de su contenido, si se tendría que reportar alguna película por favor repórtala en el sitio donde ha sido hosteada, ya que nosotros somos ajeno a esos servidores.